Edición 353

La historia del verdadero Huracán

PDFImprimirCorreo electrónico

La historia del verdadero Huracán

La historia del globo Huracán, del precursor de la aviación argentina, Jorge Newbery está relatada en el libro Palabras Escandalosas, de Daniel Sorín, quien recrea el final de la llamada Belle Epoque, de Buenos Aires, y que se aprestaba a celebrar el centenario de su independencia, el 9 de julio de 1910.

La obra recoge los principios del tango, de las luchas políticas socialistas, de los artistas nacientes y florecientes como el pintor Benito Quinquela Martín, las pulperías, y los negocios redondos de los judíos polacos que montaron la Zwi Migdal, la sociedad de socorro mutuo para israelitas, tanto en los sepelios y ayuda, como para la prostitución.

Estas son dos historias de los globos que él, y su hermano Eduardo volaron hace más de 100 años:

“Amigo de Florencio Parravacini, Carlos Gardel y Alfredo Palacios, Jorge Newbery fue el precursor de la aviación argentina. Atildado, de mirada serena e inteligente, muy dueño de sus acciones y su ánimo, galante y exitoso con las mujeres, tenía, para diciembre de 1913, treinta y ocho años. Nadie lo sabía, aunque le faltaban sólo cuatro meses, Jorge Newbery no cumpliría los 39.

La historia del verdadero Huracán

El día de Navidad de 1904 ascendió en un globo de algodón con una capacidad de mil doscientos metros cúbicos de gas, llamado El Pampero, durante las horas diáfanas de la mañana. Lo acompañaron su hermano Eduardo y Aarón de Anchorena. El globo, inflado con gas de alumbrado, viajó desde la Sociedad Sportiva Argentina de Palermo, cruzó el Río de la Plata a dos mil metros de altura, y aterrizó en Conchillas, departamento de Colonia, en la República Oriental del Uruguay.

Poco tiempo después de esa inaugural proeza de la aviación criolla el aerostato se perdería en el Atlántico con Eduardo Newbery y el sargento primero Eduardo Romero a bordo. Había despegado de la quinta de los Ombúes de Ernesto Tornquist y fue avistado por última vez a las diecinueve horas del mismo día en la localidad bonaerense de Moreno.

Jorge era, además de ingeniero diplomado en la Universidad de Drexel de Filadelfia, boxeador, esgrimista y remero (…)

La historia del verdadero Huracán

Hizo innumerables ascensos por esos años. Con El Huracán batió el record sudamericano de duración y distancia al recorrer 550 kilómetros en trece horas, y en 1911, seiscientos sesenta a la increíble altura de tres mil cuatrocientos metros” (Sorín-2003, ps: 136-139).

Newbery enfocó su interés a los aeroplanos, y en 1914, cuando intentaba la hazaña de cruzar Los Andes hasta Chile en un Morane Saulnier, con dos motores Le Rhone, para superar los 5 mil metros de altura, se vino a tierra poco después de despegar de la localidad Los Tamarindos, de Mendoza. El uno de marzo de 1914 fallece en el accidente de su aparato.

Las gestas de Newbery fueron recogidas en música y deporte. El famoso Romerito le dedicó una obra de su amigo Mario Pietrasanta, llamada primero El Tiro, y rebautizada por éste como El Cóndor, una noche en un local de La Boca, en que Newbery fue a verlos.

La historia del verdadero Huracán

Después, el equipo de fútbol Huracán nació e impuso su emblema y su lema “el globo”, en honor a las gestas del aviador, tres años antes de que impusiera su record de duración (1911). El Club Atlético Huracán nació como todos los clubes deportivos en Buenos Aires, es decir, no sólo dedicado al fútbol, sino a otros deportes, en este caso, como el boxeo, actividad en la que Newbery también era conocido. Luego fue Ringo Bonavena, quien entrenó y se formó en el gimnasio del segundo piso del estadio Tomás Adolfo Duccó, llamado El Palacio, en Parque Patricios.