Edición 371

Clásico capitalino en honor a Pelé

PDFImprimirCorreo electrónico

Clásico capitalino en honor a PeléEdson Arantes do Nascimento más conocido como Pelé, hizo el saque de honor en el primer clásico capitalino del año, amistoso y con entrada gratuita.

O Rey (el mejor entre los mejores), como es llamado por sus admiradores, fue el invitado de honor del primer clásico capitalino de fútbol de este año.

La visita realizada a Colombia por parte del mejor jugador del siglo XX y ganador de tres copas del mundo (1958, 1962 y 1970), es con motivo de promocionar la Copa Santander Libertadores en su aniversario número 51, y por ello el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), lo convocó para que inaugure el clásico capitalino entre Millonarios y Santa Fe.

El astro del balompié, que trabaja con la FIFA, es un hombre que realiza campañas alrededor del mundo para promover el deporte, especialmente el fútbol, y es considerado un emblema para la humanidad.

Pelé, como fue apodado desde sus inicios, es ciudadano de Brasil y del mundo, gracias a la gestión que apoya con la ONU. Es reconocido por ser Embajador del Deporte en el Foro Económico Mundial, en 2006, y por sus innumerables campañas publicitarias que lo han hecho merecedor para estar en la lista de los personajes más influyentes en el mundo.

Su vida ha cambiado desde que dejó la actividad de jugador de fútbol y pasó a ser uno de los integrantes de la FIFA. Es un ser humano y un elemento que la sociedad mundial admira, gracias a su comportamiento dentro y fuera de las canchas. El derecho de ser Embajador de Buena Voluntad de la UNICEF lo hace un ser dado al trabajo con la comunidad.

Clásico capitalino en honor a PeléSus gambetas las realiza ahora para obras benéficas y al desarrollo integral al que todo niño tiene derecho, ya que viaja alrededor del mundo para que su imagen sirva de ejemplo para la niñez y la juventud, y que su calidad de vida mejore, al dedicar su tiempo libre en la recreación y el deporte.

Este ex-futbolista de 68 años, es quizá el mejor jugador de la historia en el fútbol mundial –con el perdón de los argentinos por Maradona-. Después de su debut en el mundial de Suecia 1958, con apenas diecisiete años de edad, su carrera se convirtió en un sendero de mayores triunfos que derrotas. A pesar de que ha sido el único futbolista histórico suramericano que no jugó en ningún club de Europa, es el mayor goleador del fútbol mundial.

Este gran jugador histórico fue homenajeado el domingo, en el inicio del encuentro de los equipos capitalinos Santa Fe (primer campeón del fútbol colombiano) y Millonarios (campeón en trece ocasiones). De nuevo Pelé estuvo en el estadio Nemesio Camacho “El Campín”, cuando vino en 1968 con su eterno equipo el Santos a disputar un partido amistoso contrala selección Colombia juvenil de entonces. En ese partido, el árbitro Hernando “chato” Velásquez lo expulsó al creer que el “negro” fue quien le dio una trompada en el revuelo que causó su decisión de validar un gol colombiano. Fue tal la presión de la gente, que el chato tuvo que dejar de pitar y darle paso a un colega suyo que estaba en la tribuna. Y Pelé volvió a jugar, en un hecho inédito en la historia del fútbol mundial.

El rey luego vino a un seminario, en los 70, la caminata de la solidaridad, en 1980, y a otro encuentro futbolero en Cali, en los 90.

Aunque sólo hizo el saque de honor, porque ya no viste de cortos, los hinchas del buen fútbol aplaudieron al rey de la pelota, duélale a quien le duela, así sea ahora el monarca del marketing.