Edición 363

Y Ricardo Puga dijo adiós

PDFImprimirCorreo electrónico

Y Ricardo Puga dijo adiósCuando suponíamos que estábamos festejando los 85 años de Don Ricardo Puga, acabamos de enteramos, que hace ya algún tiempo falleció el hombre que hizo grande al Club Atlético Atlas.

Tres paros cardíacos seguidos ocurridos a lo largo de una semana,  debilitaron su cuerpo y, el 21 de Junio, justamente el Día del Padre, mientras dormía, pasó a la eternidad.

Y justamente él, que no tuvo hijos naturales pero sí tuvo miles de hijos que pasaron por su amado Atlas, fallece el Día del Padre. Como una ratificación de su designio y de su función en ésta vida.

La familia no ha querido que la noticia se supiese en su momento y agradece desde ya, todas las atenciones que han recibido a lo largo de la vida y saludan cálidamente, a todos los hinchas de Atlas.

No debemos estar tristes. Debemos estar felices de haber podido ser partícipes de su sueño y de su alquimia.

Debemos estar felices por haber acompañado a este hombre y haber sido gratificados con su amistad y sus enseñanzas.

Solo pido que él, desde donde se encuentre, nos ilumine y nos siga guiando a todos, para que continuemos con su obra y  hagamos TODOS JUNTOS, un Atlas más grande y en otras categorías.

¡Hasta luego Don Ricardo!

Y un día, todos fuimos Puga

Y Ricardo Puga dijo adiósEse hombre sencillo que, a pala y carretilla hizo de la nada un club, que multiplicó el agua y los panes como un Dios, que moldeó con el barro del área grande el corazón de miles de niños de Villa Crespo, de Chacarita,  de José C. Paz, de General Rodríguez, de… ¿de dónde no? hoy, siete de noviembre de 2009, juntó el alma de todos ellos y los unió en un apretado racimo seguro de que todos ellos seguirán su huella.

Y en este día, en ese estadio hecho a mano que lleva su nombre y al cual yo, hace ya más de dos años le he agregado el subtítulo de Santuario, hoy más que nunca se merece esa ostentación, hoy más que nunca te nombro: “SANTUARIO RICARDO PUGA”.

Y allí se vivieron momentos de pura emoción, de sentimiento abierto como las venas de esta tierra suramericana, cuando su sobrina Ester, el  esposo, Jorge, y su sobrino-nieto Sergio, entraron a la cancha rodeados por los Presidentes de otras épocas como Ramón Estapé, Tito Lopardo y José Luís Cordó y el actual presidente Rolando Boroski junto a otro grande de la institución como es Ricardo Cánepa y junto a ellos, Maxi Ambrosio, promotor de este presente de Atlas con su programa de televisión “La otra pasión”.

Boroski puso una ofrenda floral en el mástil y Cánepa, a quien Puga le delegó la misión por él emprendida, con pocas pero muy sentidas palabras dijo: “Puga, te agradecemos todo lo has hecho y estarás siempre presente en nuestros corazones”.

Y Ricardo Puga dijo adiósLuego la comitiva se dirigió hacia el centro de la cancha y allí, el actual presidente Boroski le entregó una placa a la sobrina de Puga, en reconocimiento por todo lo que “El Único” hizo por el club y le agradeció en su nombre y en el de todos los hinchas, la tarea realizada por su tío.

A continuación, Maxi Ambrosio le dio además, un ramo de flores y el agradecimiento del programa y de toda su gente.

Finalmente, la sobrina de Puga agradeció en nombre de toda la familia las muestras de amor demostrada hacia su tío y les pidió a todos, que sigan el camino trazado por él.

Los allí presentes aplaudimos y, mientras nos juntábamos en un eterno beso, desde la tribuna se oían los aplausos y los gritos nombrando a quien logró hacer de una utopía, una realidad.

Dos horas después, los jugadores vencían 2 a 0 a Juventud Unida y le dedicaban el triunfo a Don Ricardo y creo que todos en ese momento y en un rincón de nuestras almas, nos sentimos un poquito Puga y creo que en ese instante, asumimos más que nunca, la responsabilidad de seguir adelante con su quimera.

¡Qué mejor homenaje que el de poner a Atlas en la “C” y de tener un Atlas más Grande!

El hombre y su designio

Y Ricardo Puga dijo adiósY el Destino dijo:

-Irás a la Tierra y la tierra será tu símbolo y su color marrón que es la sangre misma de esa tierra, será el líquido amniótico que quedará impregnado en todo aquello que toques.

-Y serás un hombre solitario, hosco, introvertido y por momentos explosivo, autoritario, defensor de la verdad y de la honestidad y tus armas solo serán tu esfuerzo y tus manos.

-Y no tendrás familia, no te está permitido, pero un día se acercarán a ti una docena de niños y te pedirán ayuda y tú los complacerás, y a partir de entonces, vendrán a ti miles de otros niños y los que no vengan, tú irás a buscarlos y todos juntos harán historia, tú historia y la historia de todos ellos.

-Y tu vida estará plagada de intensos sacrificios y una lucha diaria que será desigual, pero no has de desfallecer, seguirás adelante a pesar de todo y de todos.
-Y hallarás caminos con muchas ingratitudes y pocos gozos y donde no haya caminos tú los construirás para que los que te sucedan puedan transitarlos.

-Y serás maestro y guía de niños y de jóvenes y nunca tendrás miedo porque la adversidad será tu aliada y la carencia de recursos un hábito.

Y Ricardo Puga dijo adiós-Y has de caerte miles de veces y otras tantas te has de levantar y cada vez que lo hagas, será con mayor ímpetu.

-Porque los otros, aquellos que sólo miran y nunca hacen nada, estarán esperando tu fracaso, pero como el fracaso tampoco te está permitido, tú lograrás los objetivos y los inútiles el desaliento y la vergüenza.

-Y llegará el día en que, discretamente, te apartes de la huella que tú mismo trazaste para que aquellos niños que educaste, prosigan con tu obra.

-Y entonces sí, con tu sueño concretado, con la palpable realidad de tu utopía, regresas al punto de tu partida con el deber encomendado cumplido y satisfechos todos los anhelos.

-Y allí te aguardará la gloria eterna y el reconocimiento inmortal y los miles de niños que tú cobijaste y ahora hombres, verdaderos hijos de una familia que nunca has tenido, venerarán tu nombre y santificarán tu obra.

-Y eso, querido RICARDO PUGA, es la felicidad.

Para vos, PUGA, por todo lo que me diste y le diste a todos los que pasamos por Atlas y por tu vida. In Memoriam. (31/10/1924- *21/6/2009).