Edición 352

Los horizontes del terrorismo (Parte II) - “Los medio de comunicación”

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Los horizontes del terrorismo (Parte II)
“Los medio de comunicación”
“La tortura para obtener información”
Todas las páginas

 Los medios de comunicación han presentado las impresionantes  imágenes de las violaciones y los malos tratos contra los reclusos por parte de los oficiales que los custodiaban, y al hablar de esto, no se puede dejar  de recordar como llegaron a ser justificadas por el exmandatario y los abogados del Departamento de Justicia.

 “Ninguna conquista es para siempre, y hay que permanecer vigilante para no perderla”, muchos son los avances (Beccaria, Howard, etc), se desconocen de hecho. Se vive en una sociedad donde se ha sacrificado la presunción de inocencia y la libertad; desde el 11 de Septiembre priman el miedo y la inseguridad.  En esté circulo vicioso, como problema y solución, está la prisión. Aquí podríamos acudir al profesor de la Universidad de Barcelona, Iñaki Rivera Beiras(4) , al hablar de tortura e impunidad, señalando que el propio derecho crea zonas de no derecho. Este autor recuerda que existen El Protocolo Facultativo Contra la Tortura de 2002 y la Convención Contra la Tortura de la ONU de 1984, las cuales parecen algo desconocido en Abu Ghrabib y Guantánamo, donde los libros más consultados por los funcionarios eran los manuales de tortura de la CIA. Entre estos el perfeccionamiento de las “técnicas del submarino”, teniéndose por normal, y justificado, pues son métodos denominados suaves, ya que no dejan marcas y sólo infunden miedo y temor, según los torturadores.

 La tortura se define como “acto de causar daño físico o psicológico intencionadamente a una persona o un animal”(5) ; este daño esta encaminado a un fin en particular, por parte del sujeto activo, quien realiza la acción de torturar; su intención puede estar encaminada a conseguir una información o confesión, satisfacer una venganza o infligir un castigo. Hay otro tipo de torturador que siente placer síquico o sexual en la comisión de esté tipo de acciones.

Los horizontes del terrorismo (Parte II)

Guantanamo, Cuba. Foto tomada del sitio web http://images.google.com.co Buque de Papel

Según las acepciones del término tortura, nos planteamos, entonces, a la que corresponde tipificar al derecho penal; definiéndola «las acciones cometidas por funcionarios o autoridades, o al consentimiento explícito o implícito por parte de las mismas para que terceros las ejecuten, con el objetivo de obtener una confesión o información de una persona, así como el castigo físico o psíquico que suponga sufrimiento y suprima o disminuya las facultades del torturado o de cualquier manera afecten a su integridad moral».

El presidente Obama ha pedido la desclasificación de información sobre estas prácticas, en las cárceles mencionadas, para conocer lo que realmente pasaba tras los muros de estas prisiones. Aunque muchos de los que serían investigados, cumplían las órdenes de sus superiores con el beneplácito del Departamento de Justicia, por lo que un amplio sector pide que no se adelanten dichas investigaciones, otro como el que lidera el profesor Jack Balkin, de la Universidad de Yale, por el contrario, señala que estos crímenes no se pueden quedar en la impunidad.

Aquí se plantea, nuevamente las tesis del mal menor, y se apela a acciones como la tortura, para evitar un mal mayor. Con este criterio se estaría justificando una serie de violaciones contra los Derechos Humanos y las garantías de las personas privadas de su libertad. Por esto, el juez español Baltasar Garzón, ha abierto varias “causas”, para averiguar los malos tratos contra seis de los presos de Guantánamo que tienen nacionalidad española.

Las fotografías de estos actos denigrantes, humillaci

 ones y vejaciones, sacaron a la luz, estas irregularidades cometidas en Abu Ghraib; su difusión por la cadena de televisión CBS le dio la vuelta al mundo, con un alcance mediático de fuerte contenido simbólico y psicológico, que le daba otra connotación, tanto jurídica como política, a la manera de ver la tortura por a la opinión pública y los mismos senadores de los Estados Unidos.

A Sadam Hussein, el propio presidente Bush lo acusó de este tipo de actividades, condenando tales acciones, en un discurso del estado de la Unión en el 2003. Siendo él mismo, el que justificara estas mismas practicas después de los atentados del 11S, reactivándose de manera  secreta en la guerra contra el terrorismo. 

Los horizontes del terrorismo (Parte II)

Cuadro del pintor Fernando Botero. Foto tomada del sitio web http://images.google.com.co/images?hl=es&q=torura%20guantanamo%20botero&um=1&ie=UTF-8&sa=N&tab=wi Buque de Papel

A este momento se hace mención, por los expertos en la materia, a los vuelos secretos de la CIA y la utilización de cárceles secretas, para trasladar clandestinamente y mantener en “cautiverio” a los acusados de terrorismo, de hacer parte de Al Qaeda, o de alguna de su células.