Edición 359

Si Manuel H. no te ha retratado, entonces no has vivido… - Los Toros

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Si Manuel H. no te ha retratado, entonces no has vivido…
Si Manuel H. no te ha retratado, entonces no has vivido…
Si Manuel H. no te ha retratado, entonces no has vivido…
Si Manuel H. no te ha retratado, entonces no has vivido…
Todas las páginas

- Manuel H., ¿Por qué la afición por los toros?

Yo nací cerca a una plaza de toros que había frente a la estatua de La Rebeca, hoy día, en la calle 25 con carrera 13. Me vinculé taurinamente por decirlo así, cuando era niño, como a los 10 años. El señor que manejaba la plaza nos dejaba entrar gratis. Ahí comenzó el ‘problema’ de la afición a los toros. Esa plaza la construyó el señor Ignacio Sanz de Santamaría, quien después importó toros desde España. Y comenzó a construir la plaza de toros actual. En ese entonces se llamó de San Diego y después de Santamaría.

Llegó la crisis mundial del 29 y del 30. El señor Santamaría estaba muy endeudado. Al cabo del tiempo no pudo pagar los impuestos y comenzaron a vender los toros españoles como carne para pagar la deuda. Como no pudo pagar los impuestos, el municipio de Bogotá embargó y se quedó con la plaza de toros.

- Esa parte del centro, donde está ubicada la plaza de toros es muy famosa. El ambiente taurino aún se respira en temporada...

Sí, es algo que aún predomina. Pero en ese sector también había otras diversiones, como en el teatro Olimpia, donde montaban un Ring de Boxeo y ese era uno de los espectáculos a los cuáles asistíamos. Recuerdo que Bogotá para esa época era pequeña y el sistema de transporte no era complicado. Sobre la calle 25 subía un tranvía, que llevaba al pueblo hacia el barrio Olaya Herrera, en el sur de la ciudad y otro hacia Chapinero, al norte. Ese punto de la ciudad, además de la Plaza de Bolívar y la carrera séptima eran muy concurridos desde esos años y desde siempre.

- ¿Cómo se metió en el mundo de la fotografía?

Mi padre me llevó a los 12 años a donde mi padrino Carlos García, que tenía una imprenta, la imprenta ‘Prag’. Allí me puso a llevar paquetes y a barrer. Era lo normal. Al cabo de un poco de tiempo, ya manejaba las máquinas de imprenta. De manera que mi profesión propiamente dicha era la de tipógrafo.

En ese tiempo había comprado una camarita, como en 20 pesos. Era muy sencilla, para tomar fotos en la casa. Era una cámara de cajón, cuadraditas, con dos lentes, uno para mirar y otro para tomar la foto. Yo tomaba fotos de la casa, de la familia, de los vecinos.

Entonces, mi tío Alfredo en Medellín me invitó a unas vacaciones. Estuve allá. Y tengo todavía la foto que le tomé en grupo a la familia. Se me ocurrió en ese momento firmarla como "Manuel H". No sé qué me impulsó a ello. Yo no tenía profesión de fotógrafo. La firmé como Manuel H.

- ¿Por qué Manuel H.?

Hay dos momentos para ello. Como tomo la vida por humor, un día nuestro Nobel, Gabriel García Márquez dijo que la ñ y la h no tenían servicio dentro del idioma y había que quitarlas. Por eso yo le dije que por qué se "metía conmigo, con la H, que por qué me la quería quitar (risas).

El otro momento fue en una entrevista con José Gabriel Ortiz, el del programa “Yo José Gabriel”, y a la entrada del estudio, de boca, me dijo ‘ya descubrimos cuál es el factor de la H. Tú eres Humberto’.

Y yo le contesté algo rápidamente, claro, con humor: ‘yo no soy Humberto. Cuando a uno lo bautizan no le piden concepto de qué nombre quiere. A mí me pusieron ‘Hermelindo’ y me daba una pena tremenda que me dijeran así y por eso lo cambié a Humberto’.

Si Manuel H. no te ha retratado, entonces no has vivido…- Manuel H. Veo aquí sus cámaras, todas las que han trabajado con usted desde hace más de 70 años. ¿Cuál es la cámara que más quiso y usó en esa época?

Hace 50 años usamos una cámara alemana de marca ‘Rolleiflex’. Usaba rollos de 120 milímetros y no 135 como las actuales, bueno, antes de las digitales. Cada rollo tenía 12 fotos y se ampliaban a 6X6 centímetros. No tenían teleobjetivo como las de ahora, ni motor. Con esa cámara fue con las que tomé los sucesos del nueve de abril. La gente rompía las vitrinas y era muy difícil acercarse por la falta de lentes, como el zoom. Sobre todo cuando estaban causando destrozos o matando a la gente. Sin embargo se lograron algunas fotos que están por ahí y se exhibieron en una exposición de la empresa de Gas. (Muestra las paredes de su estudio).