Edición 363

Semana de adioses, bienvenidas y ratificaciones

PDFImprimirCorreo electrónico

Comienza la semana con los ecos de la velación y próximo sepelio de Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, el más reconocido comediante latinoamericano y quien durante generaciones, con su chispa, su humor, enseñó que detrás de la comedia, se puede hacer crítica social, su gran aporte.

También, damos la bienvenida al Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, entidad con la que acordamos a partir de hoy, la transmisión de la cátedras que adelanta para la reconstrucción de la memoria y la búsqueda de una salida académica y real a la violencia que vive el país desde hace decenios.

Entre tanto, esta semana ratificamos el objeto de Buque de Papel.com, como medio de comunicación alternativo, que hace de la cotidianidad su noticia y trasciende mares y fronteras, locales, ciudadanas, nacionales, y llega a todos los países del mundo gracias a la ventaja tecnológica de los nuevos medios o medios TIC.

De Chespirito nos quedará el recuerdo que crecimos viendo, comentando, gozando, sufriendo las vivencias del Chavo, sus aventuras y tristezas, pero también las pilatunas y los golpes al "cachetes de marrana flaca" de Quico, como si fuera premonitorio, por la agria disputa que Gómez Bolaños tuvo durante tantos años con Carlos Villagrán, el actor que encarnó al petulante niño rico de la vecindad.

O recordar la chiripiorca del Chavo (su tic nervioso) o las veces que se le "chispoteaba" alguna imprudencia, como cuando en la escuela se mofaba del maestro Longaniza (profesor Jirafales) y todos los escuchaban al callarse, con la furia del docente.

Ni hablar del Chapulín Colorado y su "no contaban con mi astucia", y decir los refranes totalmente cambiados; al doctor Chapatín y su "me dio cosa" y su bolsa con huesos de pollo; a los inefables caquitos Chómpiras, Botija y la Chimoltrufia; o a los chifladitos Lucas Tañeda y Chaparrón Bonaparte, y al periodista Vicente Chambón, en la Chicharra, de quien seguramente tomamos el contra ejemplo para hacer periodismo.

Recordaré cuando todo el elenco de la vecindad, encabezado por Gómez Bolaños estuvo en Bogotá, en la caminata de la solidaridad de 1979, y en el colegio de primaria todos llevamos las camisetas que hicimos comprar para verlos pasar a bordo de la carroza. La franela con la cara del Chavo duró los años que el jabón Top la dejó sobrevivir y finalmente terminó de trapo para el suelo, pese a mis reclamos.

Así que paz en la tumba del guionista, escritor, humorista, comediante, publicista Gómez Bolaños, en un año para el olvido porque se han ido los grandes en todos los campos (desde García Márquez, Cerati) y es mejor hacer como dicen los chifladitos: "tú y yo estamos locos Lucas, figúrate...no hagas caso...".

Colilla: este lunes se define la composición del Consejo Local de Medios Comunitarios y Alternativos de la localidad de Fontibón, donde Buque de Papel tiene su centro de operaciones desde hace 8 años y donde resido desde hace 16 años. Cumplimos con los requisitos para integrar este consejo, en el entendido de reforzar y reafirmar el periodismo independiente y alternativo, volviendo los ojos hacia lo local, y en una zona de Bogotá con tanta historia como la ciudad (tiene 420 años de fundada por Miguel de Ibarra y Mallea, en mayo de 1594).

Buque de Papel ratifica que seguirá trabajando por lo local, como la raíz de lo alternativo e independiente, pero también por lo ciudadano, por lo nacional y por lo internacional. Somos un medio TIC y no caeremos en afrentas y confrontaciones como infortunadamente los medios locales viven actualmente en Bogotá, agarrados y envidiosos entre ellos, con una mentalidad obtusa y mendigando centavos. La vida de 23 años de periodismo profesional nos ha demostrado y enseñado que los medios deben verse y trabajarse como empresas, no como organizaciones que reciben beneficencia y se creen dueñas de las localidades y de cada pedazo de tierra o territorio y disparan a granel a quienes intentan llegar a los ciudadanos con información y otra visión del mundo. Al final de todo, son los ciudadanos los más importantes del cuento.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.