Edición 385

Incertidumbre argentina

PDFImprimirCorreo electrónico

El país vive un interrogante político y económico como consecuencia de la destorcida del dólar. Una devaluación rampante comienza a apretar a sectores que apoyan la actual administración de Mauricio Macri.

El enfrentamiento político, abierto desde el cambio de modelo y del triunfo de Macri, neoliberal, contra los 12 años de gobierno de los Kirchner, que con su estilo aplicaron un socialismo inédito en estos tiempos, se agravó con la disparada de la divisa.

Nadie, ni los más acérrimos opositores, ni los más recalcitrantes pesimistas preveían que el peso se desplomaría frente al dólar y que la inflación galopa al mismo tiempo. Todo es más caro que en enero, que en marzo, o que en junio último. La comida, la carne, los insumos, los servicios públicos, el transporte. Y en sectores públicos, como el de los docentes universitarios no se ha definido siquiera el aumento salarial del año que ya va para su cierre: los docentes piden ser consecuentes y que se otorgue el 30% -con una inflación que ronda ese guarismo-; mientras que el gobierno ofrece 15% y pagadero en cuatro cuoticas.

En medio, la misma universidad pública, que es del Estado, exige que no se recorte el presupuesto y que el vigente se gire. Lo llaman ahogamiento porque universidades como Arturo Jauretche o Quilmes entrarían pronto en cierre total de operaciones. Por eso en la marcha multitudinaria del jueves, en medio de la lluvia, exigió atención y definición: hasta el momento silencio desde la Casa Rosada, la sede gubernamental.

Diarios opositores como Página 12 y unos más del status quo, como Clarín coinciden en que la incertidumbre abierta sobre el futuro inmediato y el accionar del Gobierno es real.

Página indica que "la actividad industrial y comercial vive, en los últimos días, un estado de parálisis por imposibilidad de seguir operando, ya sea por falta de insumos o de precios de referencia. Algunos establecimientos del Gran Buenos Aires y del Gran Rosario, por ejemplo, optaron por cerrar las persianas hasta el próximo lunes, cuando volverán a evaluar la situación o, en términos más corrientes: esperar y ver qué pasa".

Mientras se determina el camino, el gobierno decidió el despido masivo de 600 trabajadores del Ministerio de Agroindustria.

Informe radial desde Argentina: