Edición 386

Rusia 2018 a pleno

PDFImprimirCorreo electrónico

En junio de 1948, el trabajo y visión de Alfonso Senior y otros mecenas del fútbol amateur permitieron el nacimiento del profesionalismo y del campeonato colombiano que solo una vez ha sido suspendido en 70 años.

Son siete décadas donde Colombia tuvo el mejor fútbol de clubes del planeta, período conocido como Eldorado y que aprovechó la huelga de jugadores en el Río de la Plata, donde se practicaba un férreo juego y como dicen aquí, con mucho "huevo", algo que todavía lleva esa impronta y se ve en el picadito en el potrero, el campeonato de las infantiles y categorías juveniles, o en el encopetado torneo de un country.

Son 70 años de un desembarco de los mejores jugadores argentinos del momento, como Adolfo Pedernera, quizás el único que llenó el Campín con más de 50 mil personas para verlo en su presentación, al mejor estilo del marketing multimillonario de las industrias y ya no equipos o clubes del fútbol. Pero también fue el escenario para jóvenes que empezaron a hacer carrera para convertirse en leyendas, como Alfredo Di Stéfano.

Por eso, cuando va a empezar la sexta participación de la selección colombiana en los mundiales, hay que recordar esos orígenes, como el del primer equipo nacional que participó en lo que hoy se llama Copa América de selecciones en 1945 y los partidos "amistosos" contra rivales del Continente.

Pero ¿cómo fue la historia?, ¿cómo surgió el fútbol en Colombia?, ¿quiénes fueron esos primeros argentinos y colombianos que se enamoraron del deporte para luego alejarse de él?; ¿Qué anécdotas vivieron esos campeones del deporte y de la vida, cuando vivían juntos en casas familiares, como Néstor Pipo Rossi y Adolfo Pedernera?

¿Dónde y cómo jugaban los colombianos que aprendieron de ellos más de un consejo y sufrieron también más de una lesión?, ¿Qué pasaba alrededor en el país del naciente fútbol profesional, luego del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán ese mismo 1948?

¿Fue una década de despertar con el nacimiento del profesionalismo, del ciclismo de la consolidación de la radio, y también con 300 mil muertos en una guerra civil no declarada entre liberales y conservadores –coincidencia macabra- durante los cinco años que duró ese dorado futbolero?

El libro Yo Construí Eldorado recoge dicha historia, donde se comprueba además que la relación entre Argentina y Colombia tiene más de un lazo entrañable, casi desconocido y poco estudiado. Y así durante décadas hubiese pica infundada (resquemor), el aporte del balompié argentino al colombiano es innegable. Por supuesto, tiene 50 años y más de existencia.

El libro se consigue en la Librería Nacional, de Colombia, y próximamente en ventas electrónicas por internet. Incluye además el documental Héroes del Potrero y del Balón, donde protagonistas vivos del fútbol amateur colombiano cuentan su historia.

Esta obra es la primera parte de la trilogía del periodista Carlos Fernando Álvarez, acerca de esa década de despertar y tragedia. El segundo tomo, A Gaitán También lo Chuzaron, una novela histórica o relato novelado sobre el espionaje que sufrió el líder liberal por parte de la CIA, también se vende en todas las librerías colombianas. Imprimió y distribuyó Grupo Editorial Ibáñez.