Edición 363

Devorando texturas y emociones

PDFImprimirCorreo electrónico

Devorando texturas y emocionesLa galería Casa Cuadrada en la cuidad de Bogotá es el escenario de una muestra artística, donde la variedad es el alimento que colma los ojos y los sentidos de los asistentes.

En una noche despejada de jueves, en donde el rugir de los autos, las insípidas luces, el ruido citadino y una gran cantidad de almas amantes del color, del blanco y negro, de lo conservador, de lo arriesgado, más los colados de siempre (como yo), se daban cita para degustar de un banquete visual, donde la diversidad era el ingrediente principal.

El calor y el sudor en mi frente me invadían, la galería en su interior era un hervidero en la que se cocinaban y se servían conceptos de todo tipo, tales como pinturas con un toque pop, pero con esa sazón personal de cada autor, por citar un ejemplo.

Devorando texturas y emocionesMi camino continuaba con dificultad por la concurrida presencia de otros hambrientos comensales. A medida que lo hacía, miles de sabores y sensaciones se hacían presentes en mi paladar mental. El video, materiales de todo tipo, figuras de comics pero en un escenario que a mi modo de ver los mostraba oscuros en sus personalidades.

Una de las partes que más disfrute al saborear esta expo fue cuando observé con asombro y emoción, una vieja consola de juegos de video y una colección de juguetes en plástico con los que solía pasar el tiempo. En segundos me transporté a mi época de niñez, un sobresalto sorprendente y agradable.

Devorando texturas y emocionesLa mesa estaba servida. Era lo más parecido a una cápsula del tiempo para mí. En uno de los tantos trabajos que detallé aparecía como protagonista uno de los miembros de los ya extintos Ramones  (grupo de punk, rock) que marcó mi juventud, al igual que materiales, íconos, productos y personajes que me cautivaron en su momento y otros que aún lo hacen.

No hace falta estar graduado en artes plásticas, cine, cocina, ni ser Comunicador Social y Periodista, tener un peinado raro, vestir llamativo, saber quien es Giorgio De Chirico (pintor europeo) ni mucho menos fumar pipa, colocarse una boina en la cabeza o autodenominarse intelectual para visitar una galería o un museo con el fin de calmar esa hambre de ver, apreciar y palpar para finalmente nutrir el alma.

Esta muestra estará abierta hasta mediados del mes de febrero del 2010. Es bastante recomendada y entretenida. Aconsejable llevar mucho apetito por descubrir cosas nuevas.