Edición 364

El orden en las precedencias

PDFImprimirCorreo electrónico

"El inferior tratará siempre al superior con suma atención y respeto; pero téngase presente que todo acto de sumisión o lisonja, que traspase los límites de la dignidad y el decoro..."

Manuel A. Carreño. Manual de Urbanidad

La antigua y mentada Urbanidad de Carreño que hizo levantar dedos y sentir la regleta en espaldas, nalgas y palmas de las manos y pellizcos en los brazos, está a punto de acabarse por completo. Ya no será de tan fácil aceptación en los hogares que se implanten muchas de esas normas, algunas todavía en uso y abuso.

Se ha vuelto una burla para la ciudadanía eso de nombrar a toda hora en público y en privado a los alcaldes, a los parlamentarios, a los militares, a los obispos y a cuanto delegado del gobierno aparece, como "doctor" o "general", con inclinación de cabeza. Y los demás son simples civiles.

La reglita de Carreño instruía que había un orden de precedencia en el modo de tratar a la gente por adultos y menores. Para saludar y dar el paso en la calle, o dar el puesto en salas y comedores se debía tener muy en cuenta "la edad, la dignidad y el gobierno". Es decir, había que respetar, ceder el puesto y tener mayor consideración a los mayores de edad, a quienes tenían algún título, como monseñor, o tenían un cargo en el gobierno y llegaban ante nosotros.

Todo el mundo se afanaba cuando se sabía que llegaría al pueblo un delegado del gobierno. Se arreglaba un salón, se mataba gallina, se conseguían flores, se entrenaban niñas y niños para que dieran la bienvenida y cantaran. Se tendía un lujoso mantel en la mesa, se hacía sentar en orden a los convidados y al más pesado en el centro. Venían luego los discursos, los aplausos, se servía la comida y, claro, después el baile. Todo porque el señor –la mujer nunca era vista – representaba un papel honorable y hacía las veces de la "autoridad".

En ese entonces había autoridad. La autoridad mayor era la fe en la palabra dada. El mayor de edad siempre decía la verdad y los gobernadores, alcaldes, delegados de los ministros –en esa época no había tanta Agencia o entidades con nombres comunitarios – hacían que la situación apareciera simple y confiable. No había escondrijos debajo de la manga ni se iba a los pueblos a engañar con promesas. La gente respetaba a quienes llegaban porque la palabra valía. No había Conpes, ni tratados ni consorcios temporales, ni tanto empleadillo servil que "enredara la pita", ni "choque de trenes". Cada ministro atendía lo suyo y no pisaba el terreno de los otros. En fin. Eso de allá era, otra cosa.

Pero hoy, la situación ha cambiado. Ya no hay autoridad. No hay a quien creerle. ¿Dónde están aquellas autoridades a las que se refiere el artículo 2 de la Constitución Nacional? ¿A las "civiles, administrativas y militares" como se decía antes? ¿A qué se llama "honorable" cuando se refiere a los parlamentarios? ¿A qué se llama "monseñor" a los señores de rojo que aparecen en youtube? Solo los periodistas les dicen doctor cuando están en la cárcel, o cuando se niegan a la prueba de alcoholemia.

A nadie ahora se le ocurrirá llamarlos doctores ni hacerles la corte cuando vayan por la calle. A quienes antes ostentaban el honor de ser servidores públicos, respetaban el cargo y atendían al pueblo, se les veía ganas, sinceridad, y las cosas marchaban. Hoy se evaden las responsabilidades y prima el favor, el nepotismo. No el servicio público. Miren en lo que paró una fiesta en una pequeña isla de Locombia. A esto hemos llegado.

En resumen. Todo servicio causa honor-erario, mordida. Esto es ser honorable, digno y respetable.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.