Edición 368

Sobre barcos y vidas

PDFImprimirCorreo electrónico

Sobre barcos y vidasTengo que decir unas palabras sobre vos. ¡Como si fuera tan fácil hablar de tu persona!

Es lo mismo que tenga que hablar sobre el mar, con sus olas y sus tormentas; con sus bordes sobre las playas y con sus profundidades insondables. Ese mar lleno de microscópicos seres y de enormes criaturas. Un mar tan simple y tan complejo a la vez.

Un mar que por fuera trasmite la expresión máxima de la libertad y de lo infinito, pero que también guarda los misterios más grandes de la humanidad.

Un mar plagado de tesoros, por fuera y por dentro. Ese mar que respira belleza y su sabor, es como es la sal de la vida.

Sobre barcos y vidasYa ves, no es tan sencillo hablar sobre vos.  Me veo como Marco Polo transitando sobre tu pecho en busca de nuevos horizontes, o como Colón descubriendo un mundo ajeno.

Me siento Alejandro Dumas en un velero solitario surcando tu destino, o como un viejo corsario con pata de palo recorriendo islas perdidas en medio de la nada, o del todo.

También, soy el Titanic urdiendo en tus entrañas para hallar tu fondo lleno de purezas y de verdades recién inauguradas.
En fin, yo soy como la tierra que rodea y contiene a ese mar, por momentos arrebatado y en otros, plácido como el sueño de un bebé en la cuna.

A veces, me supongo que ese mar, es el que contiene a la tierra. Y tal vez sea así.