Edición 364

Por fin, Etta James

PDFImprimirCorreo electrónico

Por fin, Etta JamesEtta James, - Jamesette Hawkins - inmensa, envuelta en souls y ritmos azules nos dejó su estela de canciones con su voz que seguirá sonando en el éter y en los videos. (Falleció a los 73 años en este enero que agoniza).

No importó su piel. Sólo su corazón, sangre y su garganta bastaron para interesar y llegar hasta el alma de los negros y los blancos. Soul es lamento negro, lágrima rosada de recuerdos, de saudades y días esperados no llegados a tiempo.

Estuvo vigente por 73 años con su ronquedad profunda y la lentitud larga de las notas. Ella sabía de su don y lo brindaba en las noches de bohemia y de tristeza. Con su voz adormeció las penas y descansaron en las noches los leones y los desiertos, el trébol y las mejillas sin sonrisa.

Por fin, Etta se ha escondido detrás de las palabras y de las nubes en el azul de la leyenda. La apretamos contra nuestra cara mientras oímos la melodía pegada a nuestro tímpano. El violín llora al paso de su voz por entre sus cuerdas. ¿Cuántas veces pensaría Jamesette que esta canción estaría en el orbe cantando para siempre su presencia?

Qué emoción sentir lo mismo que ella, cuando repetimos lentamente la letra y rozamos nuestra mejilla con nuestro amor. Es como para oírla en nuestros ecos todos los días. Es es hallar la eternidad por anticipado. Es experimentar en el presente la felicidad en la presión de la mejilla y en la canción que brota de los cuerpos.

AT LAST

Por fin, Etta JamesPor fin mi amor ha llegado

Mis días solitarios han terminado

y la vida es como una canción

Oh, sí sí

Por fin

los cielos arriba son azules

Mi corazón fue envuelto en un trébol

en la noche en la que te vi

Encontré un sueño, al que le podía hablar

Un sueño que puedo llamar mío

Encontré una emoción contra la cual presionar mi mejilla

Una emoción que nunca he conocido

Oh, sí sí...

Tu sonrisa, tu sonrisa

Oh, y el encanto fue echado

y aquí estamos en el cielo

Tu eres mío, por fin.

Etta James