Edición 352

La pasión de hacer teatro está en las universidades

PDFImprimirCorreo electrónico

La pasión de hacer teatro está en las universidadesEl día fue largo pero soleado. Estuve muchas horas pensando en que tenía que ir a Casa Teatrova para recolectar la información necesaria de esta pequeña crónica. No sabía exactamente en donde quedaba y mi  jefe medijo que era en la 24, con 4a, entre 4ª y 5ª; “pilas con los ladrones”, concluyó.

Almorcéy me dispuse a buscar mi información. Tenía un buen referente y era que queda cerca de la universidad Jorge Tadeo Lozano, así que sabía cómo llegar y que una vez estuviera ahí, podía preguntar sin problema en donde era.

Así fue. Cuando llegue a la Tadeo le pregunte a un vigilante quien amablemente me respondió: “eso es por la 4ª A” y me dibujoen el aire, con la mano, las indicaciones que luego puse en práctica. Derecho hasta la esquina, giro a la izquierda, en la esquina a la derecha, camino hasta una construcción y al lado de la carnicería efectivamente decía “Teatrova”, en letra de color vinotinto sobre una pared blanca rustica.

La pasión de hacer teatro está en las universidadesEn la puerta vi la programación del 12 Festival de Teatro Universitario, ASCUN, y un pequeño cartel con la información básica que se necesita para que la gente vaya a ver las obras. Di un paso, miré hacia adentro y me encontré con una rampita que iba a dar a una especie de cafetería al lado derecho, que por cierto en ese momento estaba absolutamente vacía, y al lado izquierdo unas mesas con sus sillas, para que el público pueda comer algo mientras espera que empiece la función y cuando termina. Al fondo de la rampita se veían personas moviendo cosas.

En la cafetería me encontré con Kadir Abdel, un hombre que apiñaba papeles y los metía luego en un sobre de manila. Pensé que el momento era bastante teatral, como todo en ese lugar. Me presenté, le estiré la mano y le comenté lo que quería saber. Apiñando aun sus papeles me dijo: “ya te atiendo.Siéntate”.

La pasión de hacer teatro está en las universidadesEsperé un momento mientras miraba la programación y anotaba las universidades que se estaban presentando, la Piloto de Colombia, San Buenaventura, la Javeriana, la Agraria de Colombia, CIDCA, la Central, UNITEC…cuando iba en la mitad de la programación Kadir me dijo:” bueno, ahora sí¿qué necesitas?” Le pregunté sobre el festival universitario, porqué era en Teatrova, desde hace cuánto se hacía, qué universidades participaban y cuál era el objetivo de este festival.

Kadir me dijo que él no podía darme toda la información que yo necesitaba,  porque Teatrova prestó la sala este año para que no hubiese diferencia en cuanto al sitio de representación, que todos se presentaran en la misma y que estuvieran en igualdad de condiciones para la selección.Me dio el teléfono de la Universidad INCCA de Colombia para que me comunicara con los encargados del festival. Efectivamente llamé y me contesto en la extensión que me había dado Kadir, Karen Corredor, monitora del medio universitarioy ex integrante del grupo de teatro de su alma mater.

La pasión de hacer teatro está en las universidadesEl festival lleva ya 12 años, en donde con esfuerzo se ha sacado adelante. Desde hace 4 años la INCCA está encargada de la organización del evento. El objetivo de la universidad es solamente crear un espacio de esparcimiento y para compartir con otras universidades, además de querer apoyar el talento y mostrarlo a todo el país. Este año se organizó en Teatrova porque se quería hacer en un solo sitio. Este festival es a nivel regional, luego se escogen los grupos que competirán a nivel nacional con el resto de universidades.

Entre todo el programa hay obras conocidas como “Divinas Palabras”, de Ramón del Valle Inclán y Montenegro;“Los papeles del infierno”, de Enrique Buenaventura; “En el camino Real”,  de Anton Chejov, entre otras, que harán experimentar al público el teatro con pasión y devoción absolutas.

Todo un hito en la realización cultural de la escena universitaria.

*Estudiante de Comunicación Social en la Universidad Sergio Arboleda, de Bogotá.