Edición 374

Napalm Death

PDFImprimirCorreo electrónico

Napalm DeathLos autodenominados "padres del Grind" regresan al país y suben al escenario de Rock al Parque 2016.

Cuando el mundo conoció las noticias, que durante años tuvieron ocultas acerca de los bombardeos de Estados Unidos sobre Camboya y Vietnam con el llamado "agente naranja" o el Napalm, quedó pasmado de hasta dónde el ser humano retornaba al uso indiscriminado de armas químicas con el fin de arrasar selva y las vidas de los integrantes del vietcong. Ni por eso pudieron ganar ese conflicto.

Fue así que los músicos liderados por Nicholas "Napalm" Bullen, voz y bajo, y Miles Ratledge, en la batería decidieron formar en Meriden West Midlands, Inglaterra una banda que con el tiempo se denominó de "grindcore".

Aunque ninguno de los músicos originales permanece en el grupo, la alineación consistente en el vocalista Mark "Barney" Greenway, el bajista Shane Embury, el guitarrista Mitch Harris y el baterista Danny Herrera ha permanecido inamovible por muchos años.

Napalm Death son considerados como los pioneros del grindcore, incorporando elementos del hardcore-puck/crust-punk y del death metal, usando guitarras fuertemente distorsionadas y ritmos desenfrenados, al igual que voces incomprensibles. Sus letras normalmente son una crítica socio-política.

Napalm DeathEl álbum debut, titulado Scum, lanzado en 1987 por Earache Records, se convirtió en una gran influencia para las bandas del grindcore que empezarían a surgir. De acuerdo al libro d e los Guinnes Records, la canción "You Suffer" es la más corta de la historia, con tan solo 1.316 segundos de duración.

Napalm Death han lanzado 15 discos de estudio, y son reconocidos por Nielsen SoundScan como la séptima banda de death metal con mayores ventas de discos en los Estados Unidos.

Llegan a Colombia de nuevo, porque ya estuvieron en conciertos under en el centro de Bogotá, por ejemplo, el de octubre de 1997, su primera vez, en el viejo teatro Lux, que pese a ser monumento nacional hoy es parqueadero y sede de una multinacional telefónica. Después regresaron en 2005 y 2014 y ya eran otros tiempos, donde se había aprendido, gracias a Rock al Parque, a organizar eventos de este tipo y para la muchachada del metal.

Aun así, y para rescatar este principio, recordemos cómo fue su primera y caótica visita. Aquí la reseña publicada en El Tiempo en 1997:

"La policía esperaba afuera con dos tanques, cascos y escudos personales. La fachada del ex teatro estaba totalmente destruida, los vidrios rotos, una puerta sin bisagras. Los músicos de Napalm Death, vestidos con camisetas negras, bermudas y tenis, les firmaban autógrafos a todos los fanáticos que trataban de subir a la tarima una vez terminado el concierto.

Napalm DeathNapalm llegó a las 11 de la noche, un hombre de bigote y pinta de charro mexicano dio las buenas noches. Vamos a demostrar que Bogotá tiene alma rockera. A demostrar que podemos portarnos bien a diferencia de otras ciudades refiriéndose a todo lo ocurrido en el concierto que se canceló en Medellín y en donde la estatua de Pepe Cáceres terminó en el fondo de un río. Por favor, disfruten de este show y tengan un comportamiento ejemplar, los problemas de la entrada están casi solucionados.

Los teloneros de Napalm fueron dos grupos colombianos, Acutor y Occisor, y mientras ellos tocaban y las aproximadamente dos mil personas que estaban adentro saltaban, pogueaban y movían la cabeza en un ritmo endemoniado, las 300 o 500 que todavía estaban afuera y no tenían boletas empezaron a empujar las puertas, a tirar piedras contra los vidrios y a pelear con los muchachos de blanco, que armados con bates de béisbol al mejor estilo de Rentería hacían las veces de porteros, organizadores y policías.

Este es un clásico de Kreator, Tormentor! Y mientras el vocalista y guitarrista de Acutor realizaba un punteo, se escuchó un estruendo. Una puerta del teatro se iba para abajo, luego la policía disparó un gas lacrimógeno y un muchacho de 19 de años se quejaba de haber quedado con las manos cerradas para siempre. Los organizadores apagaron el gas con el único extinguidor del teatro y le hicieron masajes en las manos al lesionado.

Napalm DeathLos integrantes de Napalm Death, la banda de grind core y el mito vivo de más de la mitad de los asistentes al concierto, todavía no llegaban. No llegaba la banda inglesa que asombró a toda la comunidad metalera a principios de los 90, cuando hicieron su aparición con un ritmo excesivamente rápido y un vocalista que parecía dejar el alma en las cuerdas vocales. Están comiendo, dijo Carlos Montoya, el vocalista de Acutor, estuve con ellos en la tarde, y son vegetarianos. Apenas si aceptaron unas cervezas.

Después de Acutor, vino Occisor. Y más problemas. La puerta se levantó y se mantuvo firme, pero cada vez había más fanáticos ansiosos de encontrarse de frente con Napalm Death, y cuando los integrantes de Occisor muchachos entre los 18 y los 20 años dieron el primer golpe de batería, se empezaron a romper los vidrios del Lux y por entre los huecos todo el que podía, pasaba.

Luego vino un largo intermedio. Durante 40 minutos, las personas que estaban en el Lux esperaron pacientemente, sentados en el piso, la llegada de Napalm (el nombre de la banda viene como una señal de protesta en contra del veneno que utilizaron los Estados Unidos como arma química en la guerra del Vietnam).

Y llegó el momento. La presentación del hombre del bigote. El grito de bienvenida de los ingleses. El pogo o baile metalero con los codos en movimiento a la altura del pecho y las rodillas siempre al frente que se desarrollaba lento por la densidad de personas. Están dormidos o qué (en mal español). Y el concierto continuaba. Cada vez más intenso. Al final les entregaron una bandera de Colombia. Thank you very much! Y el concierto terminó y los metaleros pasaron indiferentes frente a la policía".

*Con información y fotografías de internet.