Edición 359

Anorexia, los vacíos de la sociedad consumista

PDFImprimirCorreo electrónico

Anorexia, los vacíos de la sociedad consumistaLa anorexia, la visión (un poco más allá) de un trastorno obsesivo compulsivo, ahora no es una enfermedad, ¡es una moda!

La publicidad, los medios, el mundo, el origen del consumismo por causa del hombre y la poca opción que da a las adolescentes (en especial), es algo que aunque no se vea reflejado en la mayor parte de la población mundial, sí marca algunos casos, donde la solución quizá en ocasiones es esperar la muerte.

Más allá de ser considerada una enfermedad de la mente, la anorexia es una moda impuesta por la misma onda donde se han creado estereotipos de “mujer moderna”, con tallas de ropa menores quizá a su biotipo o su estado anímico.

Los trastornos obsesivos compulsivos (TOC) son considerados alteraciones y desordenes mentales o de personalidad. En los casos de mujeres anoréxicas, es más al temor a subir de peso, o peor aún, por moda generada desde las grandes pasarelas alrededor del mundo.

Los grandes diseñadores y la sociedad de la moda decidieron desde hace algún tiempo dar una nueva forma de atracción visual, para que sus prendas sean solamente vestidas por mujeres delgadas, sin tener en cuenta que las vidas femeninas (en desarrollo), han tomado estos modelos de existencia y comportamiento.

Las causas pueden ser varias para verse envueltas en un caso de anorexia, pero lo que ha hecho que estos casos aumenten, ha sido la posibilidad de ganar dinero fácilmente, al incluirse en una carrera de “glamour y protocolo absurdo”, como la industria del modelaje.

Anorexia, los vacíos de la sociedad consumistaEn consecuencia, los nuevos prototipos de estas compañías expertas en vanidad, sugieren a las jóvenes estar delgadas si quieren lucir sus prendas en las grandes pasarelas, especialmente para el mercado europeo; sin importar que las aspirantes sean delgadas por genética, ocasionan un vacío o un deterioro de su crecimiento integral y social, cohibiéndolas de la alimentación sana, porque sus eslogan no son más que frases de cajón para que se vean bellas.

Su parte física, cuando padecen de anorexia, inicia un cambio (en deterioro), genera trastornos y efectos secundarios hasta en su comportamiento y la visión que tienen del mundo cuando deciden salir a enfrentarlo. La vanidad ocasiona pérdida de identidad cuando

no se maneja con cuidado, la delgadez extrema es un síntoma de indiferencia social, negarse a aceptarse como tal es un efecto de las políticas de la moda y la publicidad.

La sociedad, en ocasiones se niega a creer que las grandes marcas manipulan el desarrollo de la pubertad a la adolescencia. La televisión, las revistas dedicadas a los temas de la moda y de farándula, se empeñan en mostrar cuerpos cada vez más delgados, donde las figuras (al parecer esbeltas) no son más que patrones de seguimiento por causa de la publicidad de mercados volátiles y nocivos para la salud y para la vida misma. ¿Cuántas noticias y campañas hemos escuchado o conocido para frenar este mal social y que al final quedan en nada? Importa es vender.

Con la evolución de la tecnología, también se han creado programas de diseño audiovisual, donde las fotografías de las modelos antes de salir a la luz pública, son retocadas por algún programa, haciendo su cuerpo más que perfecto, como si fuera un monumento a la belleza, mas no una obra perfecta de arte (no en su funcionamiento).

Anorexia, los vacíos de la sociedad consumistaLas tallas corporales no miden la capacidad de avance del hombre. Una persona es más perseverante según su actitud y capacidad intelectual, y no porque sea usado como señuelo para promocionar fastuosas fragancias, prendas, maquillajes, lentes, etc. Y ni hablar de la estética facial y corporal, que ahora usa mayor publicidad que maravilla a los ojos humanos y degrada a las personas que son vulnerables frente a las compañías de marcas reconocidas.

Recuerdo que hace un tiempo, despidieron a una modelo internacional debido a que sus fotografías publicadas en una revista fueron retocadas con photoshop, quizá porque es una “campaña” en contra del problema de anorexia y bulimia, que está atacando a las jóvenes de la mayoría de los países en que se tiene acceso a la publicidad, sobretodo en las grandes redes sociales.

Para minimizar esta tendencia, la educación es importante. Generar mejores hábitos fortaleciendo la creencia en nuestra juventud es clave para evitar mentes vacías y facilistas, mediocres o simples, pues cuando se tiene una vida en proceso y abierta a todas las posibilidades para ser éxitoso, estoy seguro que dedicarse a una carrera como la del modelaje no será un atentado hacia la salud y el bienestar personal, en cualquier sentido.

Puedo pensar que el círculo de la moda no pagará un tratamiento de anorexia, si alguno de sus colaboradores se ve envuelto en el problema (infortunadamente), puesto que no estaría generando beneficios económicos sino pérdidas, sin importar la vida humana. Tal

vez sea cierto para alguna forma de venta la popular frase que dice: “el que no muestra no vende”, pero no se debe olvidar la otra que reza “los ojos ven lo que la mente quiere ver”.