Edición 353

Noche bohemia para García Márquez

PDFImprimirCorreo electrónico

La Tertulia Médica del Pacífico, dirigida por el cardiólogo Adolfo Vera Delgado, convocó anoche en viernes de lluvia a unos 50 amigos de extracción diferente. La invitación tenía varios frentes que la hacían interesante. Era la primera vez que oía de la existencia de este grupo que ya llega a su edición 110. La 111 será el próximo 1 de marzo.

Juan José Saavedra presentó el primer número de su cadapuedario El Tornillo. Es un periódico de mano, de ocho páginas, con editorial, artículos, columnas y comentarios escritos por él mismo, de carácter político.

Vino luego una excelente exposición por parte del neurólogo Jorge Luis Orozco sobre Longevidad y Envejecimiento. Mostró como la pirámide de la edad del ser humano ha cambiado dramáticamente. La base, antes ancha, ocupada por los niños, ahora se muestra casi con igual diámetro, con ligero engrosamiento en la parte de arriba, en lo que era la punta con gente muy mayor. Las familias con mayores ingresos ya no procrean hijos o, a lo sumo, uno solo. La esperanza de vida en Colombia es de 74 años. La salud se pierde por falta de ejercicio físico y mental, fueron sus principales aportes.

Y a continuación el poeta Hernando Revelo Hurtado llegó con su paz y voz serena* a servirnos el plato fuerte de la noche. Vida y obra de Gabriel García Márquez, a los 30 años de su premio Nobel fue la deliciosa charla que nos regaló el médico guapireño a quienes estábamos allí. Como si conociera al Chico de Macondo y galardonado escritor, desde siempre. Nos habló de él con la facilidad de un padre a sus hijos. Como echando un cuento, matizado a veces con versos de los poetas que García Márquez iba encontrando.

Hernando, amigo, de mirada sobria y acento pacífico, a través de su narración, iba al lado del Nobel recogiendo sus penurias de niño y de joven y sus ojos bien abiertos como una cisterna sin fondo. Seguía los pasos del "último eslabón de los Buendía" en su pueblo, en su colegio, en su casa junto al General. Sus encuentros con Mutis, su vida en París, en México, su peregrinar por covachas de viajante empedernido sin una moneda de cinco en los bolsillos. Su etapa de cronista de El Espectador y los momentos culminantes de la escritura de Cien Años de soledad.

El poeta autor de Naufragios en exposición de exquisito manejo idiomático, en una hora nos impregnó de su verbo poético en el esmerado y documentado recorrido por el camino del máximo exponente de la Lengua en nuestra patria.

Hacia las 10:00 p.m. y como parte del programa central, pasó al micrófono con su equipo de comunicador el químico e internauta, Gabriel Ruiz Arbeláez,* creador y director de la revista cultural virtual NTC, a realizar una sobria exposición sobre la vida y creación musical del poeta colombiano Julio Flórez del cual se cumplen 90 años de su muerte en Usiacurí, Magdalena, el próximo 7 de febrero.

Nos mostró su parte humana y familiar y el poeta Carlos Gerardo Orjuela leyó el poema Todo nos llega tarde, título del ejemplar que ha editado la Universidad Externado de Colombia. Distribuyó, asimismo, en CD las 57 versiones del pasillo Mis flores negras, poema musicalizado más extendido por Colombia y fuera de sus fronteras.

Entre versos, vinos y la estrechez de abrazos en el recinto, por causa de la lluvia, cinco decenas de contertulios disfrutaron esta noche de luna y palabras.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.