Edición 371

Nos gusta jugar con nuestro amigo Many

PDFImprimirCorreo electrónico

Nos gusta jugar con nuestro amigo ManyTras una larga entrevista que le realizaron a Many Mouré, bajista y fundador de los Toreros Muertos, donde reveló hechos importantes para la banda, como la ocasión en que fueron invitados a tocar a una fiesta para narcotraficantes, y las ocurrencias de Pablo, Many se vio invadido por algunos fans y periodistas que queríamos realizar un reportaje o sacarle alguna palabra.

 

Un día antes del contacto, decidí que era más fácil agarrarlo en el hotel Tequendama, durante uno de los conversatorios que organizó Rock al Parque, que en el mismo evento, porque sabía que después del show, los otros medios estarían presentes y sería más difícil registrar la voz de Mouré en mi grabadora.

Corrí hacia el frente del salón donde se realizó el conversatorio y le pedí a Many unos minutos. Un hombre corpulento me contestó “por favor, que sea corta que nos tenemos que ir”, a lo que Mouré no prestó atención y comenzamos a entablar una conversación y cuando vi el momento oportuno prendí mi grabadora.

Nos gusta jugar con nuestro amigo Many-Ustedes son icono total del rock en español ochentero, sin embargo se han visto expectantes muchos jóvenes que nacieron en los 90 y quienes los admiran, ¿Qué se siente que la juventud recuerde con ustedes una época que no vivió?

Yo creo que la culpa fue de los padres. En aquella época no había tanta economía; de ahí se viene que se mantenga durante tantos años un mismo disco, porque ese trabajo no es como hoy en día que se consume; cada disco tiene 3 meses de vida y se acabó. Aquella no, los padres de estos chavales, solo tenían para un par de discos, y esos discos se convirtieron en culto, ¿por qué? Porque lo que más oyes, más disfrutas. Como hoy en día: ¿qué disco se te ha quedado grabado, si a los 3 meses te lo han cambiado por otro hit de Shakira? En aquella época no, en aquella época un disco tenía una vigencia de más o menos 2 o 3 años.

-¿Qué esperan ver en la escena bogotana que no vieron hace 20 años?

Esperamos ver lo mismo, que la gente se lo pase bien, que salten y que disfruten.

Nos gusta jugar con nuestro amigo Many-¿Es cierto que en algunas canciones como “Mi agüita amarilla”  hay una influencia literaria?

Aunque la hay, en “Mi agüita amarilla” no se ve tanto, más bien en la frase “dejadme llorar a orillas del mar” viene de ahí. Pablo no lo tiene muy claro, porque cuando compones, al principio tú crees que todo sale de tu tintero y yo muchas veces cuando estoy componiendo digo: “esto me suena” y pasan meses hasta que caigo de dónde he copiado de dónde he mamado, de nosotros mismos algo se añade, pero realmente la información es externa; luego uno va usando esa información y creando a partir de ella. De allí vendrá “dejarme llorar a orillas del mar”.

-Hace un momento dijo que conoció a la persona a la que le compusieron Pilar, ¿Hay algún Javier?

Ah, pues yo no creo que haya alguno; hay muchos, porque allá en España hubo una época, un despliegue. Como nadie se casaba y todo eran relaciones esporádicas, de esa época, hay muchos Javieres y muchos hijos de los Javieres.

Nos gusta jugar con nuestro amigo Many-Manny, para acabar, ¿Qué sigue después de Rock al Parque? ¿Tienen planes juntos?

Ahora volvemos a España. No, yo me quedo aquí a ver si tomamos un poquito, para ir a disfrutar al país, viajar por Colombia, y regresar a España. Pablo tiene que seguir con su serie, y por ahí se habla de una gira en Estados Unidos, nada por Colombia.

-Un Saludo a nuestros lectores del Buque de papel…

¿Buque de Papel? ¡Ah qué bueno!, me gusta. Un abrazo y saludo a todos los lectores.