Edición 373

Adiós al gusano - El prócer del mal

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Adiós al gusano
CAPÍTULO 18…
El prócer del mal
Todas las páginas

El prócer del mal
Adiós al gusanoPara ello, varios periodistas de la cadena estuvimos en el Caguán cuando el proceso ya estaba en marcha, al menos los editores en ese entonces, como el periodista Henry Rodríguez Chacón, quien asegura que lo del Caguán fue uno de los procesos informativos de mayor relevancia que Radionet emitió, “con todas sus angustias y anécdotas”:
Algo que nunca olvidaré fue el Caguán, en donde Radionet mandaba, pues teníamos los detalles del proceso… Fuimos los primeros en entrevistar a ese “prócer” que se llama Mono Jojoy…
Una tarde, hacia las seis, Tirofijo nos dijo “bueno me voy, se hace tarde y de pronto me sale la guerrilla”…
Incluso hubo para anécdotas:
El extinto Raúl Reyes convoca a una rueda de prensa. Y como ocurría casi siempre, la citó en un lugar que se llamaba La Sombra, distante muchos kilómetros de San Vicente del Caguán. Yo había llevado el satelital y un ingeniero de sonido. Mientras ese ingeniero buscaba satélite para llamar a Bogotá, acerqué mi grabadora a Reyes, pues comenzó la rueda de prensa en medio de una algarabía de cámaras y micrófonos. Reyes empezó a leer el comunicado que estaba encabezado así: “Las Farc suspenden el proceso de paz con el gobierno nacional…”. Usted se podrá imaginar los rostros pálidos de todos los periodistas, pues estábamos ante una bomba noticiosa del tamaño universal. Y en un lugar desde donde nadie podía comunicarse con Bogotá. Mi ingeniero hacía su esfuerzo y nada. El muchacho de Caracol (Álvaro, no recuerdo apellido) también tenía su satelital, pero estaba sólo así que él mismo tenía que buscar señal, marcar e informar…
Adiós al gusanoPara no agrandar la historia, mi ingeniero logró señal, me pasó el teléfono, yo informé que las Farc suspendían el proceso de paz y lanzaron el “extra”. Los colegas suspendieron preguntas y dejaron que Reyes nos hablara en directo (fue un gesto inolvidable, no por Henry, sino porque era Radionet). Gran chiva. Y el muchacho de Caracol nunca pudo comunicarse con su gente y ¡se cagó en los pantalones! Leyó bien: se hizo popó en los pantalones, cosa que yo creí que no pasaba. Es decir, comprobamos que esa expresión “me cago del susto” podía ocurrir. El muchacho corrió hacia los árboles para asearse… (Rodríguez Chacón-2008).