Edición 373

Cuentos de la Manglería: cuando los mangles hablan

PDFImprimirCorreo electrónico

Cuentos de la Manglería: cuando los mangles hablanEn la noche de jueves el frío calaba hasta los huesos. La sensación térmica de estos días, provocada por las ondas tropicales que afectan nuestro clima se hacía sentir con fuerza.

De esta forma, ingresé al teatro Jorge Eliécer Gaitán, en Bogotá, donde me encontré con Carmen Gil, directora de arte y una de las responsables del montaje de gran formato Cuentos de la Manglería, obra multidisciplinar ganadora de las becas de montaje otorgadas por Idartes.

- Buque de Papel: Háblenos de Cuentos de la Manglería, que es un montaje multifacético...

- Carmen Gil: este montaje fue interdisciplinario. En realidad somos 4 directores. Estoy a cargo de la dirección audiovisual, de arte y trabajo dándole forma a la producción. Está Camilo Giraldo, quien es el director musical; y dos directores coreógrafos, Rafael Palacios, director de Sankofa Danza Afro y Leyla Castillo, quien también se encarga bastante de la dramaturgia.

Cuentos de la Manglería: cuando los mangles hablanEste es un proyecto que nace de la unión de tres colectivos: La Quinta del Lobo, RetroVISOR e invitamos a Sankofa, que aunque tiene sede en Medellín tiene una experiencia interesante en el rescate de la danza del Pacífico.

Retomamos la manglería, que es una práctica ancestral de contar historias mientras se va navegando el manglar, y estas historias se inspiran en los mitos, las leyendas, la situación cotidiana y en la memoria. La obra es un viaje, donde sus protagonistas se encuentran con diferentes dificultades en el camino y también reflexiones sobre lo que le pasa a la tierra. También es una crítica a la situación por la que atraviesa el Pacífico, es una zona olvidada por el gobierno y las instituciones, que tiene unas dinámicas socioculturales magnificas. Trabajamos desde la memoria e historia, por el rescate de esas tradiciones pero desde un lente muy contemporáneo.

Yo me encargo de la parte multimedia con proyecciones de gran formato, mapping, que es seguimiento del movimiento de los bailarines y visualización de ese movimiento.

- BP: ¿la música es fundamental en el montaje?

Cuentos de la Manglería: cuando los mangles hablan- CG: claro, pero buscamos que todas estas vertientes del arte confluyan en un solo, y es lo que el espectador puede ver. En cuanto a la música, fusionamos las electrónicas, como el rock y el acid jazz con instrumentos del Pacifico. Tenemos un grupo joven de músicos bastante interesante: están Juanita Delgado, cantante impresionante; Ricardo Gallo, un pianista muy reconocido; en marimba y percusión está Juan David Castaño, el único rolo que se ha ganado dos veces el premio Petronio Álvarez.

Y en el baile contamos con Sankofa de Medellín y otros artistas de Bogotá. Son 15 personas en escena y en la producción 32 más.

- BP: ¿Cuál ha sido la respuesta de la gente?

- CG: Estrenamos esta obra en el Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo, y la respuesta del público fue muy satisfactoria. Ha gustado mucho por el equilibrio entre las partes. Cuando producimos la obra llegamos con mucho respeto para cada una de las partes, hacia cada medio. La idea no es como se trabaja en artes escénicas, por ejemplo que contamos con la danza y después se buscan los músicos; o que hay música y se buscan después unas imágenes, o viceversa. Queremos que todo esté entretejido. Es un proceso de construcción, elaboración y de taller, donde trabajamos de la mano de los bailarines, de los músicos, y en la parte visual.

Contamos con un ingeniero, Camilo Nemocón, quien entendió muy bien a lo que nos estábamos enfrentando. Lo interesante es que la obra tiene unos lenguajes que se entrecruzan pero que no priman uno sobre el otro. Y el público se ha dado cuenta de esto y nos lo ha manifestado.

Cuentos de la Manglería: cuando los mangles hablan- BP: ¿Cómo un mecanismo de relojería?

- CG: exacto. Bien sincronizado en entradas, salidas, tiempos; todo.

- BP: ¿Qué viene?, ¿gira?

- C.G: Tenemos una función más en la Universidad de los Andes, quien nos apoya en los procesos y en la creación artística. Veremos cómo girar; es un montaje bastante grande y ya hay un par de propuestas.

La obra se pre estrenó en Estados Unidos, gracias a que ganamos un reconocimiento de la Mid Atlantic Arts Foundation y su programa Southern Exposure, que muestra proyectos latinoamericanos. Fue una edición especial porque tan solo estuvimos 13 en tarima y 9 más en la producción, con menos artistas y colaboradores que el montaje original.

Saludo de Carmen Gil para lectores de Buque.