Edición 363

Fotografiando el alma

PDFImprimirCorreo electrónico

Fotografiando el alma Considerado el "fotógrafo de los escritores", Daniel Mordzinski, presentó su libro sobre Gabo, "Puentes de Palabras" y realizó una charla sobre su vida y la fotografía en la FILBo 2017.

Días después del evento Buque de Papel entrevistó Mordzinsky quien abrió su corazón en la charla, al esperar a que Fito Páez lo recibiera, luego de la rueda de prensa de la presentación de su libro Diario de Viaje. "Fito estuvo en mi casa de París cuando éramos jóvenes y le tengo unas fotos inéditas bastante locas, pero no quiero hablar de ello", dice, afirmando que son documentos íntimos.

Fotografiando el alma Daniel se fue muy temprano (a los 18 años) de Argentina para Francia, en 1978. Recuerda que partió solo y sin el idioma a retratar su camino. Antes del viaje y gracias a amigos y contactos empezó a fotografiar a escritores, como a Jorge Luis Borges, y a partir de ese momento la vida le mostró su camino.

"La esencia de mi trabajo es el otro, su alma. Las mujeres y los hombres que escriben, más allá de los títulos, las ediciones y de los premios. Todo escritor podrá decir que trato exactamente de la misma manera a un Nobel que a un escritor que va a publicar su primer libro".

Fotografiando el alma Sin buscarlo ha fotografiado a grandes de la literatura como Cortázar, Ernesto Sábato, Mario Vargas Llosa, Adolfo Bioy Casares, Gabriel García Márquez, Santiago Gamboa, Fernando Vallejo, Quino, Oswaldo Soriano entre otros.

Para Daniel, el mejor concepto de fotografía es de "Susan Sontag, 'la fotografía es un pasaporte', porque es una libreta que más allá del sello del país en el cual tu naciste, es un documento que me permite hacer las dos cosas que más amo: en mi caso viajar y conocer gente".

Fotografiando el alma En su tarea de fotógrafo de escritores, lo más importante para Daniel Mordzinski es escucharlos. "Esta es una tarea de escucha, yo los escucho mucho a ellos, si me dan 20 minutos para hacer unas fotos, utilizo 19 para escucharlos, medio minuto para tomar un café y medio más para tomar la foto".

Al final, decidimos pedirle que nos posara. Artículo sin foto no vale. Y el resultado –sin pretensiones siquiera de ser fotógrafos- es el que vemos abriendo este documento.

El trabajo de Daniel Mordzinski, se puede apreciar en su página web.