Edición 371

La tarea es elegir

PDFImprimirCorreo electrónico

Este año que pasó, encontré en mi camino a muchas personas que teniendo en sus manos, todas las oportunidades de levantarse y dar un vuelco positivo a sus vidas, eligieron inconscientemente no hacerlo, muchas de ellas por miedo a arriesgarse a tomar decisiones y muchas otras por no creer en ellas mismas.

Si tú eres una de esas personas, que cree no poder romper el círculo vicioso en el que has caído, quiero que entiendas y comprendas que nunca es tarde para cambiar y que hay miles de oportunidades, no importa cual sea tu situación ni donde estés, si abres tu mente y tu corazón.

Hoy quizás puedes estar sintiéndote triste, melancólico, vacío, deprimido y lleno de rabias, rencores o miedos por las cosas que sucedieron en el pasado, pero quizás por el contrario te  puedes estar sintiendo feliz, alegre, lleno de ilusiones y proyectos que quieres realizar.  En cualquiera de los dos casos hoy  tienes la posibilidad de elegir en cual quieres estar.  Porque al igual que un pintor, tienes una gran paleta de múltiples colores para pintar el cielo o el infierno, y tienes el libre albedrío para escoger a cual de ellos entrar.

Con el pretexto de que el año nuevo llega nos llenamos de ilusiones, sueños, promesas y grandes expectativas que al poco tiempo en la gran mayoría de los casos se desmoronan y nos causan un sinsabor y un gran vacío.  Entonces la pregunta es muy sencilla: ¿Por qué generalmente nos pasa lo mismo? ¿Por qué nos auto engañamos al buscar culpables externos en lugar de mirarnos hacia adentro en profundo silencio, evaluando cómo estamos viviendo nuestras vidas? Yo les quiero preguntar hoy, si ustedes están dispuestos realmente a cambiar su manera de pensar, y a soltar en manos de Dios sus vidas, porque el verdadero cambio comienza justamente aquí y ahora.

Si cambiamos nuestra forma de pensar, Dios puede cambiar nuestras vidas.  Si continuamos albergando en nuestra mente pensamientos de miedo, angustia, dolor, tristeza, sufrimiento y fracaso no podemos esperar que Dios nos llene de confianza, amor, alegría, bienestar y triunfos.

Hoy es un nuevo día.  El pasado ya pasó y no volverá.  No importa cuanto hayas sufrido o que esté obstaculizando la realización de tus metas.  Hoy es el día en que tienes que elegir actuar con consciencia y no permitir que tu pasado decida cual va a ser tu futuro. Si  has estado caminando en círculos desde tiempo atrás, rumiando pasado, hoy es hora de que te muevas con fe, pasión y amor dejando de lado una vida de mediocridad.

Por eso toma conciencia, elige, decide, planea y actúa hoy como si fuese el último día de tu vida, y además busca como impactar el mundo a través de tu servicio amoroso a los demás, no importando como y donde te encuentres. Ora y medita como si todo dependiera de Dios, pero actúa consciente e inmediatamente como si todo dependiera de ti.

Espero que este mensaje haya llegado a tu corazón, fortalezca tu espíritu y lo puedas compartir con tus seres queridos.

Y recuerda … Nunca, nunca jamás dejes de soñar.