Edición 371

La Globalización del compromiso

PDFImprimirCorreo electrónico

Dejarse permear por los méritos ajenos es una posibilidad que trae los procesos migratorios que se viven en el mundo.

La Globalización del compromisoEn la rutina de Cartagena se ha integrado en un modo muy activo y propositivo un heterogéneo combo de italianos compuesto, entre otros talentos, por uno que le llaman el maestro que hace una deliciosa pizza en el barrio Lemaitre, una siciliana artífice de una asociación en Getsemaní que le propone a la ciudad una agenda cultural permanente, una bella profesora lombarda que abre la mente a los estudiantes de la Universidad Tecnológica a los dones de la investigación etnográfica y un romano conocedor de los pormenores de la guerra del medio oriente que da conferencias sobre resolución de conflictos.

La Italia presente en el corazón de la humanidad por la poesía de Dante, los dedicados dibujos de Leonardo Da Vinci, las delirantes imágenes de Fellini, conocedora de los placeres de la vida traducidos en manjares que se cocinan en el fuego lento de su tradición culinaria es hoy en día un lugar que vive todavía del eco de la dulce vida ganada por el tesón de su gente, que pronuncia su inconformidad en la voz de un comediante. Esas cosas, entre las noticias de su crisis, siguen vivas en el corazón de la humanidad.

La migración practicada desde esa visión de quienes hacen de cualquier rincón del mundo su casa y ponen a funcionar sus virtudes seria la regla de vida de un ciudadano del mundo. Así lo comprendieron los inmigrantes que llegaron al Río de La Plata y construyeron una ciudad que es un crisol de lo europeo con lo criollo (Buenos Aires), así lo están haciendo los colombianos que irradian música y entusiasmo con sus iniciativas culturales por el mundo y sobre los que nos llegan noticias a través de Redes Colombia.

En el fondo de este acontecimiento también hay pequeños dramas que atiborran consulados y que daría para interminables relatos de vidas que se enfrentan a leyes injustas y a la xenofobia.

En esa misma línea de conectar méritos y ciudadanías responsables se realizó en Milán (Italia) el encuentro: Cultura de la tierra y cuidado de las ideas, para dar cuenta de las tareas sociales que se pueden emprender en torno a la tierra. Allí se sentaron el creador del proyecto Utopía y el director de la organización Libera.

El primero es una experiencia de formación de líderes seleccionados en distintas partes de Colombia, quienes se juntan en un terreno adquirido por la Universidad de La Salle para desarrollar un laboratorio de conocimiento en torno a la tierra. Libera es la respuesta civil del largo y tortuoso peregrinaje que hace la Italia desde los tiempos de los Corleone, la Cosa Nostra, y los jueces inmolados Falcone y Borselino que trabaja en el desarrollo de proyectos productivos en los terrenos confiscados a la mafia.

Esas nuevas formas de migración, las iniciativas que ponen en dialogo tareas internacionales son señales de que junto a la globalización de la indiferencia que nombró Francesco I, en Lampedusa, en modo paralelo fluye y sobrevive una suerte de globalización del compromiso.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.