Edición 371

La historia de Malva es la mía: Hagar Peeters

PDFImprimirCorreo electrónico

Sí, Pablo Neruda, el poeta, el comunista, el de la voz para quienes no la tenían como los oprimidos y violentados, también fue un personaje de terror. Ojo, fue humano como el que más.

Así lo representa Malva, la novela de la poeta holandesa Hagar Peeters, una de las invitadas a la FILBo 2017 y quien presentó su obra en la apertura del ciclo de conversaciones con los autores a lo largo de estas dos semanas.

Alta, delgada, con un rostro amplio que no niega sus orígenes flamencos, Peeters hacía un buen esfuerzo para hacerse entender entre su neerlandés y su español a media lengua. Pero aquí se comprobó que la literatura como el arte hermana y genera complicidades: desde el moderador de la charla, Juan Fernando Hincapié hasta los asistentes le ayudamos cuando la palabra quedaba a medio despegar y no encontraba en su vocabulario mental, cuál sería la que mejor expresara lo que quería decir: ¡abajo las barreras!

La historia es la siguiente: Malva Marina Neruda fue la hija del gran poeta de la que poco o nada se supo hasta el descubrimiento de su tumba en Holanda, en 2004. Malva tenía hidrocefalia y Neruda siempre la apartó y abandonó, como a su madre, Maruca.

Hincapié, cuando inició la charla dijo que cuando el libro de Peeters llegó a sus manos, lo hizo con prevención y lo leyó hasta con rabia, porque se declara defensor furibundo del chileno. Pero, al desplegarlo y perderse en la historia descubrió una faceta muy humana y terrible que también tuvo el bardo, como la descubierta en unas cartas a una de sus amantes, donde trata a la niña como un monstruo.

Hincapié complementó diciendo que este tema es tabú en Chile. La fundación Neruda lo niega y cada vez que alguien quiere atacar al poeta saca a flote la existencia de esta hija discapacitada que él negó y alejó.

Hagar nos contó que Malva nació en 1934 y murió en plena Segunda Guerra Mundial y recoge además en la obra, el testimonio del poeta español Vicente Alexaindre, quizá el único que da cuenta de la existencia de la niña y muestra a un Neruda lleno de amor hacia ella.

"Neruda fue hipócrita –dispara Hagar- él hablaba de los oprimidos, de los torturados y violentados, pero Malva vivió oprimida y violentada. Por eso quise ponerlo de esa forma en el libro", acotó la autora.

Además, contó que su relación con Chile es visceral, por cuanto su padre, periodista, cubrió el golpe militar de 1973 cuando asesinan al presidente Salvador Allende y sube el poder Augusto Pinochet. Pero también fue clara en afirmar que "la historia de Malva es mi historia. Este es un tema universal del que no se habla mucho. A mi padre lo conocí hasta los 5 años y luego volví a tener contacto hasta los 11".

Luego, hubo repaso de casos parecidos con personajes famosos con hijos con enfermedades o capacidades diferentes, como Miller, Joyce e incluso el mismísimo Einstein.

Hagar Peeters, al responder comentarios del público manifestó que trabajó en el libro 10 años de su vida leyendo todo lo que podía leer sobre el poeta y sobre el caso, tanto en Chile, como en Estados Unidos, en Iowa, donde hay una librería muy grande sobre el poeta con obras en inglés.