Edición 359

El regalo no esperado

PDFImprimirCorreo electrónico

Algo así podría llamarse lo que acaba de ocurrir con lo que Semana en su edición digital nos dejó saber ayer. Lo publica la revista Dinero en sus secciones de actualidad y economía. Se trata del nuevo precio de la gasolina aprobado a marchas forzadas a las 6:00 a.m. del viernes tras la amenaza del Roy Barreras de que no darían el pupitrazo final a la aprobación de la reforma tributaria si no se les confirmaban los vuelos aéreos a los honorables para regresar a sus ciudades de origen.

Tirso Molina, burlador de Sevilla, autor español, tituló así a una de sus grandes comedias: El condenado por desconfiado. También así podría llamarse esta otra comedia del vapuleado valor de la gasolina y sus vaivenes en la Cámara y Senado. Que se reducirían los altísimos costos de ese precioso fluido inflamante en 1000 pesos, decía la promesa inicial en un lenguaje muy técnico, redactado por Minhacienda. Luego el Senado bajó la oferta a 400 pesitos y la flamante Cámara la dejó en el piso, en infelices 200 pesos.

Mas la noticia nos cogió ayer de sorpresa. En los afanes, en los tiraaflojes, entre las valijas listas y el frenesí de aprobar, ni los conciliadores ni la plenaria ni el gobierno se percataron de lo que tenían guardado en la gaveta. El texto inicial. Tanto bla, bla, blá, tanto correr las monedas por debajo de las copas, que sucedió lo mismo que con la famosa Reforma de la Justicia. Aprobaron lo que menos habían pensado. ¿El texto que a última hora les pasó el Gobierno no lo alcanzaron a leer?

El texto en cuestión, que fue publicado por la página web del Senado, dice: "El impuesto general a la gasolina corriente se liquidará a razón de $250 por galón, el de gasolina extra a razón de $1.555 por galón y el impuesto general al ACPM a razón de $250 por galón. Los demás productos definidos como gasolina y ACPM de acuerdo con la ley, distintos a la gasolina extra, se liquidarán a razón de $250.

Parágrafo 1. El valor del impuesto general se ajustará cada primero de febrero con la inflación del año anterior."

¿De nada le valieron al Congreso las extras, y otro sueldo adicional ofrecido por el Gobierno para burlar al consumidor de petróleo y kerosene? ¿Con tanta ganancia de la acción de Ecopetrol que publican a diario los noticieros en su sección económica, con tanto lucro y opulencia que ofrece su gerente para exploraciones, no le basta estar cobrando $2.500 de más por el precio sostenible? ¿Con tantas exenciones a los "inversionistas" sólo queda el recurso de sacar el jugo a las amas de casa que consumen cocinol día a día, para cuadrar la economía y decir que queda plata para sus planes de expansión?

En buena hora el Congreso decidió en acto inusitado y por primera vez en la historia de ese ilustre foro, citar a sesiones ordinarias en unas tempranas horas, para despacharse contento a sus regiones de asiento familiar. Y en buena hora, por una vez en la historia, el congreso dio un pupitrazo sabio sin saber que lo hacía.

Ahora, quedará para la historia, que el Congreso pasará a las calles y burladeros como un condenado por confiarse de nuevo en las notas rápidas que le pasa el Ejecutivo y sus ministros de turno. Antes fue Juan Carlos Esguerra, ahora don Mauricio Cárdenas Santamaría.

Felicitaciones, dueños corrientes de carros, de automóviles y camiones de barrio, felicitaciones, amas y señores de casa. Ya que el salario minino no promete subir más del 4.2%, este bajón de la gasolina en algo mitiga el nivel y calidad de vida. Ahora pagarán 1000 pesitos menos en las estaciones de servicio. Y felicitaciones y gracias a Semana y Revista Dinero que se consiguieron la "chiva". Los demás medios se han quedado callados.

Vea también Dinero.com

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.