Edición 369

Verano loco y un lobizón en General Rodríguez

PDFImprimirCorreo electrónico

Verano loco y un lobizón en General RodríguezAlgunos memoriosos han de recordar lo ocurrido en aquel verano de 1970, cuando la ciudad de General Rodríguez se vio conmocionada con la filmación de una película protagonizada por el conjunto musical más rimbombante de aquel momento: Los Iracundos.

Lo que se transcribe a continuación, es rigurosamente cierto. Los datos son de primerísima mano y yo mismo, fui ocasional protagonista de algunos momentos de la historia.

Todo había comenzado a principios de 1969, cuando un grupo empresario en el Uruguay, vio como un negocio interesante y lucrativo, el hacer una película con Los Iracundos, que era la banda musical más popular y taquillera del momento.

El rotundo éxito del conjunto, del tema Puerto Montt, impulsó a éstos empresarios a buscar en Chile, otros interesados en poner el dinero necesario para el film, con la excusa que como Puerto Montt es un bellísimo lugar del sur chileno, se mostrarían sus paisajes y se potenciaría un importante caudal de público trasandino.

Unidos ambos grupos, buscaron un guionista que haga el libro cinematográfico, mientras tanto, viajaron a Argentina para contactarse con una productora que se haga cargo de la realización de la película.

Por aquel entonces, la productora de films publicitarios más importante, la que arrasaba con todos los premios internacionales y la que realizaba las publicidades más reconocidas, era "Top Level", cuyos dueños eran los cineastas Fernando Arce (El techo de Soldi; Yavi, capilla en la Puna; Cuatro pintores hoy) y Alberto Fisherman (Las puertitas del señor López, La clínica del Dr. Cureta, Los días de junio, De la misteriosa Buenos Aires, Las sorpresas, Players vs. Ángeles caídos). Además, en la empresa había dinero como para costear la producción del film, lo que cerraría el círculo con las otras dos partes.

Sus oficinas se hallaban en la calle Maipú al 800 y el séptimo piso del edificio, era una usina inagotable de ingenio, de creatividad, de "fuego sagrado", que mantenía a todos sus integrantes, en un sitial de honor al que solo acceden los mejores.

La empresa se apoyaba en uno de los mejores productores que hubo en el país: Bernardo Zupnik (hoy exitoso empresario en Distribución de películas), acompañado por Mateo E. Giordano, muy reconocido en el ámbito de la publicidad por lograr cosas imposibles.

Y se apoyaba también, en un grupo "de elite" para quienes no existían los obstáculos, en una época en donde no había computación, ni digitalización o el HD y todos los adelantos tecnológicos de hoy en día.

Las publicidades se hacían verdaderamente "a pulmón" y con el "arte de la inventiva" como la base primordial.

También, esas oficinas eran el punto de encuentro de escritores, modelos, pintores, músicos y artistas de todo tipo, la mayoría, habitúes de los Bares Moderno y Barbaro.

El grupo empresario uruguayo-chileno se unió a Top Level y comenzaron a filmar.

Pero no iba a ser fácil la cosa. Al poco tiempo, motivos ajenos a la producción del film, hace que los chilenos se retiren y los uruguayos no tardaron en seguirle los pasos, dejando a Top Level en medio del océano y embarcado en una aventura de difícil pronóstico.

Arce y Fisherman se reúnen con su equipo y tras largas conversaciones, deciden seguir adelante con la película. Arce se haría cargo de la dirección bajo el seudónimo de Fred Carneanoy Fisherman seguiría haciendo cortos publicitarios para equilibrar la economía. Se abaratarían los costos, incluyendo en la filmación a algunos de esos amigos que visitaban las oficinas; se pedirían escenarios a relaciones amigas y se enfocarían en la realización de la película como si estuvieran haciendo un corto publicitario. El libro original se modificó, adecuándolo a las nuevas circunstancias, incluso, varios pasajes de la película, se escribieron sobre la misma marcha del rodaje.

Este loco verano

Verano loco y un lobizón en General RodríguezHoy la película, por muchísimos motivos, es "de culto" y tiene seguidores en toda América. Basta con ingresar en internet y ver la repercusión que ha tenido y tiene y la devoción con que se la trata.

Pero además, hay varios datos significativos:

1) Fue la primera película Latinoamericana dedicada a un conjunto musical, en exclusividad. Hasta ese momento, sólo "The Beatles", en todo el mundo, eran los únicos como grupo musical que habían llegado al cine.

2) La película es de Los Iracundos, pero estuvieron secundados por un elenco de lujo, entre los que se destaca un comediante increíble que llegó un poco grande a la escena: Eduardo Fasulo(Paula contra la mitad mas uno, Luces de mis zapatos, Los súper agentes no se rompen).

3) Fue el debut cinematográfico del gran actor Roberto "Cacho" Carnaghi.

4) Se destacó como el policía medio torpe que llega siempre tarde, el inefable Eddie Pequenino.

5) El papel del representante de Los Iracundos, lo hizo el cómico uruguayo Emilio Vidal (Telecataplum, Jaujarana, Hiperhumor).

6) También actuó Raúl Ricutti, como uno de los gánsteres.

7) Participaron varios amigos de la empresa, como el escritor Carlos Lesca, el electricista del equipo Carlos Ricci y el sonidista Pepe Gramattico, más las modelos y artistas Mirtha Tessolin, Margarita Amuchástegui y Liliana Fernández Blanco.

8) En la última escena de la película, aparecen dos niños que hacen los papeles de hijos de Carnaghi, Mariano y Daniel Comelli, hijos de una prima hermana mía quien además, hizo el catering para todo el elenco. Por supuesto, ni mi prima ni sus hijos cobraron un peso.

9) Uno de los delincuentes en el film - el que le "roba" la muela de oro a un cliente, entre otras tantas escenas -, está protagonizado por un "héroe del rock nacional": nada más ni nada menos, que Carlos Mellino, quien ese mismo año de 1970 arrancaría con esa banda histórica que fue Alma y Vida. Fue uno de los pioneros del rock en español junto a Los Gatos Salvajes (Litto Nebbia, Ciro Fogliatta), Los Beatniks (Javier Martínez, Pajarito Zaguri, Mauricio Birabent), Miguel Abuelo,Tanguito, Oscar Moro y Pappo.

10) Aldo Lobotrico y Elías Baranchuk estuvieron a cargo de las cámaras y César de Combi en los maquillajes. Todo un lujo de profesionales.

11) Carlos Lesca hizo un par de escenas como extra a cara descubierta y fue el que estaba debajo de la máscara del "Lobizón".

12) En un par de secuencia aparece Edgardo Cozarinzky. Sí, leyó bien. El dramaturgo y cineasta que al año siguiente de ésta película, realizaba su primer film underground: PUNTOS SUSPENSIVOS, filmado en los fines de semana a lo largo de todo un año y que no lo estrenó en Buenos Aires por la censura, pero lo llevó a Europa donde se ganó el merecido reconocimiento. (Yo tuve la oportunidad de ver el film en una función privada exponiéndonos los pocos asistentes a tener serios problemas con la dictadura de Ongania. Pero valió el riesgo).

13) La iluminación y la fotografía estuvo a cargo de tres "grossos" que luego descollarían en el cine: Rogelio Chomnalez (Las puertitas del Sr. López; Las sorpresas; Soñar, soñar) - José Santisso(Malayunta; De mi barrio con amor) y el debut en cine de Carlos Sorín (El perro; La película del Rey).

14) Luego de casi siete meses de filmación, algo inusual para películas de ésta envergadura (la duración total es de 75 minutos), se estrenó el 3 de Setiembre de 1970 en el cine Ocean, de la calle Lavalle, con una disparatada puesta en escena "en vivo" de sus protagonistas por las calles aledañas y frente al cine, que incluía persecución de autos y tiroteos con pistolas y ametralladoras de fogueo.

15) Como "perlita final", paralelamente al rodaje de la película,

Un "Lobizón" en las calles de General Rodríguez

Verano loco y un lobizón en General RodríguezEl libro de la película incluía escenarios en África, para lo cual se recurrió a las relaciones y consiguieron las instalaciones de la Boîte de moda Sunset, por lo de las palmeras y el ambiente tropical.

La escena que debía filmarse en Puerto Montt, se hizo en los estudios de Baires, en la localidad de Don Torcuato, provincia de Buenos y Los Iracundos casi quedan sepultados de tanta nieve artificial que le tiraban desde arriba.

También, en Baires, se filmó el asalto al banco. Para la escena en donde están en el "baño turco", se solicitó la colaboración del Hotel Castelar en el centro de la ciudad de Buenos Aires. Todos los que estuvieron

presentes en esa secuencia, la recuerdan con mucho cariño, tal vez, la más sufrida y divertida de todas, dado que era insoportable el calor con que debieron trabajar durante horas. Los actores y los muchachos de la banda actuaron con simples toallas y toallones, al igual que los integrantes del equipo de filmación detrás de cámara, todos soportando un calor infernal que obligaba a repetir varias veces la misma escena.

Por supuesto, el que más sufrió, fue el "gordo" Fasulo con sus 130 kilos.

La secuencia de la playa se iba a filmar en Mar del Plata, pero se respetó el pedido de los protagonistas para que se haga en el Uruguay. Y todo el equipo de filmación viajó a Punta del Este. Incluida una asistente que trabajaba en Top Level que pidió viajar y que perdió la virginidad en las tibias arenas uruguayas.

En el guión de la película, Los Iracundos tenían que hacer un recital ante una gran concurrencia de público en un pueblo de la provincia de Buenos Aires. Se buscaron varias alternativas y se decidió por el Club Leandro N. Alem de la ciudad de General Rodríguez, donde las autoridades de la institución cedieron complacidos tal pedido.

El único problema era que no se podían pagar a más de 300 extras que hagan de público, por lo que se recurrió, unos días antes, a empapelar la ciudad con afiches anunciando la "actuación gratuita" de Los Iracundos en el Club Alem.

La repercusión fue impresionante y las instalaciones se vieron desbordadas de gente, a quienes se les explicó que estaban filmando la película de la banda y cuáles eran las indicaciones para que todo salga bien.

Como estaban en una ciudad rodeada de campos, a alguien del equipo de producción se le ocurrió la idea de incluir en el libreto, a una de las figuras míticas como es la del "Lobizón", quien luego se va a convertir en uno de los personajes principales de la película.

La filmación en el Club Alem duró varias horas y Los Iracundos cantaron el tema "Un domingo cualquiera" para la película y luego varias otras de sus canciones más conocidas para un público que deliraba por ellos, un público que sentía que estaba entrando en la posteridad.

Esa secuencia es bastante larga -son casi diez minutos, entre escenas- y muestra a una concurrencia enfervorizada saltando y cantando junto a sus ídolos.

El "Lobizón", mientras tanto, hacía de las suyas corriendo a las modelos por las calles de la ciudad de General Rodríguez, ante la atónita mirada de la gente que no entendía absolutamente nada.

* Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla