Edición 369

Festival de Teatro y el rock and roll libertario de Kosovo

PDFImprimirCorreo electrónico

Festival de Teatro y el rock and roll libertario de KosovoEn dos horas de movimiento sin descanso, reforzadas por una banda reconocida por su música y su activismo en favor de Kosovo, la obra Rock and Roll se presentó en el auditorio León de Greiff.

Este montaje, a cargo del Teatro Nacional de Kosovo, es un cántico al amor y a la libertad, pero también a la influencia del rock en los movimientos revolucionarios del mundo durante los últimos cincuenta años, incluidos aquellos que fueron reprimidos, como el de la Primavera de Praga, en 1968, que fue aplastado por los soviéticos, y los primeros movimientos proindependentistas kosovares, que fueron masacrados por los serbios, a finales de los noventa.

Dice la reseña de la obra que su autor, Tom Stoppard, inglés de origen checo, partió del concepto de la libertad, entendida como un "principio fundamental, elemento básico, imprescindible de la vida; sin libertad no hay nada, ni siquiera el amor que da sentido a nuestra existencia". Stoopard es reconocido mundialmente como guionista de obras como, "The Real Thing", "Rosencratz y Guildenstern han muerto", y "Shakespeare in Love" (cuya adaptación de Hollywood ganó un Oscar). El dramaturgo se caracteriza por tratar temas filosóficos, que combina con su ingenio verbal y humor visual, directo y sin mensajes cifrados.

La adaptación tomo vida gracias a las intervenciones, en momentos específicos de la obra, de los actores, Armend Ismajli, Adrian Morina, Besnik Krapi y Semira Latifi (de origen libio), entre otros, quienes reconocieron la discriminación étnica y cultural de la que fueron víctimas por parte de los serbios, quienes siempre oprimieron al hoy país independiente, otrora región anexa de mayoría albanesa y de profunda historia musulmana.

"Cuando tenía siete años estaba sentado en el asiento trasero del coche de mi padre y un policía nos detuvo y nos pidió las cintas que estábamos escuchando. Nos preguntó que qué música era y mi padre le dijo que era popular albanesa. De inmediato las rompió, nos las echó por la cara y le dijo a mi padre que debía presentarse periódicamente a la estación", dijo Armend Ismajli.

Por eso, el mensaje para Europa, que de nuevo le dio la espalda a esta región de los Balcanes (como ya lo había hecho en los noventa frente a la disgregación de la antigua Yugoslavia y la posterior guerra en Bosnia-Herzegovina), fue uno solo y a ritmo de rock and roll: "fuck off, Europe!". Y hubo otro más fuerte, a cargo de la actriz con mayor energía en el escenario, Gresa Pallaska (que interpretó a Esme, la hija de Max, un viejo y ferviente comunista de antaño que choca contra los movimientos libertarios de su amigo Jan, que vivió a pleno la década de oro del "sexo, drogas y rock and roll", los sesenta, con The Doors, Beatles, Leonard Cohen, The Rolling Stones, entre otros, y la generación hippie): "La música nos integra, la música derriba barreras étnicas, culturales y raciales, tumba los odios. Pero también reafirma nuestro pedido de libertad: por eso, don't fuck off the albanians". Frase esta que se convirtió en himno a la hora de las protestas civiles que derivaron en la libertad de Kosovo.

Festival de Teatro y el rock and roll libertario de KosovoPor eso, también se escuchó la letra de "Sunday bloody Sunday" (Domingo sangriento), la canción que U2 presentó al mundo como la declaración de principios contra la ocupación inglesa de Irlanda del Norte y de rechazo a la represión británica que causó miles de muertos, por una pelea religiosa entre católicos y protestantes.

Al final, hubo una fiesta y un concierto a ritmo trepidante de rock con la alegría, aplausos y reconocimiento a Colombia, por parte de la compañía, por ser el segundo país en el mundo en reconocer la independencia kosovar, como vitorearon los actores.

Sinopsis

La obra comienza en Cambridge (Inglaterra). Allí Jan, que es estudiante, conoce a Max, que es profesor, y crece entre ellos una gran amistad. No obstante, y creyendo que el rock iba a hacer cambiar la dominación soviética en la antigua Checoslovaquia, Jan regresa a Praga donde es "purgado" por las autoridades prosoviéticas. Lo acusan de no informar, como espía, de los movimientos de Max en el Reino Unido y de dejarse influenciar por occidente con su música rock. Luego de otro encuentro entre los amigos, Jan se enamora de Esme, la hija de Max.

Jan es encarcelado y su preciada colección de discos de rock, destruida. Esme cae en el mundo de las drogas. Max oficializa su relación con su amante, Lenka. Y años después, en 1987, un nuevo movimiento prolibertad, el de los globos azules, es sofocado. Los años pasan y las generaciones también hasta que llega 1996, cuando los estudiantes kosovares se enfrentan desarmados a los policías serbios, que los masacran.

La historia finaliza con Jan y Esme presos de los años, pero también de su amor, al que defienden a capa y espada. Max, ya es un viejo que casi no camina y vive del recuerdo y las nuevas generaciones, como Adrian y Alice, la hija de Esme, soportan el nuevo impulso de la libertad con el rock.

Datos

Festival de Teatro y el rock and roll libertario de KosovoEl director de la obra, que termina este martes su presentación en Colombia, en la UN, es Dino Mustafic, quien nació en Sarajevo cuando esta hacía parte de Kosovo, en 1969 (hoy es la capital de Bosnia). Graduado de dirección artística en la Academia Teatral, ha adelantado con éxito los montajes de obras de Moliére, Koltés, Shakespeare, Wilder, Gardner y Glowacki, entre otros. Sus obras Escapando a la vida (1993), Hágase la luz (1994), Milagro en Bosnia (1995) y 724 (1998) han exhibido altísima calidad dramatúrgica y un lenguaje claro y entendible para todo tipo de públicos. Dino interpreta a Max, en Rock and Roll.

Por su parte, el Teatro Nacional de Kosovo fue fundado en 2002 y hasta la fecha ha producido veinte montajes, en diversos géneros del arte. Su éxito comenzó en 2003 con el montaje de Monólogos de la vagina, de Eve Ensler, con la cual se rompió el tabú para hablar de sexo a nivel local. Sus montajes, a menudo, combinan la puesta en escena y el apoyo robusto de la música, con orquestaciones propias y bandas invitadas, como en este caso la de rock and roll.

*Autor: Carlos Fernando Álvarez. Fotos, Andrés Felipe Castaño.