Edición 369

Falta apretar la fuerza al blanco

PDFImprimirCorreo electrónico

Acabo de oír las últimas propagandas en Caracol para las votaciones del próximo 9 de marzo. Son unas predicciones, como las de los magos de consultorio. Lanzaron alegres sus datos sobre Cifras y Conceptos que aproximan los resultados muy probables acerca de los candidatos a senado. Casi todos de Antioquia, Atlántico, Santander, Bogotá, y uno que otro de los demás departamentos.

Falta apretar la fuerza al blancoEn la última semana se ha hecho una campaña feroz contra el voto en blanco. Nunca antes se había hablado y programado en Colombia salir de casa a votar en blanco. Un mecanismo para manifestar en la papeleta la inconformidad con la gente que está llegando a ganar y vegetar y a legislar en contra del pueblo-pueblo.

Se ha formado una gran cadena de propagandas en contra del voto en blanco, queriendo desacreditar esta opción electoral. Cada partido ha puesto la cuota de desinformación. Candidatos y expertos amañados han alertado el fracaso del intento por dejar sin efecto los votos para elegir de nuevo a quienes han defeccionado en la tarea legislativa. Se han abierto los micrófonos y han aparecido mensajes y largas razones para que no se utilice este mecanismo en las urnas el 9 de marzo.

Pero es tarde para darle vuelta a la bola de nieve que cada vez crece más. La ciudadanía día a día es más ilustrada. Ya no es servil ni se vende por una sonrisa, un tamal o 100 mil pesitos y viaje en bus expreso ese día. Para seguir viviendo sin vías, sin acueductos, sin plata para los maestros y con descuentos de más a los pensionados. ¿Por ellos van a votar?

Tantas propagandas y argumentos sofisticados en contra, están demostrando lo potente que es votar en blanco. La gente no se abstendrá, no se quedará desanimada en casita. Saldrá con la ilusión de revertir los resultados de siempre. De elegir a los mismos para que sigan con las mismas.

Sí. Será lamentable que se queden sin curul Jorge Robledo, Iván Cepeda, Luis Fernando Velasco que han puesto la cara. Se pueden contar con los dedos de una mano. ¿Y los otros? ¿Por un grano de maíz que sembraron? O porque les sobra lo que ganaron sin esfuerzo? Da grima que unos buenos y honestos no regresen ahora, pero prima el interés general sobre el gusto de los avivatos.

Con gran satisfacción aceptaron mermelada, revivieron los auxilios parlamentarios pero callaron en las horas definitivas para aprobar una reforma a la Salud y a la Justicia. Lo dejaron a unas comisiones de conciliación que ya sabemos lo que hicieron. Abrieron bien sus agallas y dejaron de trabajar hasta que Santos les devolvió por decreto lo que había fallado el Consejo de Estado.

Argu...mientos..., ausencias e indolencia. Eso es lo que van a votar unos pocos que seguirán actuando como sus candidatos. Menos del 50% dará la cuenta y quedarán por fuera. Llegará el día de la quema y se verá el humo, como dijo Arismendi muerto de la risa desde La Arenosa.

Ánimo, sigamos adelante. No paremos cuando el día de la victoria ya está cerca de la meta. No nos dejemos cuentear. Que vayan a otros perros con el hueso, de que el voto en blanco no causará sus buenos efectos. No es una abstención activa. Es depositar en la urna la papeleta con una X marcada en el blanco.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.