Edición 386

Colombia clasificó a finales de Mundialito Migrante

PDFImprimirCorreo electrónico

Dos partidos ganados y uno perdido fue el resultado de Colombia en la ronda eliminatoria del Mundialito para comunidades migrantes que cuenta con el apoyo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Con Grecia el equipo comenzó jugando con orden y mucha técnica y por momentos desplegó un fútbol vistoso con rotación de pelota y movilidad. Grecia refugiado en su área chica y no salió nunca. Llegó el primer gol colombiano y parecía abrirse el partido. El sol comenzó a apretar y el desgaste físico se sintió. Un descuido y Grecia empata. Y en el segundo tiempo, un nuevo pestañeo y llegó el segundo para los helénicos. Ahí los muchachos se echaron el equipo al hombro y estrellaron dos remates contra los palos y tuvieron varias oportunidades de marcar, pero no llegó el empate. A bajar revoluciones y las cabezas calientes que quedaron porque venía Venezuela.

Los patriotas jugaron contra Austria, el tercer rival y pasaron por encima. Se notaba la suficiencia y buen pie, como físico. Por esas mezclas de la programación jugaron enseguida contra Grecia y el desgaste los molió. Luego de ir ganando dos a cero, perdieron tres a dos. Vendría Colombia que había descansado. Y como siempre, hubo "clásico". Los nuestros salieron muy concentrados y decididos a hacer notar la supremacía con la pelota. Llegó el gol y con el resultado a favor, a la sombra y a buscar agua para esperar la segunda parte. Nervios por doquier. Venezuela vendería cara su piel y empezó a arrinconar a Colombia. Solo había que tener paciencia y se marcó el segundo; uff, respiro. Pero se fue el aire de nuevo cuando en una jugada individual muy vistosa, llegó el descuento. Y todos haciendo cuentas si nos empataba. Tenían los goles a favor de Austria a quienes les marcaron ocho sin empacho. No se podía empatar así se tuviese el tercer partido contra los europeos.

Sonó el pitazo y a respirar. A organizar las sales minerales con agüita y hacer valer los meses de entreno en Costa Salguero y la dedicación para este torneo, como para el Cafetero que organiza la Asociación Civil de Colombianos Residentes en Argentina (ASCAR). 

Se creía que Austria sería "papita para el loro", luego de haber encajado 15 goles en dos partidos. Y qué sorpresa como salieron a jugar. Llegó el gol colombiano y la relajación; los austriacos metieron el empate y empezaron a tocar y a moverse como no lo habían hecho en los dos antecedentes. Bueno, a remar de nuevo. Y ya concentrados, con orden, técnica y aplicando los consejos de los entrenamientos, los seis goles restantes llegaron como cascada, uno tras otro. Siete a uno y a celebrar. Abrazos entre los amarillos y con los rojos que saludaron a los muchachos. Pese al buen nivel y a ser una competencia, nadie tiene por qué matarse a golpes. Y en las tribunas los colombianos que llegaron hasta el polideportivo para alentar, se destacaron como los más numerosos para apoyar al equipo. Es una familia.  

VEA AQUÍ EL VIDEO DE LA JORNADA

Ahora llegarán las finales, el próximo 11 de noviembre, donde la organización tiene planeada toda una fiesta, con música en vivo, gastronomía de los países participantes, y actividades para estrechar más los lazos de las comunidades migrantes, que construyeron y edifican Argentina con su aporte, esfuerzo, trabajo y cultura.