Edición 359

“Joven periodista hágase bachiller”: Garzón - José Domingo Bernal

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
“Joven periodista hágase bachiller”: Garzón
Diana Uribe
José Domingo Bernal
Wilson Baquero
Todas las páginas

-José Domingo Bernal:

-¿Qué anécdotas recuerda de Garzón en Radionet?

Con Garzón todo eran anécdotas, hasta cuando él se desnudaba. En Caracol Radio, donde empezó a hacer sus pinitos radiales, lo primero que me impresionó, es que cuando Yamid le llamaba la atención salía y se acostaba en posición fetal en el pasillo del edificio de la calle 19 con octava. Y la primera vez que lo vi pensé que le había ocurrido algo. Con cara de niño regañado decía que el “viejito lo había vaciado”. 

Yamid era muy dado al humor y a buscar entrevistas de temas frescos. Hoy lo sigue haciendo en televisión, como en el Pregunta Yamid de CM& de los viernes.

A él le gustaba que Juan Harvey Caicedo hiciera en esos días el personaje del sargento y Garzón comenzó a hacer sus primeros papeles radiales. Empezaba a hacer apariciones. No tenía una frecuencia específica. Era algo muy esporádico. Y si Yamid hubiese durado más, cuando nos pasamos al edificio de Sutatenza, seguramente otras cosas se podrían haber hecho. Por eso cuando Radionet comenzó decidió llevárselo. Yamid y Jaime hacían un buen complemento. Yamid empezaba entrevistas muy serias y Jaime lanzaba el apunte, el chascarrillo, pero a la vez le daba pie a que Yamid le hiciera más preguntas de fondo.

-La justicia condenó a Carlos Castaño en ausencia por su crimen…Muchas novelas, muchos mitos tejidos en cuanto a su figura y a su asesinato… ¿Quién era Garzón para usted?

Hay que mirarlo desde diferentes puntos de vista. Voy a decir que desde el campo periodístico, al país lo privaron de un gran crítico y de un hombre que hacía un análisis profundo y futurista, porque andaba muy bien informado. Esa característica le permitía ver al país del futuro. La verdad creo que Castaño, desde el campo jurídico, sí tuvo que ver en eso, pero también creo que detrás de él hubo otras personas que influyeron en la muerte de Jaime. Para mí ese fue un crimen de Estado, y ojo con lo que estoy diciendo, fue un crimen de las altas esferas del Estado.

Sabido es que quiénes acabaron con su vida, que quiénes le dispararon, fueron prácticamente a refugiarse al batallón de la Policía Militar número 13 (Baraya), en Puente Aranda. Eso fue sumamente grave. No se va a saber a ciencia cierta qué pasó en definitiva.

Hoy por hoy, hay un video de Garzón circulando por internet, donde  hace un análisis del entonces gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez, encarnando al personaje Godofredo Cínico Caspa, y donde afirma que Uribe va a ser el “rey de Colombia”. Fue una grabación que hizo hace más de 10 años y hoy tiene plena vigencia. Eso lo hace alguien que está supremamente bien informado.

Jaime tenía una cualidad: decía las cosas en su tono característico y la gente no sabía si era en serio o en broma. El 90 por ciento de lo que él decía era en serio, no en broma. Si la gente se lo tomaba en broma eso era otra cosa.

Por ejemplo cuando Yamid hizo el anuncio, con presentación incluida en la redacción, que el periodista Antonio José Caballero iba a ser el nuevo director de noticias de Radionet, en reemplazo de Mauricio Vargas, quien pasaba a CM&. Cuando terminó la reunión y Yamid salía, Garzón, en el segundo piso dijo como Heriberto de La Calle, “uy don Yamid, si era para promover a alguien del pueblo, ¿por qué no ascendió a la señora Ayda Luz?”. La risotada fue general. Caballero nunca llegó a posesionarse como director de noticias de la emisora.

Jaime fue uno de los pocos colombianos que han podido decirle la verdad a Yamid sin que él se emberraque. Creo que en más de una ocasión le hizo cambiar su forma de pensar, algo muy difícil. Cuando Yamid tomaba una decisión era muy complicado que la cambiara. Jaime tenía esa capacidad. Él fue quien le puso el toque humano a Radionet, en medio de la batalla que es lograr noticias para 24 horas del día.

-¿Garzón cobraba plata por la mediación humanitaria qué hacía?

Yo no creo. Estoy seguro que Jaime no cobraba ni siquiera las gracias, porque lo movían otras cosas. Si él estuviese vivo estaría luchando por un acuerdo humanitario, a cambio de absolutamente nada. Hay malquerientes y siempre los habrá. Y hay gente que cree que no puede haber almas puras que trabajen para limar el dolor de otros seres humanos sin recibir algo a cambio. Jaime fue una persona que colaboró desinteresadamente y que en algunas oportunidades aportó de su dinero, de sus ingresos, para facilitar el viaje de algunas personas que podrían contribuir a ese esfuerzo de paz o de liberación. Yo rechazo que se diga eso, me parece insultante. Aquí nadie puede trabajar desinteresadamente, porque le van diciendo que se está volviendo rico, o que se aprovecha. (Bernal-2009)

-Flor Ángela Herrera:

-¿Qué legado dejó Jaime?

Jaime Garzón fue la conciencia crítica de la realidad colombiana, de lo que debe ser la política. La persona valiente que era capaz de burlarse con humor de todo el mundo. Tenía el análisis y el humor a flor de piel porque no se le escapaba nada. Era tan inteligente que no me gustaba verlo dormido en los estudios de grabación cuando llegaba tomado, a veces en las noches. Yo se lo decía a él. Tenía un olfato tremendo, era capaz de leer entrelíneas para descubrir y contar las cosas con humor y creatividad, para hacernos reír y ponernos a pensar. (Herrera-2009)