Edición 385

La Incógnita de Doris David

PDFImprimirCorreo electrónico

Ver la fotografía de ella con la máscara puesta dejando ver tan solo su boca carnosa y sus ojos grises penetrantes despierta la pregunta clásica de quién se esconderá detrás del antifaz.

A pesar que suene un tanto a marketing por las características de la toma es indudable que la curiosidad se desata y es atrayente. Pero para Doris David, más allá de un juego de sombras y luces, de verdades e interrogantes, es su vida la que está escrita por su propia mano, la misma que empezó a plasmar en el papel, desde los siete años.

Hoy, con 66 años, Doris David está plena, posee un cuerpo que envidiaría cualquiera (hombre o mujer) de 20, e irradia una madurez y contundencia en sus respuestas y en la forma como narró, con una crudeza sin retorno. Y no es para menos, Doris fue violada a los 5 años, hecho que marcó su vida para siempre, al igual que la venganza que desató su madre, al asesinar y picar al violador.

"Escribir para mí era como acariciar y besar una flor, como contemplar una hermosa muñeca o como el sentimiento de amor de una madre cuando amamanta a su hijo adorado", asegura. Pero también le sirvió de aliciente, cuando recordaba a sus amigos de la música, como Julio Iglesias, Nelson Ned, Elio Roca, vivir en México y conocer a su esposo desde hace más de 40 años, entre otros, y de desfogue cuando las cosas no marchaban, como cuando estuvo presa y con el incidente con la periodista del espectáculo, Amparo Peláez, lo cual le acarreó un veto de más de 20 años.

Hoy, tiene el club Mascaradas Dionisiacas Teatro Bar donde hace sus shows y es enfática en defender la labor de vedette que no se puede confundir con el papel de una prepago o una prostituta. "Yo les digo con todo el cariño, que nadie puede vender su cuerpo. Ese es otro tema. El vedetismo es elegancia, arte, expresión. Y en Colombia hasta ahora empieza a conocerse del tema".

Ahora adelanta su show en Chapinero y en lugar de incógnitas arroja luz con sus ojos y su sonrisa, al manifestar que ha cumplido y con creces el papel de estrella del vodevil y quiere seguir creciendo.

El libro se dividió en dos tomos por lo extenso y lo publicó Máscaras Centro Cultural Editora.

Aquí la entrevista a Doris David:

Canciones de Doris David