Edición 380

2018, año sin fronteras

PDFImprimirCorreo electrónico

Un año más que pasa y otro que llega con enormes expectativas para todos y cada uno de nosotros, de nuestras familias, de la ciudad, del país entero. Como en un rito atávico, el calendario sigue pasando y el tiempo sigue su marcha, así suene a la vieja cuña de la casa editorial de los Santos.

El nuevo año es de desafíos enormes y de propósitos que se repiten una y otra vez, pero que en 2018 serán definitorios: el mentado proceso de paz, del que la mayoría de la gente del común le incomoda y voltea la cara, vivirá su consolidación definitiva o su ruptura. Y las experiencias y las lecturas entre líneas de lo que ha sido la historia colombiana no puede ser desechada. Hay señales de alarmas como los asesinatos diarios de líderes sociales que impulsaron el sí y el proceso sin que las autoridades, Estado, Presidente, Nobel de Paz, les importe un pijo.

Escribí este tema en redes. Grave error. Los francotiradores de ambos bandos están atentos a cualquier movimiento que no les cuadre, cualquier desliz en su retrógrada, gris y extremista cabeza para disparar epítetos a granel como con escopeta de fisto o de perdigones. Atreverse a reclamarle al Estado y al feneciente Gobierno que haga algo para detener los asesinatos y capturar a los responsables, es, según los idiotas que se escudan en cuentas falsas y no dan la cara (cobardes de siempre) ver el fracaso donde no lo hay y reducen estos crímenes a un asunto de mentalidad y retórica.

Así no les guste las señales son alarmantes: crímenes en aumento, las víctimas excluidas de cargos en el Congreso, y zonas del país coptadas por las disidencias y mal llamadas bandas criminales, que son los paramilitares que se devolvieron al monte en el anterior y fracasado proceso de desmovilización. Regiones donde el vacío dejado por las filas de las Farc se coparon con bandas de narcotraficantes, extorsionistas, secuestradores. ¿Y eso se informa?, ¿la gran prensa lo cuenta?

Señales que siguen el mismo camino de genocidios como el de Unión Patriótica, con 3.500 asesinados y parece no importarle a nadie. Ni hablo de la otra orilla, donde los enemigos a ultranza del actual proceso, pero que defendían con los mismos argumentos el de sus allegados paramilitares, siguen creando mentiras en redes sociales y en cuanta declaración provocadora, malintencioanda y premeditada se les ocurra, como negar el conflicto (lo hicieron en 2005) o la masacre de las bananeras. Ahora, son actuales congresistas que están ya en campaña para llegar de nuevo al Capitolio, a seguir empujando intereses personalistas, atrabiliarios, excluyentes, facistas si se quiere, del que se desgastan a rabiar de considerar "el mejor presidente de Colombia" (ni voy a mencionar al innombrable para no dañarme el espíritu que quiero darles a entender para 2018).

En año del mundial de fútbol y elecciones presidenciales (otra vez no hay un solo candidato que convenza) es CRUCIAL que la gente aprendiera a conocer cuáles son esas bestias de TODOS los pelambres que van a sentarse 4 años en el Capitolio para seguir destruyendo lo poco que queda de democracia, bases sociales, conquistas laborales y pensionales, y cobrar en efectivo parte del sueldo a sus funcionarios contratistas, como una reconocida representante a la cámara uribista, de acuerdo a una nueva denuncia que tiene en su contra y que le valió la suspensión de ese partido político y en definitiva, quedar por fuera de la lista de candidatos para repetir Congreso.

¿Y el desempleo y la corrupción? Se zanjan con novelas castro-chavistas. Por eso, en medio de esta coyuntura definitoria de lo que es este país y qué rumbo tomará, porque actualmente es ninguno, seguimos porfiando en la educación y en la cultura. POR ESO, también será clave el nuevo año que inicia para Buque de Papel:

Tenemos nuevo diseño de la página que lanzaremos en pocas semanas, crecimos a ser Agencia Productora de Contenidos, establecimos alianzas con amigos de la comunicación, la música, el cine y la cultura, de la memoria, para seguir evolucionando. Estamos configurando proyectos e ideas que aportarán a esa otra mirada que se debe tener en medio de tanto mierdero. Noticias que aliviarán los corazones y harán sonreír a los espíritus, a través de la radio en internet que estamos desarrollando con Enno Club, el podcast del cine con Akörde FD, las historias que encontramos en cada esquina de quienes no quieren dejarse apabullar por la realidad. Y seguiremos con el Rock nuestro de Cada Día, como expresión, voz, grito. Como dice Bunbury por ahí, "prefiero cantar rock and roll cuando conviene estar callado....".

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.