Edición 364

"Nuestra revolución” es proteger la tierra

PDFImprimirCorreo electrónico

El Papa Francisco en gira entre flores y sobre alfombra roja

No es el tiburón el causante de los mayores estragos contra el hombre en los mares ni es la guerrilla la que más asola montañas, valles y humedales en Colombia. Son los gobiernos quienes buscan subir el PIB de cada país a costa de horadar páramos, hacer represas inútiles en ríos madres y dar licencias para extraer oro, níquel y otros metales.

Lo primero lo afirma un estudio de la revista Good*. Lo segundo lo está denunciando la realidad en nuestro país y ahora el Papa Francisco parece decirlo a Colombia ante maestros y estudiantes desde la frontera vecina. Por la Paz, esa revolución económica y social, sin muertes y venganzas, que consiste en agrandar el PIB, sin maltratar la tierra, exigiendo al capital que abra industrias y de trabajo al colombiano, no está en la mira del gobierno Santos.

Esas conversaciones dilatadas en La Habana, esas escaramuzas inútiles de retardar la decisión de declarar el cese definitivo de las hostilidades por parte y parte son una cortina de humo al país. Mientras tanto - calladamente - en los Ministerios de Minas y Ambiente se otorgan licencias para explotar en zonas de reserva, talar bosques, desviar ríos y construir represas y luego venderlas.

También se ofrece convertir a Colombia en una patria muy educada. Mientras tanto los niños está naciendo y creciendo en un suelo convertido en muladar, desierto sin flora, fauna y sin agua. Se han llamado a inversionistas extranjeros y se han dado contratos llave en mano para que hagan y deshagan nuestro patrimonio minero y habitacional. ¿En qué clase de territorio crecerán los nietos y los hijos de esta generación? ¿Para qué se educarán si no hay industria nacional y la internacional se está yendo porque resulta oneroso producir en Colombia?

Los salarios y los sueldos de los trabajadores son muy bajos para tanto estudio en escuelas, colegios y universidades. En cambio, las licitaciones y las ofertas 4G son jugosas para las concesiones extranjeras. ¿En dónde está y para dónde va el capital que producen los inversionistas extranjeros, sus regalías? Cada trimestre el Dane nos dice que la industria - ¿cuál industria? - ha rebajado su peso en el PIB. ¿A dónde va Colombia? Sin agua, sin ríos, sin selvas, sin flores, sin fauna? ¿Sin porvenir?

¿Vendrá Francisco a Colombia? Ya se asomó allá abajo junto a Putumayo y habló de protección a la Madre Tierra. Ese es el gran Capital del Gobierno como si fuera propio y no de todos los colombianos. Pero aquí en Colombia todos los días se ultraja como a otras madres y mujeres. Y siguen las licencias ambientales y mineras y explotación en reservas y la dudosa calidad educación en colegios y universidades.

¿Para qué mano de obra y para qué clase de industria nacional se están educando? ¿Para vender en calles y esquinas los productos que vengan de los TLC?

*Más información en: El Espectador.com,y El Espectador.com

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.