Edición 371

Batallas de “El Álamo” y “La vuelta de Obligado”

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Batallas de “El Álamo” y “La vuelta de Obligado”
Batalla de la vuelta de Obligado
Un gaucho histórico
Todas las páginas

Batallas de “El Álamo” y  “La vuelta de Obligado”América Latina está de conmemoración con los doscientos años de los gritos y movimientos independentistas de la corona española, allá por el incipiente siglo XIX. Argentina no es la excepción del llamado “bicentenario”. Aquí su historia por nuestro corresponsal en Bueno Aires.

En la historia de los EEUU y de Argentina, figuran dos momentos trascendentales y gloriosos, en donde la capacidad de “morir por un ideal” no ahorró ni una gota de sangre por defenderlo.

Se trata de las Batallas conocidas como “El Álamo” (EEUU) y “La Vuelta de Obligado” (A) y es notable las semejanzas entre ambas.

El solo hecho de participar de un combate, es de por sí un alarde de heroísmo (¿por qué no de locura, también?) y en donde el combatiente se despoja de todo sentimiento egoísta y se entrega a la causa con su alma y con su vida.

Batallas de “El Álamo” y  “La vuelta de Obligado”En todas las batallas hay héroes y sucesos que conmueven por su lealtad y honor, pero en éstas dos que hoy nos convocan, fue tal la magnitud de heroísmo demostrada por los contendientes -sobre todo de los ubicados en el bando minoritario-, que la historia de los dos países lo remarcan como uno de los días más gloriosos y un símbolo de dignidad y patriotismo para las generaciones futuras.

“El Álamo”, era una pequeña misión rodeada de unas pocas y pobres viviendas, ubicada en el pueblo de San Antonio, en la por entonces provincia mexicana de Coahuilla y Texas, hoy estado de Texas, Estados Unidos.

En ese lugar -a los pobladores se los retiró para que no corran peligro-, se atrincheraron los soldados liderados por el Teniente Coronel, William Barret Travis y los milicianos secesionistas texanos liderados por Jim Bowie (quien fuera creador del famoso y legendario cuchillo de monte que lleva su nombre) y que bregaban por la anexión de Texas al territorio de los EEUU.

Batallas de “El Álamo” y  “La vuelta de Obligado”Esta pequeña avanzada se enfrentaba al poderoso ejército de México a las órdenes del General Antonio López de Santa Anna, con la misión de detener el avance de las tropas mexicanas para darle más tiempo al General Sam Houston, que trataba de afirmarse para dar la estocada final. Suceso que ocurriría cuarenta y cinco días después de la batalla de El Álamo, cuando Houston, en la batalla de San Jacinto, sorprende, derrota y captura al General y Presidente mexicano Santa Anna, quien firma el Tratado de Velasco, que supuso la retirada de las fuerzas mexicanas, la independencia de facto de Texas y el germen de la futura guerra entre México y Estados Unidos.

En la misión, transformada en fortificación por los texanos, había 187 hombres (aunque algunas fuentes elevan su número hasta 257, incluyendo voluntarios civiles de última hora que no constarían en las listas oficiales) sumando la guarnición original de algo más de 150 hombres y otros 32 voluntarios que se unieron iniciado el asedio. Estaban provistos de 21 cañones, aunque de menor calibre que los del ejército mexicano y más escasos de munición.

El ejército de Santa Anna tenía 4.000 hombres y su artillería constaba de 20 cañones de varios calibres.

Batallas de “El Álamo” y  “La vuelta de Obligado”El asedio duró trece días y se desarrolló según las tácticas militares de la época. Los mexicanos fueron atacando las posiciones avanzadas texanas y desalojando a los defensores, que quemaron las granjas y casas aisladas y se encerraron dentro de los muros de la misión-fortaleza.

Luego, avanzaron progresivamente bajo el fuego de la artillería de los defensores, estableciendo posiciones sucesivas cada vez más cercanas a los muros de la misión.

Mediante un bombardeo continuo y varios amagos de asalto se mantenía la tensión de la guarnición mientras se la iba desgastando y se creaban brechas para realizar el asalto final.

En la mañana del 6 de marzo de 1836, los mexicanos divididos en cuatro columnas, atacaron simultáneamente a la fortificación por los cuatro puntos cardinales.

Las fuerzas texanas fueron derrotadas y todos murieron en la batalla, solo se salvaron los civiles no combatientes (mujeres, niños y esclavos) quienes fueron respetados y se les permitió marchar libremente.

Batallas de “El Álamo” y  “La vuelta de Obligado”El número de bajas mexicanas trepó hasta los 900 muertos y 400 heridos. Estas cifras muestran a las claras con qué valor pelearon los texanos.

Todas las fuentes coinciden en que Travis murió combatiendo, mientras que Bowie murió cosido a bayonetazos en su lecho de la enfermería.

En el combate, perdió la vida otro singular personaje de la historia norteamericana como lo era el explorador y político David Crockett, que aportó a ese pequeño ejército, 45 montañeses Tennesianos.

“El Álamo”, está considerada como la mayor gesta de la historia local del estado de Texas y un hito en la formación de los Estados Unidos y, desde entonces, se mantiene viva la frase de Sam Houston: “Remember El Alamo” = “Recuerden El Álamo”. Años después se acuñaría moneda texana con ésta frase.