Edición 371

Accidentes pasan en globo

PDFImprimirCorreo electrónico

Accidentes  pasan en globo

Lo de los globos, inventados por Leonardo Da Vinci y luego retomados por los franceses en la primigenia revolución industrial, es un peligro constante. Miles de accidentes fatales se han presentado en esta forma que ha dado para todo, incluso para la literatura.

Julio Verne, el visionario escritor, que ya miraba a las estrellas y a la luna, se divirtió un tiempo al elaborar “La Vuelta al mundo en 80 días”, la historia de Phideas Fogg, un aventurero que en una carrera contra el tiempo logra la hazaña.

Pero, ese romanticismo tiene su precio. El millonario estadounidense Steve Fosset intentó hacer lo mismo que Verne ideó, en un globo aerostático con todos los juguetes de ubicación, satélite y supervivencia con oxígeno a más de 8 mil metros de altura. Fracasó dos veces, hasta que lo logró en 2002, sin escalas y sin parar. Pero, inspirado en Newbery, pasó del globo a los aeroplanos. Con un monomotor también lo hizo en solitario y sin escalas en 2005.

El portal nacion.com, de Costa Rica, en su revista Proa, adelantó una biografía luego de un año de la desaparición de Fosset en las montañas de Nevada. Un buen día le dijo a sus amigos. “ahora vuelvo”, y no regresó jamás:

A la caza del viento

En distintas ocasiones, dijo que seguiría buscando la forma de romper marcas aunque la vejez lo sorprendiera. Y hasta hace dos semanas, todo indicaba que cumpliría su promesa, pues no se cansaba de plantearse intrépidos proyectos para desafiar la velocidad, la distancia o el tiempo.

Sin embargo, el aventurero estadounidense Steve Fossett, de 63 años, se halla desaparecido en una zona montañosa y desértica de Nevada. Ni una veintena de aviones y helicópteros, ayudados con tecnología de punta, han encontrado alguna pista que los conduzca hasta este hombre, conocido por haber impuesto o roto 115 marcas mundiales en cinco disciplinas distintas, de las cuales 60 siguen vigentes, es decir, nadie, a la fecha, ha logrado superarlo.

Accidentes pasan en globo

Desaparecido desde el tres de septiembre de 2007, luego de tomar un corto vuelo en Nevada. Su avión no ha sido encontrado. El 15 de febrero de 2008, una corte de Chicago lo declare legalmente muerto.

Entre sus proezas más famosas, se encuentran el haberle dado la vuelta al mundo en avioneta, en un vuelo en solitario, sin escalas y sin reponer combustible. O el haber hecho lo mismo, pero en un globo aeroestático.

En la página electrónica, www.stevefossett.com , sus seguidores también se admiran de otras hazañas del millonario, como la vez que batió el récord recorriendo los mares en el catamarán Chayenne (especie de velero) o cuando cruzó a nado el Canal de la Mancha.

Ni qué decir de los premios que cosechó por haber escalado más de 300 montañas en los cinco continentes, entre ellos, los montes más altos del orbe, a excepción del Everest, que intentó conquistar, sin éxito, en dos oportunidades.

Precisamente, la adrenalina que corre por sus venas impulsó a Fossett a despegar, la mañana del lunes 3 de septiembre, de una pista de avionetas muy cerca de Reno, propiedad de su amigo el magnate hotelero Barron Hilton. De acuerdo con distintas agencias noticiosas, lo hizo a bordo de su monomotor Bellanca Super Decathlon, diseñado para hacer acrobacias en el aire.

Antes de partir, les aseguró a sus amigos que volvería al mediodía, pues se trataba de una “cortísima” travesía. Por eso, abasteció la nave con poco combustible (solo para cinco o seis horas), no llevó consigo alimentos, ni colocó en la cabina un paracaídas, como era su costumbre. Mas el peor error que cometió ese día fue marcharse sin dejar una copia de su plan de vuelo, algo que hubiera facilitado las labores de rescate.

¿Se habrá estrellado?, ¿estará herido?, ¿por qué no se observan piezas de la aeronave?, ¿por qué ni siquiera hizo una fogata?, son algunas de las interrogantes que, al cierre de esta edición, intentaban contestar quienes buscan sin tregua al osado aventurero. La esperanza de hallarlo con vida es cada vez menor, pero sus amigos y sobre todo su esposa, Peggy Fossett, se niegan a darse por vencidos.

“Steve es un viejo recio. Él es la persona más preparada física y mentalmente para salir de esta situación. Sospecho que está esperando, junto a la avioneta, que alguien lo recoja”, sentenció a la cadena de noticias CNN, el también millonario y entusiasta de la aviación Richard Branson, quien en varias oportunidades ayudó a financiar las aventuras de su amigo.

Con estrella

Durante sus intentos por darle la vuelta al mundo en globo, sobrevivió a cinco caídas y descensos forzados, pero ninguna como la odisea que protagonizó en 1998. Entonces, su aeronave cayó en el Mar del Coral, cerca de Australia, a 8.800 metros de altura y a una velocidad de 750 metros por minuto. Nadie, se explica aún cómo salió ileso.

Accidentes  pasan en globo

Durante su famosa travesía alrededor de la Tierra con su avión ultraligero Virgen Atlantic Global Flyer, en el 2005, Steve, también tuvo varios inconvenientes que le crisparon los nervios: se enfrentó a dificultades en el sistema de refrigeración de la nave, sorteó fuertes turbulencias en la India y una filtración de combustible en el momento del despegue. Sus horas de sueño fueron mínimas y debió convivir con distintas temperaturas en la cabina.

Quizá por eso, al aterrizar en el aeropuerto de Salina, Kansas, Fossett dijo sonriente a la prensa: “¡Qué día! Era algo que quería hacer desde hace mucho. En realidad, soy un tipo con suerte”.

Hace un año, Steve publicó un libro titulado Chasing the wind, cuya traducción libre podría ser A la caza del viento.

Allí confesó que, aunque le encanta la aventura, sentía una gran aversión por los riesgos innecesarios.

“Eso podría sonar extraño debido al deporte que practico. Pero es cierto. Yo trato de reducir el riesgo. No hago esto simplemente por la emoción. Lo hago por un logro personal”, manifestó este hombre en una entrevista a CNN.

Estaba tan decidido a seguir rompiendo récords de forma indefinida, que prometió hacerlo aún desde una silla de ruedas, a sus 80 años. “Probablemente manejaré un avión a control remoto para darle la vuelta al mundo”, fueron sus palabras.

Para no defraudar a sus seguidores, Fossett ya estaba planeando sus siguientes hazañas. En noviembre, pensaba viajar a Argentina para tratar de romper marcas en planeador y se estaba preparando para un vuelo de alta velocidad en las llanuras de Bonneville Flats, en Utah.

También quería encontrar una pista adecuada para batir una nueva marca de velocidad al volante de un vehículo terrestre. Irónicamente, el viaje en que desapareció el 3 de septiembre era una simple excursión para hallar ese sitio y culminar su quimera.

 

Las marcas

Dicen que el papel soporta todo lo que se le ponga, pero lo cierto es que, en el caso de Steve Fossett, ese refrán popular no tiene validez alguna. Cada uno de los records que se reseñan en su página en Internet están debidamente registrados. Este hombre ha establecido 115 marcas mundiales. A continuación, algunas de las más importantes:

Accidentes pasan en globo

1985: Cruza a nado el Canal de la Mancha. 1995: Fue la primera persona en cruzar el océano Pacífico en solitario en globo aerostático. 1996: Completa el triatlón Iron Man de Hawaii. 2002: Fue el primer hombre en darle la vuelta al mundo en un globo en solitario y sin escalas. Lo hizo partiendo de Northam (Australia) el 19 de junio.

2004: Estableció el récord de vuelta al mundo a vela sin escalas a bordo del catamarán Cheyenne.

2005: Fue la primera persona en darle la vuelta al mundo en un aeroplano en solitario, sin escalas. Lo hizo con el Virgin Atlantic Global Flyer.

2006: Bate en solitario el récord de vuelo alrededor del mundo, sin escalas y sin abastecerse de combustible. Recorrió 42.469 kilómetros, durante 76 horas y 45 minutos.

En nación.com. Revista Proa, de Costa Rica. http://www.nacion.com/proa/2007/septiembre/16/reportajes1236923.html