Edición 353

Pequeños OVNIS se toman alrededores de El Campín

PDFImprimirCorreo electrónico

Pequeños OVNIS se toman alrededores de El CampínEra un día de esos en Bogotá  en los que no llovía pero la noche era fría como cuando uno abre el congelador ¡y sale ese chiflón! Salí de mi clase de producción de radio  bastante tarde, a eso de las 9:00 p.m. y por suerte me equivoqué de bus (sí, por suerte, porque si no me hubiera equivocado no estaría escribiendo estas líneas).

La tabla del bus decía Campin, pero en realidad mencionaba  la parte de arriba, o sea la de la carrera 24. Me bajé y camine. Afortunadamente la calle 53 estaba bastante poblada, debido a que ahora tiene  su propia “zona rosa”. Yo estaba  bastante contento, porque caminar es muy buen ejercicio y ya cuando me quedaba una cuadra para llegar a la carrera 30, me acordé que con una colega, un día pasamos a la misma hora en taxi y nos percatamos que detrás del El Campin había gente corriendo y moviéndose de una manera extraña, pero chévere.

Pequeños OVNIS se toman alrededores de El CampínDecidí ir hacia ese lugar y averiguar qué era tanto meneo. La verdad no me importó la hora, era tarde, y si llegaba en la madrugada, de todas maneras iba a destender la cama. Cuando llegué me encontré con al menos 15 muchachos, de un promedio de edad cercano a los 20 años.

Luego empecé a caminar mas lento y de pronto mire hacia el cielo y vi que se me acercaba lentamente un objeto volador no identificado (¿un OVNI?) hasta que cayó y se deslizó hasta mispies. Escuché un grito que me dijo “todo bien ¡una tiradita ¡”. En ese momento me acordé de mi época de estudiante de colegio,cuando todos los recreos eran diferentes, no siempre el “metegol tapa” ni “la lleva”; esos juegos me parecían tan aburridos, porque son siempre la misma vaina ¡Qué mamera! yo prefería jugar un deporte mas dinámico, donde todo el cuerpo se estimula y se aísla de todos los problemas cotidianos; me refiero al “ultimate”.

Pequeños OVNIS se toman alrededores de El CampínPopularmente se le denomina frisbee o disco volador, pero esto tiene su "tumbao". El juego comienza con dos equipos de 7 jugadores y el objetivo es anotar en un arco. El disco tiene que pesar más o menos 175 gramos. Resulta que cuando vi el disco chocar contra mis pies no dudé en tomarlo y lanzárselo y decirles que si me dejaban hacerles unas preguntas, Me les acerqué, aunque creo que confiaban en mí porque sabían que eran 20 contra uno. Si de chistoso les hago la broma y les decía que los iba a atracar me hubieran podido... bueno, no estaría escribiendo esto.

Pequeños OVNIS se toman alrededores de El CampínLo único que alcancé a preguntarles fue, cada cuánto se hacían detrás del estadio y si hay un torneo donde se juegue ultimate. Contestaron que todos los días por la noche debido al buen espacio que hay  y sí, que en julio hay un torneo realizado en Medellín, el Metropolitano de ultimate. Luego sin importar la hora me puse a hacer unas “lanzaditas” y de paso me enseñaban las reglas que son muy parecidas a las del baloncesto, en donde no se puede doblar (mantener el disco por mas de dos pasos) hasta que me dio por mirar el reloj y vi que faltaban 10 minutos para las 11 de la noche (mi madrecita me iba a cascar).

Así que me despedí y corriendo con el disco y ya a una distancia bastante larga (más o menos el largo que tiene el estadio desde lateral norte hasta lateral sur lancé el disco con todas las fuerzas que me quedaban luego de una día pesado de estudio. El ovni parecía una estrella fugaz en un cielo despejado y estrellado.

*Estudiante de Comunicación Social de la Universidad Sergio Arboleda, de Bogotá.