Edición 352

Consejo de Estado responderá pronto a curadores

PDFImprimirCorreo electrónico

Habría pronta respuesta de Consejo de Estado a demanda de curadoresEl Presidente del Consejo de Estado, Mauricio Fajardo Gómez afirmó que habrá una rápida resolución a la demanda interpuesta por los curadores de Colombia hace 17 meses y que busca despolitizar los concursos de méritos cuya potestad legal hoy tienen los alcaldes colombianos.

En diálogo con Buque de Papel, Fajardo Gómez afirmó que el Consejo trabaja a marchas forzadas para lograr superar la represión de miles de procesos que son vitales para el país, como el de los curadores.

"Lo único que puedo decirle es que tenemos el mayor interés y el mejor propósito en que todos los asuntos, y este en particular, sean sometidos a conocimiento del Consejo de Estado en la forma más rápida posible y superar la enorme congestión que nos aqueja", declaró. Hasta el momento el Consejo no ha decidido si acoge o descarta la demanda, incluso.

Reconoció que el asunto reviste la mayor importancia para el país, el funcionamiento de la administración pública y para el desarrollo urbano de las ciudades colombianas.

Por su parte, el presidente del Colegio Nacional de Curadores, Farid Numa, afirmó que mientras no haya un rápido pronunciamiento de fondo por parte del Consejo de Estado a la demanda que interpusieron hace 17 meses, se van a seguir presentando irregularidades en los concursos, como ocurre a lo largo y ancho de la geografía nacional.

"Una cosa son los argumentos jurídicos que están sobre la mesa desde hace más de un año y medio y que el Consejo puede en su sabiduría y mandato legal revisar cuando quiera, pero estamos muy preocupados porque hay una situación de hecho que se registra en todo el país: los llamados concursos de méritos para nombrar curadores en el país se están adelantando de manera irregular, faltan a la ética pública con las reglas hechas a la medida de candidatos relacionados con los alcaldes, y con manejos poco claros por no llamarlos de otra forma", declaró Numa.

Aclaró que la respuesta del magistrado Fajardo no soluciona esta situación de hecho y pidió de nuevo al máximo tribunal de lo contencioso en Colombia una decisión de fondo sobre la demanda que interpusieron hace 17 meses, porque es el único organismo en el país que tiene la potestad de suspender lo que sea irregular, como los concursos de méritos. "Los demás organismos de control acompañan, vigilan, supervisan, pero es el Consejo de Estado quien tiene un poder real para frenar esta situación que pone en grave riesgo el desarrollo ordenado de las ciudades y las deja a mercede de intereses oscuros", puntualizó.

Respuesta

Habría pronta respuesta de Consejo de Estado a demanda de curadoresLos curadores urbanos de Colombia esperan una decisión de fondo por parte del Consejo de Estado, con respecto a la demanda que hace 17 meses, estos funcionarios a través de su apoderada, radicaron ante este

tribunal, contra los artículos del decreto 1469 de 2010, que permite a los alcaldes hacer y definir los concursos de curadores en todo el país.

De acuerdo con el Colegio Nacional de Curadores, en cabeza de su presidente Farid Numa y vicepresidente, Álvaro Ardila, el silencio del Consejo de Estado es preocupante, porque los concursos poco claros y manipulaciones en sus bases continúan sin que haya transparencia ni claridad.

Ante el silencio del Consejo de Estado, los curadores urbanos 2 y 3 de Bogotá pidieron el acompañamiento de los organismos de control, en el concurso de méritos número SDP-CU-003-2011, para las curadurías 2 y 3 en la ciudad. Solicitaron además, suspender o aplazar el concurso hasta que haya una claridad meridiana al respecto.

Por eso, y luego de conocer varias irregularidades en las bases del concurso, número SDP-CU-003-2011, de la Secretaría de Planeación Distrital, los curadores solicitaron el seguimiento y acompañamiento de la Procuraduría General de la Nación, Contraloría y Veeduría Distritales, y la Personería Distrital, en el concurso.

El actual curador número dos de Bogotá, Álvaro Ardila presentó una nueva solicitud a la Secretaría de Planeación para suspender o aplazar el concurso.

Ardila ya obtuvo respuesta de la Veeduría Distrital que pidió a la Secretaría de Planeación tomar cartas en el asunto. Dice que es importante que la alcaldesa de la ciudad, Clara López se pronuncie al respecto y no solo delegue únicamente a Planeación la definición del tema. De igual manera enviará una carta a la ministra de Ambiente,

Beatriz Uribe, pidiendo también respuestas a las irregularidades denunciadas. Incluso radicará este martes  una acción de cumplimiento y posiblemente una tutela, para agotar todas las instancias legales. La Personería distrital y la Procuraduría también ya están detrás del proceso.

Medidas

El riesgo de politización en la designación y nombramiento de los curadores urbanos en Colombia sigue latente, hasta tanto el Consejo de Estado se pronuncie sobre la demanda interpuesta hace más de 17 meses que busca subsanar este error jurídico e histórico.

Así lo indicó la abogada Gloria Ortiz, quien interpuso la demanda contra varios de los artículos del decreto 1469 de 2010, que entre otras medidas, delegan a los alcaldes colombianos la responsabilidad de señalar las bases de los concursos para elegir a los curadores urbanos, a través, entre otros mecanismos, de convenios con universidades especializadas en este tipo de concursos de méritos.

Habría pronta respuesta de Consejo de Estado a demanda de curadores"Hay serias fallas y denunciadas irregularidades en dichos procesos, como en Bogotá, en donde las bases del concurso pueden ser modificadas en cualquier momento por la Secretaría de Planeación y pueden ser cambiados los requisitos para ser curador, de acuerdo con la voluntad y a juicio de dicha entidad", dijo. La recepción de propuestas para el actual concurso de curadores 2 y 3 de Bogotá cierra este martes 8 de noviembre, en la tarde.

Indicó que existen cuatro grandes fallas, entre otras, derivadas de la indebida reglamentación de los concursos de méritos (únicamente puede ser regulada por una ley, que a la fecha no ha sido expedida) para curadores:

La primera, es que se exigen requisitos adicionales y superiores a los demás aspirantes para los curadores en ejercicio, que pretenden ser redesignados. Esto rompe el principio de igualdad clave en los procesos de selección por méritos.

La segunda, "es que los alcaldes pueden señalar las inhabilidades para el equipo de trabajo de las curadurías. Con esa facultad resaltan inhabilidades para curadores y se manipulen los concursos al impedir, que buenos candidatos lleguen a estas entidades, o redireccionar los resultados de los mismos", dijo.

La tercera falla, dijo, es que los alcaldes tienen la facultad para cambiar las bases de los concursos en cualquier momento, hecho que implica un cambio en las reglas del juego durante el tiempo del concurso y por decisión discrecional. Y la cuarta falla es que no se establece un régimen de incompatibilidades para los particulares que hacen las bases de los concursos y los desarrollan. Por esto, es perfectamente posible que las directivas del concurso puedan trabajar posteriormente en las mismas curadurías que eligieron.

Afirmó que en otras ciudades también se están fijando requisitos desproporcionados e irrazonables para las realidades de sus localidades. Por ejemplo, en Montería se pidió un ingeniero de sistemas, experto en telecomunicaciones, para las labores de curaduría. Y en Bogotá, es la única ciudad del país donde se exige un ingeniero catastral, cuyo perfil profesional no tiene razón de ser dentro de una curaduría.

Indicó que "pese a la gravedad de la situación presentada en los concursos de méritos y a la gran cantidad de acciones de tutela que se van a presentar por estas irregularidades, y de que se ha solicitado en múltiples oportunidades un pronunciamiento de fondo del Consejo de

Estado, después de 15 meses de instaurada la demanda, aún no tenemos admisión de ella".

La historia del lío

El meollo del asunto radica en que no existe hoy en Colombia un Estatuto del Curador que regule, controle y defina los alcances de sus funciones, ni que establezca las reglas claras de juego para el proceso de selección y nombramiento y demás funciones propias de la actividad, tal y como lo exige la ley 810 de 2003.

La figura del curador urbano se creó por el decreto 2150 de 1995, a raíz de la grave crisis de corrupción que existía en el país en la expedición de licencias de construcción, remodelación y desarrollo urbanístico de las ciudades. Por tanto, con buen tino, se decidió que profesionales del sector privado, y no servidores del Estado, asumieran funciones públicas, en este caso, la expedición de las licencias urbanísticas, y demás actuaciones.

"Pero por esa misma concepción, hoy no hay un estatuto que reclaman los mismos curadores, donde se establezcan las reglas claras de juego para su designación y elección y que no todo quede al capricho de quienes tienen en sus manos el proceso de elección", puntualizó la abogada Ortiz.