Edición 363

María Teresa, palenque y poesía

PDFImprimirCorreo electrónico

María Teresa, palenque y poesíaAyer recibí de manos de su autora un regalo de Navidad. María Teresa Ramírez, poetisa negra, oriunda de Corinto, Valle, con sangre yoruba, congo y carabalí, me ofrendó su poemario "Triunfo", en edición bilingüe en el dialecto palenque: "Mabungú".

Estaba radiante con este libro que el Ministerio de Cultura le ha publicado por medio de Apidama Ediciones en su plan de lectura y escritura "Leer es mi cuento". "Triunfo" es el cuarto libro de María Teresa y el segundo que se aproxima a los terrenos del palenque. Ediciones Embalaje del Museo Rayo le había publicado en 2008 "Abalenga", Hermosa estrella.

María Teresa, mujer de barro y oro negro, ha amasado los recuerdos de cadenas, fugas, látigo y marcas de fuego en las carnes. Ha regresado hasta el Palenque de San Basilio y ha convivido con sus congéneres y ha aprendido a hablar en palenquero. Es una mezcla de jergas negras de etnias del Congo, Ghana y Angola, Benín y tribus como la Bantú, Kuba, Suku, Zulú, Mossi, Bamileke. Por siglos los palenqueros han conservado cantos, costumbres y lengua de los refugios en donde los cimarrones sobrevivieron a sus amos crueles.

El dialecto o lengua Palenque es un conjunto de palabras, fonemas y letras, que los cimarrones crearon para guardar en el destierro los sonidos y voces de sus ancestros. No es una lengua completa y hasta el día de hoy los estudiosos no han determinado una gramática uniforme. Sin embargo, el trabajo de historiadora de la egresada de la Facultad de Historia y Filosofía de la Universidad del Valle es meritorio pues ha logrado rescatar, para el quehacer poético, un acervo suficiente de vocablos con los que nos presenta un poemario que canta y narra las costumbres íntimas negras.

María Teresa, palenque y poesíaMaría Teresa Ramírez Nieva, llegó bailando con boleros y cofia, en 1988 a Roldanillo, al Encuentro de Mujeres Poetas Colombianas y el Museo Rayo con Ediciones Embalaje le publicó el libro La noche de mi piel. Desde entonces la poesía negra en boca de mujer se enriqueció al lado de Irene Zapata Arias y Blanca Ortiz de Sánchez en las antologías y la historia de la poesía en Colombia. Llegaron luego Mary Grueso Romero, María Elcina Valencia, Lucrecia Panchano, María de los Ángeles Popov, Yurani Taborda Castillo, Jenny Sofía Rodríguez, Paulina Cuero Valencia y otras.

Triunfo trae escritas en sus hojas de plátano pequeñas historias de primos que van a sembrar plantas nativas y árboles de sombra, de gentes que van a comer arroz, cerdo y asadura, mondongo, bollo de yuca y rico pez."A semblá:/ pamma e planda/ chanandunga y arelité/ a né a tan semblá/ bumbú bumbú/ y nkbungú./ Cuenta lo que pasa en casas de brujos/, distinguidos por su sabiduría/, sabiduría antigua y futura/, tocan el desgastado tambor/, ellos encuentran: pájaros agoreros/, plantas mágicas, hechizos/ y culebras doradas venenosas/.

El sonido de las palabras palenques es sonoro como tambor, suenan como las trenzas con chaquiras que se bambolean distraídas al caminar. Moro, morocho/, mochorokosito,/ bó a tan ndrumí,/ bó a tan ndrumí,/ bó a tan kayá,/ kolasó mi./ Moro, morocho/ niñito desobediente./ Vas a dormir.../ vas a dormir.../ Calladito, calladito,/ corazón mío.

La poesía que ha entretejido María Teresa Ramírez altiva, es tierna, intimista, "huele a perfume de suerte, a tigre y venado, a torito bravo y burrito". Albricias, poetisa, por este libro en viejo lenguaje al que le pones ropa nueva y luciérnagas en el ojal.