Edición 355

Los horizontes del terrorismo (Parte II)

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Los horizontes del terrorismo (Parte II)
“Los medio de comunicación”
“La tortura para obtener información”
Todas las páginas

Los horizontes del terrorismo (Parte II)

El presente artículo debe de ser leído como una crónica histórica, de carácter documental, sobre las noticias periodísticas y de opinión en torno a los sucesos acontecidos desde la llegada de Barack Obama a la presidencia de los Estados Unidos, en materias relacionadas con el terrorismo, Guantánamo,  la tortura y las relaciones entre oriente - occidente. Hasta ahora, se hizo el anuncio del envío de los presos a cárceles europeas y norteamericanas, pero no se ha concretado.

¿Hasta qué punto se siguen sacrificando los derechos y las libertades civiles en aras de la seguridad y la democracia?, ¿Qué pasará con Guantánamo, Abu Ghraib, sus presos y sus cuestionados métodos?

Tras los atentados del 11 de septiembre, se emitieron órdenes oficiales para tomar las huellas de más de 80.000 personas árabes y musulmanes (2);  de esas, unas 8.000 fueron entrevistadas y 5.000 fueron detenidas. Fue el inicio de una época caracterizada por la pérdida de las libertades ciudadanas.

El presidente Obama igualmente propone cambios en esta materia; en un primer momento ha demostrado su interés en el cierre de la Prisión de Guantánamo, en Cuba, y ha pedido disculpas públicamente al mundo entero por las torturas y las violaciones a los derechos humanos cometidos en ese presidio y otros como el de Abu Ghraib, en Irak.

Los horizontes del terrorismo (Parte II)

Guantanamo, Cuba. Foto tomada del sitio web http://images.google.com.co Buque de Papel

Este tema es de vital importancia a nivel del derecho penal y la criminología, e incluso nos lleva a reflexionar  sobre la problemática social que crea la política internacional. Pues al derecho penal se lo ha convertido en herramienta de dominio y  abuso, sobre una población minoritaria y criminalizada por consecuencia de la guerra y el terrorismo.

En un principio se entendía el derecho penal, como la potestad estatal para ejercer por medio de una pena el castigo a un delito, y esta facultad en el derecho primitivo aceptaba los castigos físicos, la tortura y hasta la muerte. Fue así hasta Cesare Beccaria, con su obra “De Los Delitos y Las Penas”, marcó un punto de partida en la toma de conciencia para la humanización de las leyes penales. Beccaria creía que el tormento era una de las prácticas que se debían de abolir. Igualmente La Revolución francesa y La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y Del Ciudadano, fueron pasos fundamentales en este proceso. Mucho menos podemos olvidarnos de las garantías jurídicas y constitucionales que surgen después de la Segunda Guerra Mundial, con la creación de organismos como la ONU.

Los horizontes del terrorismo (Parte II)

Cuadro del pintor Fernando Botero. Foto tomada del sitio web http://images.google.com.co Buque de Papel

La sanción penal es un imperativo categórico de la justicia  según Kant. Convirtiéndose en su evolución, en tema polémico sobre el cual muchos juristas  trabajan en busca de su humanización. Sin embargo este trabajo que se reconoce como un avance de la humanidad en el campo del derecho, parece ser olvidada actualmente por la primera potencia mundial, sobre todo en lo relacionado con la convención contra la tortura  que reza “todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia”(3)