Edición 375

La travesía continúa

PDFImprimirCorreo electrónico

Julián Rodríguez, explorador y aventurero decidió emprender una segunda etapa de sus viajes por carretera: esta vez, también partiendo de otro sueño cumplirá la mítica ruta Transamazónica.

Y es que esta ruta es un elefante blanco que se ha ido abriendo paso en Brasil por la fuerza de la exploración y explotación maderera que no se detiene y que ya logró abrir una trocha de 4 mil 997 kilómetros en lo espeso de la selva del Amazonas, pero que como se ideó era conectar a todos los países del área, algo que la misma manigua y duras condiciones han evitado con el paso de las décadas.

Dicen los portales que "la Rodovia Transamazónica es la tercera mayor carretera de Brasil, con 4.977 km de recorrido. Fue proyectada durante el régimen militar brasileño, en presidencia de Emilio Garrastazu Médici; fue responsabilidad del ministro Mario Andreazza".

Ahora, para conectar a Colombia la denominada Ruta 85 de nuestro país debería construirse un puente sobre el río Amazonas, algo faraónico que no está en las cuentas de nadie. Precisamente, la construcción de esta carretera en Brasil ha despertado un enorme debate ecológico por la destrucción dela selva virgen para dar paso a terrenos donde haya explotación agrícola y asentamientos humanos.

Rodríguez, al mando de una Nissan con un wincher (cable) decidió de nuevo emprender la travesía, luego de su largo y aventurero viaje por Suramérica a bordo de Eugenio, el Willys modelo 1945 de la Segunda Guerra Mundial y que lo llevó a escribir su historia en el libro Ruta 56 y que distribuye Buque de Papel en Bogotá y en librería América de Medellín.

"Estuve varios días sin internet, pero llegué a un sitio llamado Bonito desde donde empezaremos a internarnos en la Amazonía", nos escribió por Whatsapp, en lo que la selva permitió de señal.

Buque de Papel estará atento al recorrido de Julián Rodríguez en su nueva aventura.