Edición 363

Desempleados en Colombia, víctimas de algunos empresarios

PDFImprimirCorreo electrónico

Desempleados en Colombia, víctimas de algunos empresariosUnas cifras que indican un nivel de desocupación en la población, no son más que el resultado de los gobiernos que invierten más en la guerra que en lo social; donde los empresarios (algunos) aprovecharon la situación y han generado desempleo.

Toda persona debe ser un valor agregado para la sociedad, sobre todo cuando es mayor de edad (según el país la edad varía) y puede ejercer el derecho a trabajar. Lastimosamente en Colombia se ha convertido en un círculo vicioso, el despedir empleados y a los que se quedan laburando les dan las funciones de quienes han despedido y por el mismo sueldo.

El gobierno tramitó una reforma ante el Congreso donde se decidió bajar el pago triple dominical y festivo solamente al doble, las horas extras también bajaron en su pago. Esas medidas, adoptadas en 2002-2003 se tomaron “supuestamente” para generar empleo y dar incentivos a los empresarios que le dieran validez.

Desafortunadamente, algunas empresas dijeron estar de acuerdo y lo que hicieron fue ocasionar desempleo y adicionar labores a los  funcionarios que quedan en sus compañías.

Desempleados en Colombia, víctimas de algunos empresariosEsta medida, mal tomada, tiene ahora a Colombia con un nivel de desempleo del 14.6%, en febrero de este año (según registro DANE), pero cuya realidad es mayor que las cifras.

Los colombianos, muy ingeniosos, pujantes y dispuestos a no permitir morirse de hambre, se suben a los buses a cantar, vender dulces, recitar poemas, improvisar trovas, todo para seguir en la búsqueda del dinero y así alimentar a sus familias y seguir sobreviviendo. Son los colombianos del “rebusque” los que hacen parte del subempleo que ya asciende a la cifra de seis millones seiscientas veintinueve mil personas, donde son más creativos, intentan ganarse la vida día tras día, para no delinquir, aunque algunos lo hacen, por necesidad, por maldad o quizá por “hobbie”.

Son tres millones ciento veintiocho mil personas desempleadas, de las cuales 298.108 ingresaron a esta situación tan sólo en el último mes.

Pero es absurdo mirar la situación en otros países similares a Colombia donde las personas, sin importar su edad, su experiencia o inexperiencia, sí son valor agregado para sus Estados. Conozco casos donde las personas con 60, 70 y hasta 80 años de edad siguen trabajando y son ese valor agregado para la sociedad y la industria, mientras que, en Colombia, tener 25 años no es garantía para conseguir trabajo, y a eso se le pueden sumar los profesionales recién egresados que aún no tienen experiencia laboral ni de su profesión, solamente el tiempo de sus pasantías. Por eso son rechazados y crecer sin un laburo estable y tener más de 25 años empieza a ser preocupante, primero de forma personal y luego para la sociedad.

Desempleados en Colombia, víctimas de algunos empresariosY como si fuera poco, los que tienen un empleo (no todos), no están satisfechos en él, ya sea por el salario, por la sobrecarga laboral o por el ambiente mismo dentro de su labor.

El incremento al salario mínimo es un irrespeto y un gesto indigno para la población colombiana. Para este año subió en 3.64% lo que equivale a $515.000, teniendo en cuenta que sube la canasta familiar, el arriendo, los servicios públicos, las pensiones académicas (en colegios y universidades privadas), entre otros. Para 2009 era de $497.000, solamente se incrementó en $18.000 y los empresarios aún así se quejan de la baja productividad y que el alza es exagerada, pero no tienen en cuenta que sus empleados se ven obligados a seguir laburando por una miserable suma todo por la necesidad de subsistir.

Por otra parte, el sector financiero colombiano para el año anterior ganó la suma de 8.65 billones de pesos aproximadamente, y aún así, le quitan las casas a personas que han pagado más de dos veces el valor  total, o llevan casi 20 años cumpliendo con esa obligación financiera para no ser reportados en las centrales de riesgo como CIFIN y DATACRÉDITO.

Desempleados en Colombia, víctimas de algunos empresariosTambién los embargan cuando no cumplen con sus pagos de tarjetas de crédito o créditos de libre inversión, y ahora se han inventado un programa de microcréditos para pequeños empresarios y personas del común; lo que muchos no han entendido es que solamente son fachadas  para generar endeudamiento económico, porque al sector financiero no le interesa el desarrollo y bienestar de los ciudadanos, sino seguir llenando sus arcas, gracias a la ingenuidad de los que necesitan, y tal vez no quieren hacer parte de las listas de deudores morosos.

La situación de desempleo colombiano puede seguir incrementándose en los próximos meses. Algunos en tiempos de elecciones presidenciales confían su voto a candidatos, que en su programa de gobierno dan a conocer alguna alternativa “salvadora” para minimizar esta situación, que cada vez es más preocupante.

Y como en algún momento lo mencionó mi gran amigo Emigdio Collante (el meteorólogo y culto personaje), “el hombre ya no vive para trabajar,  sino trabaja para vivir”.