Edición 369

Falcao García: el tigre que no muerde en casa

PDFImprimirCorreo electrónico

Falcao García: el tigre que no muerde en casaCreo que más del 80 y pico por ciento de los colombianos que ama el fútbol anhela ver que el equipo nacional sea campeón o que la selección triunfe, pero desde que empezó la eliminatoria al mundial de 2002, la tricolor empezó a tener un descenso futbolístico que nos dejó viendo tres mundiales seguidos por TV (Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010).

Razones hay muchas, pero mirándolo desde un punto más especifico el problema siempre fue el gol; o la falta de este: la esencia, el premio del balompié.

En el fútbol los partidos son impredecibles, un equipo puede jugar muy bien tácticamente pero si no mete goles no sirve para nada. Antes teníamos “recursos” individuales, la magia de algunos como Tino Asprilla, Víctor Aristizábal, el “tren” Valencia, Iván René Valenciano, respaldados por el gran Pibe Valderrama, entre otros.

Falcao García: el tigre que no muerde en casaEso no quiere decir que los delanteros del nuevo milenio sean malos o troncos, porque de hecho han triunfado en los clubes donde jugaron o aún lo hacen, como Juan Pablo Ángel, Tressor Moreno, Hugo Rodallega y Radamel Falcao García. Es algo raro lo que le sucede a Falcao, porque es el goleador de su equipo, Porto, de Portugal, pero desgraciadamente el panorama en la selección es diferente. Tan solo un gol marcado en la pasada eliminatoria.

Pero en realidad el problema no es por el físico del jugador, o la falta de técnica o que no tenga olfato goleador ¡no! El problema radica en quién le  ponga el balón.

Falcao es de esos delanteros que van ligados a un creador para que este lo ponga a correr con un pase al vacío y unos laterales que desborden por los costados y tiren un centro preciso al área chica a la zona de candela, a  las 5 con 50; Hoy no existe en la selección ese creador que, como se dice, la ponga como con la mano, y menos laterales que logren atacar con precisión.

Falcao García: el tigre que no muerde en casa¿La responsabilidad? Primero recae en el técnico Hernán “bolillo” Gómez,  quien luego de un año de tener la selección a su cargo no ha logrado encontrar el hombre de las ideas claras, ni los laterales que piensen rápido. Sigamos rajando de los laterales. En la eliminatoria a Corea, se usó durante toda la competición a Gerardo Bedoya, jugador antioqueño caracterizado por su juego fuerte y luchador, pero sin gran  velocidad (bueno, la ha ido perdiendo con la edad). Como creador se echó mano de varios jugadores que solo tenían la chispa en sus equipos, como Giovanni Hernández , que aunque su agilidad y respuesta eran buenas, no tenía una gran precisión en los pases y casi siempre jugó como un volante por el costado.

Mayer Cándelo fue otro de esos jugadores que tuvo paso fugaz por la selección; aunque no era muy veloz ni tenía una gran respuesta, la precisión de sus pases hicieron que se pusiera la casaca número 10. Lamentablemente tenía demasiados altibajos y quedó marcado por la goleada de la juvenil en Londrina, contra Brasil por 9-0 en los preolímpicos. Tuvo que ser reemplazado. Ya para la eliminatoria de 2010 se utilizó un número record en las eliminatorias: 54 jugadores. No hubo proceso.

Falcao García: el tigre que no muerde en casaEl técnico designado, Jorge Luis Pinto, enfrentó esa eliminatoria con la  mezcla de lo que traía Eduardo Lara, con la selección sub-20 y su proceso con Cúcuta Deportivo, que le permitió llegar a la semifinal de la Copa Libertadores en 2007, eliminado por el campeón de ese año, Boca Juniors. Pero hubo un jugador que sí acertó en su convocatoria y me refiero al barranquillero Macnelly Torres. ¡Qué buen volante!, con calidad, toque toque, y todo lo que debe tener un volante de creación (respuesta, precisión, agilidad, calidad, actitud, técnica).

Las primeras fechas de la eliminatoria no se perdió y la mayoría de los goles ocurrieron por asistencias de Torres. Entonces no pueden decir que no hay volantes de creación, porque jugadores como él no se consiguen tan fácilmente; ese es el jugador que le puede abrir la puerta al gol de la selección.

Falcao García: el tigre que no muerde en casaObvio, no  puede solo, tiene que tener complementos como lo es su compañero de equipo, Dorlan Pabón, quien definitivamente puede ser la mano derecha de Falcao en la parte de arriba. Para que las meta,  Macnelly se las tiene que poner, o armar una pared con Dorlan; y para que eso pase, tiene que haber una muralla en medio campo que puede liderar Freddy Guarín, compañero de Falcao en el Porto y con un rendimiento notable. No obstante, ni siquiera es nombrado por el “bolillo”.

Guarín puede ser la columna vertebral de la selección con el fin de llegar a  Brasil 2014.

Así que me queda por decir, que el técnico tiene muchas opciones para lograr un equipo fuerte en ataque, porque en defensa estamos bien.

Pienso que la ofensiva de la selección Colombia debe empezar con una línea de tres volantes (uno de marca y dos por los costados), un enganche (Macnelly Torres), un media punta (Dorlan Pabón) y aunque muchos crean que es un tronco y que no va a meter goles en la selección, el que debe tener el puesto de goleador, sin lugar a dudas,  es Radamel Falcao Garcia.