Edición 363

Acabarán con café Richmond en Buenos Aires

PDFImprimirCorreo electrónico

Acabarán  con café Richmond en Buenos AiresSe ha descrito como la esquina más británica de Buenos Aires, un punto de referencia una vez frecuentado por escritores como Graham Greene y Jorge Luis Borges . Pero el gran viejo Cafe Richmond, donde hasta hace poco poderosos políticos se entremezclaban con bohemios, está siendo sustituida por una tienda deportiva Nike.

Miles de personas han firmado una petición contra la apertura donde se encuentra el café hoy, en la calle Florida, el paseo peatonal y uno de los principales atractivos comerciales y turísticos de la ciudad.

"Es horrible" dijo Robert Cox, ex editor del diario en inglés Buenos Aires Herald y un consumidor neto de café desde que llegó de Londres, hace 50 años. "El Richmond fue el único lugar en el que podría obtener una taza de té decente", afirmó.

Acabarán  con café Richmond en Buenos AiresDurante los años 20 y 30 el Richmond vio nacer al grupo "Florida" de artistas, con Jorge Luis Borges entre ellos, y que se reunió allí con regularidad. El escritor Graham Greene fue otro visitante frecuente y el Richmond aparece en su obra "El Cónsul honorario", su bestseller de 1973 y que más tarde fue llevada al cine protagonizada por Richard Gere y Michael Caine. "El Richmond, incluso ahora, sigue guardando los ecos de la presencia de Greene", dijo Cox.

A las afueras del café, hace varias semanas cientos de transeúntes hicieron cola frente a un escritorio improvisado donde se recolectan firmas para exigir su reapertura. "Es parte del patrimonio de la ciudad", dijo Tomas Vaccaro, un abogado. María Christensen, una turista de Chile aseguró que "es una tradición que nunca debe morir".

Entre tanto voceros de la firma deportiva Nike, en Argentina , dijeron que se había aprobado una propuesta para instalar una franquicia en el edificio.

Felicitas Castrillón, portavoz de la compañía, dijo: "Hay un compromiso para preservar la fachada."

Acabarán  con café Richmond en Buenos AiresEntre tanto el editor del suplemento de arquitectura nacional del diario Página 12, Sergio Kiernan, aseguró que ese compromiso no es suficiente. "El problema no es la fachada. El problema es que el Richmond es uno de los 60 cafés históricos protegidos por las leyes de la ciudad. Es una catástrofe de relaciones públicas", dijo.

La difícil situación del Richmond dominó los medios locales. Incluso, para asegurarse que el Richmond no volverá a su antiguo esplendor, su interior fue desocupado, sin importar si las leyes de la ciudad se aplican y no permiten la apertura de la tienda deportiva. Hasta sus sillones de marca Chesterfield Conte, en cuero, ya fueron sacados del interior. Además, la cámara de seguridad fue descompuesta para que no registrara quién retiró el mobiliario.

Es contra la ley", dijo Mónica Capano, de la Comisión de Preservación de Patrimonio de la ciudad. "El Richmond es uno de los lugares emblemáticos de Buenos Aires", agregó.

Acabarán  con café Richmond en Buenos AiresInaugurado en 1917, el Richmond gozaba de buena salud y no se esperaba su cierre. "Todo esto es comercialmente estúpido", dijo Kiernan. "El café estaba siempre abarrotado", declaró.

"Están destruyendo una parte del corazón de Buenos Aires,", dijo Cox.

-Información suministrada por la agencia AFP.