Edición 386

De pelos

PDFImprimirCorreo electrónico

Confluencia de Gillete e Instagram; de old style y millenial; de The Strokes y Earth, Wind and Fire, es Barnes Barber, barbería ubicada en el corazón de Caballito, en Capital Federal.

La lluvia demora los pasos para llegar al local, ubicado en Avenida Avellaneda 153, esquina, donde en el primer piso de un edificio setentero, reciclado a nuevo, funciona la barbería desde noviembre pasado.

Para Luis Barnes esta fue la concreción de su sueño, el de tener su propio negocio.

La pregunta era obligada ¿Dónde y con quiénes aprendió el oficio? mas cuando es una tarea que se hereda.

"Con el oficio llevo toda la vida. Tengo 59 años y hace más de 25 estoy en él. Aprendí porque quise y me gustó, no lo aprendí de mi padre, ni de mi abuelo, como pasaba antes en este negocio. Pero sí quise enseñar: a los 11 años le enseñé a cortar a Jonathan, mi hijo, y estamos ahora en el oficio de barbero, juntos los dos, siempre en Caballito ¡somos del barrio!".

Para Luis, la inauguración de su local superó las expectativas que tenían. "La gente responde muy bien, vienen de todos lados a vernos. La verdad, estamos muy conformes", agregó.

Reconoció que hoy la gente se vuelca más a este tipo de locales, está de moda que el hombre se deje crecer la barba y se la cuida. "Gusta, se la mantienen. El hombre se fija hoy en su aspecto".

Agregó que para manejar bien la navaja hay que estudiar. Es un arte que no es para todo el mundo. "Y eso que no usamos las navajas antiguas. Por cada cliente cambiamos el filo, la cuchilla. Antes, la misma navaja se usaba muchas veces. Eso no se puede hacer hoy".

Luego del corte, los Barnes piden que el cliente se tome una foto y la suba al Instagram, con la seña #BarnesBarber. Así, están creciendo en comunidad a través de las TIC, pero también congregan más seguidores de las nuevas generaciones que llegan con frecuencia al local y buscan un corte fino, clásico, con onda actual, en medio de un ambiente agradable, cálido, por temperatura y por la charla.



Entrevista a Luis Barnes

Video de Barnes Barber