Edición 363

Tan joven y tan viejo…

PDFImprimirCorreo electrónico

Tan joven y tan viejo…A los 82 años, el músico, poeta y escritor canadiense Leonard Cohen falleció en su casa de Los Ángeles, California, dejando huérfana a toda una generación mayor que vivió la vida gracias a su arte.

Su voz de bajo era y seguirá siendo hipnótica. Escucharlo por primera vez puede ser una experiencia reveladora si uno se deja llevar por esos tonos y las letras profundas. Pero también es claro que no es para todo el mundo. Como dice Elkin Ramírez, líder de Kraken, hay música elemental para elementales y esos no caben en el mundo Cohen.

Llevaba años escuchando además referencias sobre Cohen por otros artistas que lo mencionaban en sus canciones, como Bunbury, o el malogrado dúo de Fito Páez y Joaquín Sabina, y siempre fue un enigma hasta que decidí buscar los orígenes. Y así como su voz es grave, su vida era de unos abismos insondables: acababa de publicar un disco en el que se declaraba preparado para el final de su vida, o es famosa la carta que le dirigió a su compañera eterna, Marianne Ilhen.

Cohen, cantautor y poeta que sedujo a varias generaciones con canciones como Suzanne o I'm your man, falleció este lunes a los 82 años, aunque hasta el jueves 10 su familia no dio el anuncio en su página de Facebook. "Con profunda tristeza informamos de que el legendario poeta, cantautor y artista Leonard Cohen ha fallecido. Hemos perdido a uno de los visionarios más prolíficos y reverenciados de la música. Se celebrará un funeral en Los Ángeles en próximas fechas. La familia pide privacidad durante este momento de dolor".

El entorno de Cohen no informó de las circunstancias de la muerte del cantante.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, reaccionó a la noticia en su cuenta de Twitter: "No hay música de ningún otro artista que sonara e hiciera sentir como la de Leonard Cohen. Su trabajo alcanzó a generaciones. Canadá y el mundo le echarán de menos".

El mundo del espectáculo llenó en pocos minutos las redes con recuerdos a Cohen y pesar por su fallecimiento. Lin Manuel-Miranda, creador de musical Hamilton con el que se ha convertido en el artista más relevante del año en Estados Unidos, tuiteó un pasaje de Bird on the Wire: "Like a bird on the wire / Like a drunk in midnight choir / I have tried, in my way, to be free". "Un espíritu y un alma sin comparación", dijo Justin Timberlake.

Tan joven y tan viejo…La Academia de los Grammy, que premió a Cohen con el galardón a toda una carrera en 2010, publicó un comunicado en el que decía: “A lo largo de una influyente carrera que duró más de cinco décadas, Leonard se convirtió en uno de los poetas más adorados del pop y en una referencia para muchos compositores (…) Se le echará tremendamente de menos”.

Cohen siempre fue reconocido como poeta tanto como por su música. En 2011 recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras, el mismo que habían recibido Günter Grass, Amos Oz o Paul Auster. En su discurso en Oviedo, abordó esta doble condición: "Siempre he tenido sentimientos ambiguos sobre los premios de poesía. La poesía viene de un lugar que nadie controla y nadie conquista. Así que me siento un poco como un charlatán al aceptar un premio por una actividad que no domino". El nombre de Cohen sonó durante años para el Nobel de Literatura.

Publicó su primer libro de poemas en 1956, a los 22 años. Siguió publicando como poeta durante los años 60 en los que empezó a moverse en el mundo del pop. Grabó su primer disco en 1968. Solía señalar que era una década más viejo que los amigos y contemporáneos con los que compartió el éxito. En una ocasión dijo que se metió a la música porque la poesía no le daba para ganarse la vida. En los años 80, cuando su voz adquirió la profundidad envolvente que le caracterizó, fue cuando empezó a modelar el personaje de su vejez. En esa época publicó la Hallelujah, uno de los mayores himnos de la historia de la música popular gracias a infinitas versiones posteriores.

Datos de su historia

Leonard Norman Cohen, nacido en Quebec en 1934, vivió su vejez en Los Ángeles. Allí presentó su último disco, You want it darker, en un evento en la residencia del embajador de Canadá hace solo un mes, el pasado 13 de octubre. Fue su última aparición en público. Acudieron periodistas de todo el mundo a los que saludó diciendo: “Amigos, muchas gracias. Algunos vinieron desde muy lejos y se los agradezco. Otros atravesaron Los Ángeles en coche. Se tarda más o menos lo mismo. Gracias también”.

Desde una debilidad física evidente, hizo reír a los presentes varias veces con bromas como esta y una energía intelectual intacta. Cohen ya no se parecía al señor que, muy mayor, emocionó a miles de personas con un tour mundial en 2012, a los 78 años de edad. El pasado octubre, Cohen caminaba muy despacio y hablaba con poca energía, aunque su voz de oro aún llenaba la habitación y sobrecogía por su profundidad.

Varias canciones You want it darker hablan del final de la vida y la preparación del encuentro con Dios. Apenas unos días antes, había avisado al mundo de que se sentía cerca de la muerte. “Estoy preparado para morir”, dijo en una entrevista con el director de The New Yorker que dio la vuelta al mundo. En aquella presentación quiso quitar hierro al asunto. "Me pongo dramático de vez en cuando", dijo. “Espero que podamos hacer esto otra vez. Me propongo vivir 120 años”. Fue la última sonrisa de Cohen en público.

The New York Times relató

Leonard Cohen, el poeta y novelista canadiense que abandonó su prometedora carrera literaria para convertirse en uno de los compositores más reconocidos de la época contemporánea, murió a los 82 años, de acuerdo con una publicación hecha la noche del jueves en su página oficial de Facebook.

La disquera en la que estaba Cohen, Sony Music, confirmó el fallecimiento. Se desconocen los detalles, pero su hijo, Adam Cohen, dijo: “Mi padre murió en paz en su casa en Los Ángeles, sabiendo que dejó terminado lo que él creía que era uno de sus mejores álbumes. Estuvo escribiendo hasta el último momento con su humor característico”.

En una carrera musical que abarca casi cinco décadas, Cohen escribió canciones —con un lenguaje cotidiano que podía ser tanto indirecto como elocuente— sobre el amor y la fe, la soledad y la conexión, la guerra y la política. Se han hecho más de 2000 versiones con sus canciones, por artistas de folk-pop como Judy Collins y Tim Hardin, después por intérpretes como U2, Aretha Franklin, REM, Jeff Buckley, Trisha Yearwood y Elton John.

Puede ser que una de las canciones de Cohen más conocidas sea “Hallelujah” (https://youtu.be/YrLk4vdY28Q), una balada majestuosa y reflexiva, llena de religiosidad y un sentimiento terrenal. Fue escrita para un álbum de 1984 que su disquera rechazó por no ser lo suficientemente comercial y se dio a conocer una década más tarde por Jeff Buckley. Desde entonces, unos 200 cantantes, desde Bob Dylan hasta Justin Timberlake, la han interpretado y grabado. También se escribió un libro sobre ella y ha aparecido en las bandas sonoras de películas y series de televisión; también ha sido cantada en las olimpiadas y en otros eventos.

Cohen en febrero de 2009, en su primera gira mundial en 15 años que, dijo, hacía por necesidad financiera. “Ni siquiera sabía dónde estaba el banco”, dijo entonces.

Tan joven y tan viejo…Cohen distaba de ser una estrella pop. Tenía 33 años cuando presentó su primer álbum en 1967. Su voz rasposa era la de un barítono. Tocaba notas sencillas en una guitarra acústica o en un teclado Casio barato. Mantuvo una imagen reservada, a veces sobria, que contrastaba con los excesos dionisiacos asociados al rock ’n’ roll.

En determinados momentos, fue todo menos prolífico: batalló por años para escribir sus canciones más reconocidas y solo grabó 14 discos de estudio. Únicamente su primer álbum logró Disco de Oro por la venta de 500.000 copias en Estados Unidos. Pero las letras sofisticadas, genialmente precisas, de Cohen, con sus cavilaciones sobre el amor sagrado y profano, fueron muy admiradas por otros artistas y le dieron la reputación —usando las palabras que su disquera confeccionó para una publicidad de principios de los años setenta— de “maestro de la desesperanza erótica”.

En 2008, Cohen admitido en el Salón de la Fama del Rock and Roll, que lo describió como “uno de los pocos artistas de la música popular que de verdad podía ser llamado poeta”. En 2010, obtuvo el Grammy a la Trayectoria por su “legado intemporal que ha tocado a varias generaciones”.

Leonard Norman Cohen nació en Montreal el 21 de septiembre de 1934. Su padre, Nathan, cuya familia emigró de Polonia a Canadá, murió cuando Leonard tenía nueve años. En 1951, fue admitido en la Universidad de McGill, donde estudió Letras Inglesas. Su primer libro de poesía, Let Us Compare Mythologies, fue publicado en mayo de 1956, antes de que se graduara.

Cohen nunca se casó aunque tuvo varias relaciones largas y escribió sobre algunas de ellas. Le sobreviven dos hijos, Adam y Lorca, de su relación con la fotógrafa Suzanne Elrod —quien tomó la imagen de su álbum de 1973, Live Songs— y tres nietos.

Citas y versos

Estos son los versos y las citas más famosas de Cohen. Las recogió El País de España, con la semblanza por su fallecimiento:

"Actúa de la manera en la que te gustaría ser y pronto serás de la manera en la que actúas".
“Con el poder mantenemos una relación ambigua: sabemos que si no existiera autoridad nos comeríamos unos a otros, pero nos gusta pensar que, si no existieran los gobiernos, los hombres se abrazarían".

“…No puedo entender por qué mi brazo no es un árbol de lilo”.

"El amor no tiene cura, pero es la única cura para todos los males".

"...hasta la maldición está envenenada de arcoíris".

"Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera".

"Los niños muestran sus cicatrices como medallas. Los amantes las usan como secretos que revelar. Una cicatriz es lo que sucede cuando la palabra se hace carne".

“No me considero un pesimista. Creo que un pesimista es alguien que está esperando que llueva. Y yo me siento empapado hasta los huesos”.

“El último refugio del insomne es un sentimiento de superioridad hacia el mundo que duerme”.

Hallelujah versión Bon Jovi

Más información en las 2orillas

*Con información New York Times, El País, Las Dos Orillas, archivos particulares.