Edición 363

El burgués que hace reír en el Libre de Chapinero

PDFImprimirCorreo electrónico

El burgués que hace reír en el Libre de ChapineroRecorrido por uno de los teatros que aún subsisten para y por las artes escénicas en la capital. Temporada de marquesina y neón, a partir del 16 de mayo.

Eran las 6:15 de la tarde del 10 de mayo y yo aún estaba en Transmilenio; ni  siquiera en el F14 que me llevaba a la estación de la 45 en donde había quedado de encontrarme con mi amigo y colega de Buque de papel, Daniel Rodríguez Díaz, sino en el alimentador.

Por fin, después de correr, porque la obra empezaba a las 7:30 p.m. y de superar todas la pruebas que exige usar el trasporte público en Bogotá, llegamos al Teatro Libre de Chapinero. Cuando desembarcamos vimos que a pesar de ser solamente el pre estreno, estaba llena la placita contigua al teatro, y nos causó curiosidad que eran militares: tenían unas sudaderas azules con rayas en los lados de los pantalones que recorría de la cintura hasta los tobillos y las chaquetas decían: “Ejercito”, en letra roja; unos pocos estaban uniformados con el tradicional camuflado.

Daniel y yo vimos un vendedor ambulante y le pedimos dos cigarrillos, fumamos mientras veíamos que la gente entraba lentamente. Minutos más tarde nos acercamos a la entrada del teatro y Natalia Ramírez, asistente de dirección de la obra, y con quien hablé ese mismo día en la mañana, había dejado nuestros nombres amablemente anotados en una lista de invitados; nos anunciamos con el encargado y nos hizo seguir.

Subimos al segundo nivel del teatro en donde nos tenían reservados lugares, esperamos que sonaran los dos timbres para empezar a entrar a la sala y nos sentamos. La función empezó a las 8:15 p.m.

Salió Ricardo Camacho, el Director de la obra  al escenario para informar al público de que época era la obra. Hizo a grandes rasgos una introducción y agradeció al público su presencia. Luego empezó la función. 

La obra

El burgués que hace reír en el Libre de Chapinero“El Burgués Gentilhombre” de Moliere, fue escrita y actuada en el siglo XVII y ahora llegó a las tablas del Teatro libre de Chapinero.

La obra habla de un burgués rico, interpretado por Jean Claude Bessudo (empresario, dueño de Aviatur) procedente de una familia de padre comerciante y quien por eso se queja de que su educación nunca fue buena. 

El Sr. Joudain, como se llama este burgués, trata obsesivamente de conseguir un título de nobleza que le permita ser de la  alta sociedad; contrata  maestros que le enseñan las artes de la filosofía, danza, música, y  un maestro de armas, quien le enseña esgrima. Tiene también a un sastre,  quien le hace los más locos y sobrecargados atuendos que  lo dejan en ridículo por su extravagancia.

Este noble burgués en su afán de ser alguien se deja manipular y robar su dinero de un supuesto amigo, el Conde Dorante, quien es el que le mete en la cabeza todas las ideas disparatadas y quien además de robarlo sin vergüenza alguna, también pide a la mujer de la que está enamorado hacerse la interesada en las cortesías de Jourdain para obtener más dinero. Éste, entre otros muchos descabellados momentos en los que se pone a prueba la salud mental del burgués, son los que el público recibe a carcajadas.

Terminó la función. Salimos con Daniel del teatro, tomamos algunas fotos y pedimos al mismo vendedor ambulante otro cigarrillo; hacía mucho frío. Eran más o menos las 9:50 p.m. Finalmente caminamos hacia la calle más cercana por donde pasaban los taxis y tomamos uno.

La obra de “El Burgués Gentilhombre” será estrenada este 16 de mayo a las 7:30 de la noche, en el Teatro Libre de Chapinero. Es una muy buena opción para los amantes del teatro y para quienes les gusta la comedia.