Edición 371

Tributo al periodista deportivo Ampelio Liberali - Entre su obra literaria, se destacan:

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Tributo al periodista deportivo Ampelio Liberali
Entre su obra literaria, se destacan:
Todas las páginas

 

Entre su obra literaria, se destacan:

-Historietas Whitenses, donde cuenta historia de viejos pobladores y el cosmopolitismo de los inmigrantes, y en donde no falta su visión ante la llegada de barcos durante los gloriosos años de una Argentina - Granero del mundo.

-Historietas Comercialinas, dedicada al Club Puerto Comercial, del cual su padre y sus tíos fueran miembros fundadores. Los colores verde y amarillo representaran a la tuna en flor que se encontraba en el patio de su casa en la calle Mascarello.

-Dante Panzeri - Entretelones, aquí, Ampelio Liberali, demuestra todo su cariño y todo su respeto, hacia quien fuera su gran amigo y maestro. Son anécdotas de los momentos vividos junto a Dante y uno, al releerlo, nunca termina de asombrase del pensamiento lúcido y adelantado de Panzeri. Una verdadera joya que muchos “supuestos” periodistas deportivos deberían leer.

-“60 Años de Fútbol Mundial” - EEUU 1994, apareció poco antes del inicio de ese inolvidable evento y editado en formato de revista. Mostraba las estadísticas puntillosamente elaboradas de todos los mundiales de fútbol, desde 1930 hasta 1990.

Un trabajo que le llevó a Ampelio Liberali, muchos años de elaboración y en el cual ayudé a su terminación, edición y distribución del mismo.

Tuvo una buena acogida por lo estricto del trabajo, pero lamentablemente, ese año también salió una guía parecida editada por Clarín y que se vendía junto al diario. Si bien la obra de Ampelio era mejor en cuanto a la parte técnica y estadística, la de Clarín era más lujosa, en forma de libro y tuvo mayor difusión.

De todos modos, fue una obra memorable del insigne periodista, de la cual aún poseo, media docena de ejemplares. Toda una joya inhallable.

 

 

 

Pensamiento vivo de Ampelio Liberali

-“Generalmente estoy en desacuerdo con los abogados. Tristes experiencias me inducen a desconfiar. Pero se ha producido una excepción. Y el doctor Carlos Valiente Noailles (h.), con su carta publicada en LA NACION el 11/7 me ha reconciliado.

“Se refiere Noailles a un concepto vertido por el licenciado Juan Antonio Lázara –carta anterior–, en la que expresa su tristeza “porque algunos alumnos llegaron tarde a su clase con motivo de un partido de fútbol”. Y agrega que por eso se han perdido la oportunidad de admirar la obra de Brunelleschi, Miguel Ángel o Rafael.

-“Personalmente me encantaría asistir a una clase del licenciado Lázara sobre tan calificados y admirados artistas. Tengo la seguridad de que eso contribuiría a atenuar en parte mi ignorancia acerca de la labor imperecedera de aquellos genios de la humanidad que en buena ley se han ganado la gloria.

-“Pero esa sensación no se iba a perder por una razonable y tolerante postergación de unos minutos ante un suceso deportivo que –en este caso– se produce cada 4 años.

-“Ignorar –o tratar peyorativamente– la trascendencia popular del fútbol no deja de ser una expresión de discriminación. El fútbol se ha transformado en un sentimiento universal. Si ha llegado a conmover a millones de seres en todo el mundo hay que aceptar que alguna virtud debe de tener.

-“No creo aquello de que «las mayorías nunca se equivocan» porque generalmente son las que más y más frecuentemente se equivocan (y de eso tenemos sobradas muestras), pero tampoco me siento inclinado a despreciar el entusiasmo, la vocación sana y desinteresada de tantos ciudadanos del mundo que viven el suceso futbolístico con tanta pasión y tan sincero sentimiento.

-“Negarles ese derecho no es, precisamente, una manifestación cultural.”