Edición 369

No me gusta el fútbol

PDFImprimirCorreo electrónico

No me gusta el fútbolEl futbol ha sido (hasta hace poco) un deporte exclusivamente masculino. Desde la infancia se nos enseña que este es para los niños, y las niñas deben jugar con muñecas; por lo tanto es de esperarse que los hombres lo practiquen y gusten más de él.

Se avecina el mundial de futbol y para nadie es un secreto que este deporte y todo su espectáculo no es del agrado de muchas mujeres (no todas). No se trata de una cuestión de entendimiento del deporte, puesto que la mujer tiene la misma capacidad intelectual que el hombre, y hay tanto buenas hinchas, como buenas jugadoras; más bien, personalmente, me parece aburrido.

No me gusta el fútbolReconozco que la práctica de este deporte y la expectativa del mismo, tienen muchos aspectos positivos, por supuesto, el ejercicio físico, la disciplina y el esfuerzo, adicionalmente puede llegar a ser emocionante ver a un grupo de hombres compitiendo por meter un balón en un arco, sin embargo esto nunca me cautivó.

Recuerdo los mundiales pasados como el de Francia 98 en el que veía a mi abuelo, a mis tíos y a mi mamá todo el tiempo viendo futbol; en ese entonces yo tenía 7 años y para mi, cada partido duraba una eternidad, en la que, además, no percibía muchos cambios, la mismas voces que narraban, la misma publicidad una y otra vez, el mismo verde y unas figuritas que corrían, pero lo que más me molestaba, era que la programación cambiara completamente.

No me gusta el fútbolNo critico esta pasión, ni el deseo de ver o asistir a algunos partidos; sin embargo, y como lo mencionan muchas mujeres, me parece patológico el hecho de que algunos vivan en son de esto; padres que no comparten lo suficiente con sus familias porque les es más gratificante ver los partidos, jugar el fin de semana y luego compartir unas cervezas con los integrantes del equipo; y ni hablar de quienes durante los mundiales cambian por completo sus hábitos y tienen la posibilidad de verse todos los partidos, dejando de lado el trabajo, aislándose por completo del mundo y de quienes no comparten su pasión; en otras palabras el gusto se transforma en una completa adicción.

No me gusta el fútbolDesde otro punto, el futbol mueve masas, por lo tanto mueve dinero y bastante, se crea a su alrededor toda una economía que va desde las inversiones y contratos que mantienen los torneos, hasta los derechos de trasmisión y el mismo hecho de pagar una entrada, desplazarse al estadio y hospedarse como lo harán millones de personas en este mundial que, además, son compradores de camisetas, manillas, gorras, afiches, balones, entre otros bienes y servicios relacionados.

No me gusta el fútbolPor lo tanto, es paradójico que un espectáculo de tal magnitud, como Sudáfrica 2010 se realice en ese continente, uno de los más pobres del mundo; sin embargo, no hay que desconocer que la FIFA promueve la campaña “Ganar en África con África”, que invierte 70 millones de dólares en todo el continente, y en donde la mayor parte del dinero está destinado a la construcción de canchas, y el apoyo de ligas y asociaciones de futbol africanas, dejando de lado aspectos mucho más vitales; pero esto es solo un síntoma más de que la riqueza o más bien los recursos se encuentran muy mal distribuidos y hasta la gente común se olvida de satisfacer sus necesidades básicas por conseguir entretenimiento.

*Estudiante de Sicología en la Universidad Konrad Lorenz.

*Información extraída de: http://es.fifa.com/aboutfifa/worldwideprograms/wininafrica/developingthegame.html