Edición 386

Comunitario Vs del común

PDFImprimirCorreo electrónico

Provocador, como también es su libro. Este es uno de los adjetivos utilizados por la docente y escritora Larisa Kejval, para referirse a Cerbino y su obra, Por Una Comunicación del Común, Medios Comunitarios, Proximidad y Acción.

En la charla, moderada por el profesor de la Maestría de Periodismo, Diego De Charras, el análisis sobre su trabajo iba y venía con el toque académico propio de profesionales, pero mezclado con la complicidad que solo los amigos y colegas tienen, y dejan escapar de cuando en vez.

Para los docentes, el libro de Cerbino, hace énfasis en las diferencias entre lo comunitario y la comunicación del común. Kejval afirmó que lo común revaloriza lo local: "Mauro da proximidad entre la gente y los medios".

La docente Natalia Vineli –destacando la obra de Cerbino- apuntó a la actualidad mediática, donde los medios hegemónicos "plantean la realidad o la verdad que se les cante", y la gente absorbe ese mundo. "La alternatividad surgió en el ámbito académico y parece que no existimos. Que no nos pase lo de Spotify, donde hay 4 millones de canciones que nadie ha descargado. Que no seamos una de esas 4 millones".

Por su parte De Charras relató el recorrido histórico en la comunicación de masas, opinión pública y de las llamadas industrias culturales y la globalización, que Cerbino recrea en su libro. Especialmente al analizar a figuras como Walter Lippmann, Thompson o el indio Arjun Appadurai, gurú de la mundialización.

Al término de los análisis y comentarios en profundidad, Cerbino tomó la palabra, dejando salir al viejo reportero que todos llevamos por dentro. Y por eso Buque de Papel le preguntó cómo fue su labor de reportería en la frontera caliente de Sucumbíos, entre Ecuador y Colombia, en medio de la selva. Esto a propósito de que el corpus de su libro fue el análisis de las redes de emisoras del común (diferentes a comunitarias) ecuatorianas, como las del Chimborazo, ERPE, las indígenas de la CONAIE, y la emisora de Sucumbíos.

"Proceso interesante. La emisora lleva 25 años de trabajo y a pesar de estar adscrita a la Iglesia Católica, la gente de la población hizo paro y se tomó la sede de la radio, cuando desde el Vaticano se cambió a su director e intentó establecer las nuevas reglas en la programación. Todo el pueblo se levantó y la Santa Sede tuvo que recular. Eso es del común. La gente se organizó", apuntó.

Finalmente aseguró que la pluralidad se construye, que la proximidad es el territorio y que ya no es tan cierto que el relacionamiento de los medios se dé por el contenido. Debe haber un equilibrio entre la sostenibilidad económica, pero también con la sostenibilidad social.

"Si soy provocador o no, no lo sé. Lo único que sé es que voy a contramano y cuando veo un tema en el cuál no entra nadie, yo meto las narices y allá voy", puntualizó.