Edición 359

Cambios para mejorar

PDFImprimirCorreo electrónico

Aplicaremos cambios en Buque de Papel. Otra vez. A veces, se dice que aplicar cambios tan frecuentemente puede demostrar improvisación e inconformiso, o mejor incomodidad.

Pero los cambios son para bienes, para mejorar, para cimentar lo que funciona y redireccionar lo que no, o modificar lo que durante años dio resultado, pero que ya no lo hace.

Y allí, en ese proceso, es donde está el éxito, en saber balancear los componentes, en alquimia perfecta para conocer en qué andamos hoy. Justamente los tiempos cambian vertiginosamente y más con las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Y esto nos volteó patas arriba, pero a veces el ego, y el miedo no nos deja reconocerlo y mucho menos avanzar.

Lo aprendido, mal o bien, en la universidad, en la calle, en la vida, ejerciendo el periodismo, la forma de enfrentarse día a día con la búsqueda de noticias, con el cubrimiento de tragedias, o de hechos amenos, deportivos, políticos, en fin, cambió. La forma de escribir también, y pasamos desde la cuartilla en la máquina de escribir, al ordenador o computador, al i phone. De la radio de cartucho y cinta, a la digital y ahora web. De la cámara de tubos catódicos JVC, a las HD. Y esa tecnología en redacción, producción, edición, transmisión, modificó la forma. Pero no el fondo, que es el contar. Hay que narrar, contar, describir, a veces más extenso y ahora más conciso y breve. Hoy el mundo se aprieta en 144 caracteres del Twitter, pero sentimientos, vivencias, amores, historias luchan por conservar un espacio. Y aquí lo tenemos en Buque de Papel, aquellas donde la cotidianidad nos sorprende y seguirá haciéndolo.

Pero el cambio que vamos a aplicar es simple: Buque de Papel ahora se especializará en el cine, el rock y el periodismo, nuestra razón de ser. Pero además, pasaremos de ser semanario a diario.

El cambio de foco es clave para evolucionar con los tiempos y las nuevas audiencias: aunque el rock y el cine ya son mayorcitos, las generaciones pasan por sus aguas y se quedan para permanecer.

Intensificaremos el trabajo de apoyo al rock y al cine, porque son el vehículo de expresión de las nuevas generaciones y de las que no, pero que tienen mucho qué contar, en música y en el séptimo arte, como la de los jóvenes colombianos.

Y el periodismo, porque cimentaremos la forma de contar, la nueva forma de contar, con unos géneros que también cambiaron: la noticia, la entrevista, el reportaje la crónica, el perfil. Y todo está en una ebullición interesante, donde las viejas reglas quedaron revaluadas y donde la innovación, la mezcla de los mismos, ya no pueden ser proscritas.

Contamos con alianzas estratégicas con medios que están en la onda del nuevo contar, como ETB RADIO, la emisora virtual y web de nuestra Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, y el apoyo que hace a las comunidades de jóvenes de Bogotá en sus portales digitales. Y también con el portal web argentino SolesDigital, que nos traerá esas formas del narrar de hoy en el sur.

Y como siempre, con un equipo infatigable de corresponsales y colaboradores que cada semana nos asombran, nos cuentan, nos narran. Ellos, como amigos, como periodistas, como historiadores y escritores seguirán abordo.

Pero el cambio fundamental, en la forma de narrar, y contar, es que hoy hay que hacerlo en el hoy. Hace casi 6 años, cuando nacimos, podíamos macerar, rumiar, masticar, preparar la información cada semana. Pero el hoy, exige que contemos en el hoy, a diario. La vida es más agitada, y la temperatura, y más en nuestro país, demanda que se tome permanente y constantemente.

Así que, a través de las redes sociales, en las que también estamos, haremos la invitación para subir a bordo, a diario, donde estarán las historias que nos asombran, las agendas de la música, la cultura, las actividades que pueblan y se llevan a cabo todos los días en nuestra ciudad. Un nuevo comienzo, una nueva etapa. Para mejorar. Salutes.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.