Edición 372

Bogotá con olor a selva

PDFImprimirCorreo electrónico

Bogotá con olor a selvaLa Vorágine fue, es y seguirá siendo una de las obras más emocionantes y destacadas de la literatura colombiana. Creada por el escritor huilense José Eustasio Rivera, en la que narra de manera cruda y envolvente la guerra por la supremacía de la industria del caucho, trayendo como consecuencias: muerte, miseria, avaricia y violencia.

Desde el pasado mes de noviembre del 2009 la espesa selva se ha trasladado a la capital de Colombia, con motivo de la exposición dedicada a revelar las intimidades y recorrid, de Arturo Cova (protagonista de la Vorágine) y los personajes que encierran la revoltosa historia maquinada por don José Eustasio.

Uno de las primeros detalles que percibí, cuando llegue a la Biblioteca Nacional para advertir la muestra fue el asombroso ambiente que los organizadores le quisieron imprimir como: mapas del recorrido en el piso, segmentos del libro en las paredes, fotografías alusivas, antiguas ediciones del libro, para hacer sentir a los presentes que eran testigos de una verdadera y real aventura.

Bogotá con olor a selvaCada fragmento de la exhibición era una travesía llena de indígenas sometidos, caudalosos ríos, colonizadores abusivos, más la infaltable historia de amor.

Sentí en algún momento al recorrer la trocha (camino angosto) que podía ser tragado por la jungla o caer en manos de cualquier bandolero, pero afortunadamente eso sólo fue fruto de mi imaginación.

Para terminar de dar un toque de buen gusto y maestría se realizaron unos cortos visuales, en los que se narraba con gran ímpetu y determinación todo lo referente a esta gran novela. 

Bogotá con olor a selvaHan pasado más de 80 años desde que se publicó esta historia, llena de corrupción, egoísmo, abusos y terror desenfrenado, que con el respectivo toque de literatura, refleja la realidad en Colombia, donde a decir verdad no ha cambiado mucho, es el mismo contexto pero ahora es más corrosivo y enfermizo.

Sólo queda por invitar a la gente a esta exposición que estará abierta al público hasta el mes de marzo del 2010, y es de acceso gratuito. Gran esfuerzo el del Ministerio de Cultura al realizar eventos de tan alto nivel.

Recuerden llevar sombrero para el calor y machete para cortar la maleza.